Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los colaboradores y normalizadores con Israel han sido desenmascarados en el corazón de la nación

Protesta contra el Muro de Separación y los asentamientos judíos en el pueblo de Bil'in de Ramallah, Cisjordania, el 1 de abril de 2022. [Issam Rimawi - Anadolu News Agency]

El sonido de la normalización en el mundo árabe se ha hecho más fuerte, y los Estados normalizadores se precipitan hacia el enemigo israelí. Los que se han rendido creyendo que no tenían un refugio seguro también piensan que un Estado israelí entre nosotros es inevitable, por lo que incluso la resistencia legítima es inútil. Hay un dicho muy citado que dice: "Los viejos [refugiados palestinos] morirán y los jóvenes olvidarán" -representando los deseos sionistas más que los pensamientos realmente expresados- pero las sucesivas generaciones de palestinos no han olvidado que su tierra ha sido robada y colonizada. Los normalizadores siguen la misma línea de pensamiento sionista y se sorprenden cuando se asestan golpes a los ocupantes en los territorios bajo control militar sobre los que Israel quiere imponer su soberanía como parte de su Estado de apartheid. La asediada Franja de Gaza, por su parte, está destinada por la jerarquía israelí a la separación de la ocupada Cisjordania.

En las últimas dos semanas, los territorios palestinos han sido testigos de cuatro actos de autodefensa por parte de palestinos individuales contra la opresión israelí. Estas operaciones consiguieron echar por tierra las teorías establecidas sobre la seguridad y la estabilidad del Estado israelí usurpador y dañar la moral de los colonos ilegales de la Palestina ocupada.

Recordando el asedio de Israel a la Iglesia de la Natividad de Belén

Las cuatro operaciones mataron a 14 sionistas e hirieron al menos a otros 20; no fueron planeadas por una organización o movimiento de resistencia palestino, sino por individuos. Recuerda a la primera intifada palestina, ya que todas ellas alcanzaron objetivos en la parte de Palestina ocupada desde 1948. El mito de la invencibilidad israelí dentro de sus fronteras aún no declaradas pero nominales se ha roto; el establecimiento de seguridad se ha visto sacudido hasta el fondo.

Las banderas de Estados Unidos, Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin se proyectan en las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén el 15 de septiembre de 2020 en una muestra de apoyo a los acuerdos de normalización israelíes con Emiratos Árabes Unidos y Bahréin [MENAHEM KAHANA/AFP vía Getty Images].

Una de esas personas era Raad Hazem, que vivía en el campo de refugiados de Yenín. Yenín se ha convertido en un icono de la resistencia palestina por la firmeza de su gente. Hace veinte años, vehículos blindados israelíes irrumpieron en el campo para asesinar a los miembros de una célula de la Yihad Islámica. El ataque duró más de 12 días y murieron 24 soldados israelíes, incluidos oficiales de alto rango. Muchos más refugiados palestinos perdieron la vida. Los israelíes emprendieron una humillante retirada para reducir sus pérdidas.

Los últimos ataques de autodefensa tuvieron lugar en las principales ciudades de la Palestina ocupada: Tel Aviv, Beersheba, Hadera y Bnei Brak. Estaban lejos de los ojos de las fuerzas de seguridad colaboracionistas de la Autoridad Palestina, que intentan detener cualquier resistencia contra la ocupación israelí, y matan o detienen a los activistas en sus cárceles.

Recordando el asedio israelí a Yenín

Al parecer, la estrategia de estos ataques consistía en abandonar los chalecos explosivos y utilizar armas automáticas contra los soldados, la policía y los guardias fronterizos israelíes. La mayoría de los ciudadanos israelíes adultos son soldados de reserva tras su servicio militar obligatorio, durante el cual fueron entrenados en el uso de armas mortales.

Es poco probable que esta segunda intifada armada se detenga, ya que se trata de un levantamiento espontáneo de gente corriente atormentada hasta la saciedad por la brutal ocupación militar israelí. No hay un liderazgo claro que pueda sucumbir a la presión militar y financiera desde dentro y fuera de los territorios palestinos ocupados. El levantamiento complementa -pero, por el momento, está aparentemente separado de- los cohetes de las facciones de la resistencia en una encarnación de la honorable unidad nacional basada en el legado de los movimientos de liberación, en lugar del legado del maldito Acuerdo de Oslo, sus agentes y la mayor desgracia en la historia de la lucha del pueblo palestino.

Los mártires de las operaciones de Tel Aviv, Hadera, Beersheba y Bnei Brak han desenmascarado a los colaboradores palestinos y a los normalizadores árabes con la ocupación. También han desenmascarado el mito de que el ejército israelí no puede ser derrotado. Esto sugiere otro nuevo amanecer, cuyas señales aparecieron con la proximidad del mes sagrado de Ramadán de este año. El cañón que señala la hora de terminar el ayuno ha sido disparado desde la tierra de Palestina, el corazón de la nación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines