Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Aumento del precio del pan, escasez de agua y crisis climática. Egipto está al límite

Un hombre egipcio pesa patatas en un mercado de El Cairo, Egipto, el 17 de marzo de 2022 [KHALED DESOUKI/AFP/Getty Images].

La semana pasada, Egipto acudió al FMI por tercera vez en seis años para solicitar un préstamo, ya que el país, falto de liquidez, se tambalea tras 11 años de régimen autocrático, una crisis climática y ahora la guerra de Rusia.

El impacto sobre la inseguridad alimentaria en toda la región de Oriente Medio y Norte de África ha sido uno de los grandes temas de conversación mientras se desarrolla el conflicto en Ucrania y El Cairo no ha escapado a ello. El precio del aceite de cocina, la gasolina y el trigo se ha disparado en Egipto desde que comenzaron los combates.

Egipto es el mayor importador de trigo del mundo, con Rusia y Ucrania representando el 80% de las importaciones y el 73% de su suministro de aceite de girasol. A principios de marzo, un paquete de cinco barras de pan en Egipto ya había subido de cinco libras egipcias a 7,5 EGP.

Antes de la guerra, los precios de los alimentos ya estaban en su punto más alto de los últimos 10 años debido a la pandemia mundial de coronavirus y a otras tensiones políticas. Si a esto le añadimos una inminente crisis climática, las cosas no pintan bien para el suministro de alimentos del país norteafricano.

El aumento del nivel del mar afectará a las tierras fértiles de Egipto, mientras que el cambio climático ya ha aumentado la temperatura del agua en Egipto, está acabando con los peces y devastando sus pesquerías.

LEER: La crisis del trigo en el mundo árabe se demuestra en Egipto

El grupo de investigación Climate Tracker registró recientemente cómo los lugareños han vertido residuos en los lagos del noreste de Egipto. Junto con los productos químicos tóxicos liberados en el agua por las fábricas, los peces ya no son aptos para el consumo humano.

En 2020, las altas temperaturas en todo Egipto redujeron a la mitad su producción agrícola, y un año después la cosecha de aceitunas de Egipto se redujo hasta en un 80%. El Banco Mundial ha pronosticado que para 2050 la producción de trigo y maíz de Egipto se reducirá entre un 15% y un 19%.

Un artículo de Open Democracy sobre el tema estimaba que las cosechas fallidas en Fayoum, al sur de El Cairo, cuestan al país 250 millones de libras egipcias al año.

La desertificación es también un problema importante porque hace que las tierras de cultivo sean infértiles debido a la falta de agua para el riego. Están en juego los puestos de trabajo y los medios de subsistencia, ya que casi un tercio de los egipcios trabajan en el sector agrícola.

Según un blog del Atlantic Council, la presión sobre los suministros de agua de Egipto proviene principalmente de su creciente población, que el río Nilo se esfuerza por hidratar.

LEER: Los cinco errores de Sisi que llevaron a la economía egipcia al actual estancamiento

El dictador egipcio Abdel Fattah Al-Sisi ha dicho anteriormente que la superpoblación es una amenaza para la seguridad nacional y uno de los mayores peligros a los que Egipto debe enfrentarse. En 2018 lanzó el itneen kefaya, dos es suficiente, en un intento de frenar la natalidad hablando abiertamente de la anticoncepción.

Sin embargo, no parece haber servido de nada. Ahora hay más de 100 millones de egipcios y subiendo, lo que no solo presiona los recursos hídricos, sino que también aumenta la pobreza y el desempleo. Casi un tercio de los egipcios vive ya por debajo del umbral de la pobreza.

La construcción se está tragando las tierras de cultivo -aproximadamente 415.000 acres de tierra agrícola en 40 años- y perturbando la producción de alimentos del país, pero continúa sin control.

El norte del Sinaí producía algunas de las mejores hortalizas y frutas del país, en particular aceitunas y productos de aceite de oliva, pero en el marco de la llamada guerra contra el terrorismo el ejército ha destruido las fértiles tierras de cultivo de la gobernación.

Mientras sus tierras de cultivo se marchitan, el gobierno egipcio sigue invirtiendo millones en proyectos de vanidad, entre los que destaca la nueva capital, que con la asombrosa cifra de 45.000 millones de dólares proporcionará ostentosas unidades residenciales en las que la mayoría de los egipcios no podrán vivir.

Mientras el país norteafricano declina económicamente, el proyecto es un último intento de aparentar prosperidad.

Egipto importa el 40% de sus alimentos, lo que le convierte en el país más dependiente de las importaciones de alimentos del mundo. Con la reciente interrupción del suministro, el calentamiento global y un régimen autocrático sin un plan claro para revertir la inseguridad alimentaria, Egipto parece abocado a un futuro aún más inestable.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines