Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El "dinero en negro" abandona los instrumentos de deuda egipcios 10 veces en 16 años

Libras egipcias [Kokillennium/Flickr]

Tras la invasión rusa de Ucrania, se ha producido una importante salida de extranjeros de los instrumentos de la deuda pública egipcia, estimada por fuentes no oficiales en unos 15.000 millones de dólares. Esto ocurre en un momento en el que los bancos comerciales egipcios sufren, desde el pasado mes de julio, un continuo déficit de divisas a consecuencia del cual las autoridades monetarias se vieron obligadas a reducir el tipo de cambio de la libra egipcia, a aumentar los tipos de interés como preludio de efectuar nuevas subidas, a ofrecer bonos externos como preludio de nuevas ofertas, a obtener un depósito saudí de apoyo, a aumentar las tasas de paso por el Canal de Suez y a reducir el consumo de gas natural por parte de las centrales eléctricas estatales para reservarlo para las exportaciones. Sin embargo, a pesar de todo esto, las reservas de divisas del Banco Central bajaron en unos 4.000 millones de dólares durante el pasado mes de marzo.

Esto llevó a dirigirse al FMI para obtener un nuevo préstamo y a solicitar a los bancos regionales e internacionales otros préstamos. También llevó a ampliar la venta de activos del gobierno para los inversores del Golfo, ya sean de los EAU, Arabia Saudí o Qatar, así como la venta de propiedades y viviendas, incluidas parcelas para el uso de egipcios expatriados como cementerio, con el fin de adquirir más dólares.

Egipto amplió la dependencia del "dinero en negro" para traer dólares para el mercado egipcio, a pesar del enorme coste que supone, debido al alto tipo de interés de los instrumentos que los atraen, a lo largo de los mandatos servidos por Farooq Al-Uqdah y Tariq Amer como gobernadores del Banco Central egipcio. El mandato servido por el primero duró nueve años, entre 2003 y 2013, mientras que el del segundo se prolongó hasta la actualidad, durante seis años. El primero ocupa su puesto desde 2015.

Salida violenta cinco veces, una de ellas durante seis años

Durante ese período, y a partir de las declaraciones de las compras extranjeras de letras del tesoro egipcias, como instrumento de deuda pública además de los bonos del tesoro -considerando que los organismos gubernamentales no han publicado nada sobre las compras extranjeras de bonos del tesoro-, los últimos seis años, desde 2006 hasta este año, han sido testigos de cinco ocasiones en las que la salida extranjera fue bastante violenta de sus compras de letras del tesoro, además de otros cinco casos de salida menos intensa.

El "dinero caliente" persigue las oportunidades de mayores beneficios en los mercados en evolución, ya sea por la existencia de tipos de interés elevados o por las oportunidades de beneficios en las bolsas en evolución, sin tener en cuenta los riesgos en esos países, donde localizan los ratios de beneficios conmensurables con dichos riesgos. En el momento en que el nivel de riesgos -políticos o sociales- aumenta, o cuando el beneficio del ratio de beneficio asignado disminuye, ese "dinero caliente" sale corriendo en busca de otros mercados considerados más rentables.

LEER: Aumento del precio del pan, escasez de agua y crisis climática. Egipto está al límite

Por esta razón, el difunto profesor de gestión financiera, el Dr. Munir Hadi, los bautizó como "el pájaro volador", o "el pájaro que sólo hace una brevísima parada en la rama de un árbol para alimentarse y luego vuela a otro árbol", para repetir el mismo logro. Es así como el "dinero caliente" llega a Egipto para beneficiarse del alto tipo de interés de los instrumentos de deuda pública egipcia. Sin embargo, pronto se marchó con el inicio de la crisis financiera mundial que golpeó durante el período de 2008 a 2009.

Tras la revolución del 25 de enero de 2011, el dinero salió de Egipto y permaneció fuera hasta aproximadamente finales de 2016, durante seis años continuos. Solo regresó tras la flotación de la libra egipcia en 2016. Luego, en 2018, con el inicio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y el descenso de los tipos de interés en Egipto, se fue durante ocho meses. Luego, a raíz del brote del virus Corona, volvió a salir, y volvió a hacer lo mismo a raíz de la invasión rusa de Ucrania.

Beneficio anual superior a 11.000 millones de dólares

Las otras cinco salidas menos intensas se produjeron en 2006, durante un periodo de dos meses; en 2007, durante un periodo de tres meses; en 2010, en mayo, y luego durante los tres últimos meses del año, a raíz de las elecciones parlamentarias que dieron lugar a un control casi total de todos los escaños por parte del partido en el poder; en 2019, durante dos meses a causa de las manifestaciones que se produjeron durante el mes de septiembre; y, en 2021, durante cuatro meses diferentes, influenciado, en particular, por el anuncio de la Reserva Federal de EE.UU. de que tenía intención de subir los tipos de interés.

Cada vez, su salida influye en el tipo de cambio de la libra egipcia, así como en las reservas de divisas, dependiendo de la intensidad de la propia salida. Cuando la oferta de divisas disminuye, las autoridades suelen reducir el tipo de cambio de la libra egipcia o subir el tipo de interés a niveles superiores a los de otros mercados en evolución para atraer de nuevo el "dinero caliente". O bien, pueden recurrir a un mayor endeudamiento para compensar la falta de liquidez en dólares como consecuencia de la salida del "dinero caliente".

LEER: La inflación en Egipto aumenta hasta el 10,5% en marzo

La enormidad del coste del "dinero en negro" se pone de manifiesto en el aumento de los ingresos por pagos de inversiones en Egipto, que pasaron de 1.700 millones de dólares en 2006 a 9.600 millones en 2018, y luego hasta 11.600 millones en 2020. En los primeros nueve meses del año pasado alcanzaron la suma de 11.400 millones de dólares, según los últimos datos publicados. Esto significa que es probable que alcancen los 15.000 millones de dólares a finales de año, incluyendo los intereses de los préstamos extranjeros.

Este coste ha repercutido en el presupuesto egipcio, en el que los intereses de la deuda pública constituyen ahora la mayor partida del gasto presupuestario, con un 37% del total. Esto repercute, por consiguiente, en la parte de los otros cinco gastos presupuestarios, especialmente las inversiones, las subvenciones y los salarios.

El "dinero caliente" dicta la política monetariaEl valor de estos fondos seduce a los responsables de la política monetaria, ya que les ayuda a presumir de la estabilidad del tipo de cambio y del deseo de los inversores extranjeros de invertir en instrumentos de deuda pública y de financiar las importaciones del Estado, ya sea en el sector alimentario o energético, o incluso en el de la seguridad.

La invasión rusa de Ucrania podría provocar escasez de pan en algunas partes del mundo árabe - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La cifra de 33.000 millones de dólares fue superada el pasado mes de agosto. Al contrastar esa cifra con la de los ingresos de divisas en la balanza de pagos egipcia durante el último año fiscal 2020-2021 que finalizó el pasado mes de junio, encontramos que las remesas de los expatriados egipcios alcanzaron el valor de 31.000 millones de dólares. Las exportaciones netas de productos básicos fueron de menos de 29.000 millones de dólares. La cantidad utilizada de la deuda externa es de unos 13.000 millones de dólares, mientras que la inversión extranjera directa neta es de 5.200 millones de dólares y los ingresos del Canal de Suez son de 5.900 millones de dólares.

Esto es lo que les anima a seguir atrayendo ese "dinero caliente", a pesar de ser conscientes del riesgo potencial. Al fin y al cabo, el dinero no tarda en salir, ya sea por razones internas o externas. Esta salida repentina causa problemas adicionales a una economía que ya está cargada de dificultades.

De hecho, la política monetaria se ha convertido en rehén de este "dinero en negro". A la hora de determinar el tipo de interés, las autoridades monetarias tienen la vista puesta principalmente en satisfacer este "dinero caliente" subiendo los tipos de interés, a pesar del daño que esto supone para las industrias y exportaciones locales, así como para la competitividad de dichas exportaciones frente a las de otros Estados. Lo mismo ocurre a la hora de determinar el tipo de cambio, ya que el tipo que estas autoridades consideran adecuado se convierte en la referencia del Banco Central.

La política fiscal sigue el mismo camino, por lo que se practica una discriminación fiscal a favor de las transacciones extranjeras en la bolsa en un intento de atraerlas para que vuelvan, ya que se han ido durante los últimos tres años e incluso durante los primeros meses del año en curso.

Traducido de Arabi21, 10 de abril de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines