Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los vergonzosos normalizadores olvidan la legitimidad y la gloria de la resistencia

(De izquierda a derecha) El ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Yair Lapid, pronuncia un discurso de apertura durante una mesa redonda con el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, el ministro de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Sheikh Abdullah bin Zayed al-Nahyan, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, el ministro de Asuntos Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry, y el ministro de Asuntos Exteriores de Bahréin, Abdullatif bin Rashid al-Zayani, en el kibutz israelí de Sde Boker, en el desierto del Negez, el 28 de marzo de 2022. [JACQUELYN MARTIN/POOL/AFP vía Getty Images]

Desde que el tren de la normalización partió de Abu Dhabi, hace casi dos años, ha atropellado todo lo que le estorba, incluido el terreno natural que no puede pasar, del que no podrá llegar al final. Los que lo dirigen o controlan ignoran la civilización y el patrimonio del pueblo árabe, y creen que pueden desarraigarlo y dirigirlo sobre sus ruinas. Ignoran el hecho de que el pueblo tiene raíces profundas y puede obstaculizar fácilmente el tren de la normalización e incluso enviarlo de vuelta al lugar de donde vino.

La normalización comenzó con los "tratados de paz" entre Israel y Egipto, Jordania y la Organización para la Liberación de Palestina, desde entonces el Estado del apartheid se esfuerza por convertir la hostilidad regional en amistad y cooperación. También ha tratado de crear un barniz de decencia para cubrir su fea realidad como entidad brutal de ocupación colonial y terrorista cuyo objetivo ha estado claro desde el principio. Ahora busca algo más que relaciones diplomáticas con los países de la normalización, y quiere convertir los acuerdos con los regímenes en vínculos con el pueblo. Sin embargo, no lo ha conseguido. En cambio, sigue existiendo una sólida barrera entre Israel y el pueblo árabe, para el que sigue siendo el enemigo que roba la tierra de Palestina. De ahí el uso del término "paz fría".

Los EAU intentaron eliminar este impedimento mediante los Acuerdos de Abraham y la firma de más acuerdos militares, económicos, culturales y deportivos con Israel. Ha habido visitas de intercambio en las que han participado funcionarios de ambos países, y Abu Dhabi ha acogido a equipos deportivos israelíes. Incluso ha llegado a intentar reescribir la historia con dramas televisivos que presentan a los palestinos como duros de corazón y a los israelíes como mansos y deseosos de vivir en paz con sus vecinos palestinos, que son hostiles y conspiran contra ellos.

LEER: Aumentan las dudas israelíes sobre su confianza en Estados Unidos

La normalización nos ha llevado ahora a una escena vergonzosa en el desierto del Néguev. Por primera vez en la historia, los ministros de Asuntos Exteriores de Egipto, EAU, Bahréin y Marruecos se reunieron con sus homólogos israelíes y estadounidenses en la Palestina ocupada, para lo que llamaron la Cumbre del Néguev. Afirmaron que el objetivo era fortalecer las relaciones normalizadas y la cooperación entre los países árabes e Israel; su arrogancia se extendió hasta afirmar que querían mostrar la unidad entre ellos frente a Irán. Esta cumbre de la vergüenza celebrada en tierra palestina usurpada reunió al enemigo ocupante que derrama la sangre del pueblo palestino a diario, con los regímenes árabes dispuestos a ignorar la fea realidad sobre el terreno.

El ultraderechista ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Yair Lapid, quiso presumir del éxito de su país al llegar a cuatro capitales árabes, pasando por alto todas las objeciones palestinas y las obligaciones de su Estado hacia el pueblo bajo ocupación, incluidos sus derechos legitimados por la comunidad internacional.

El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, inauguró la embajada de Israel en Bahréin, un año después de la normalización de los lazos con la mediación de EE.UU. - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, expresó su enorme alegría por esta cumbre, que ni siquiera los propios ultranormalizadores podrían haber imaginado no hace mucho tiempo. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de los EAU, Abdullah Bin Zayed, lamentó el "retraso de 43 años" en las relaciones estrechas entre su país e Israel.

Lo que tenemos ahora es una especie de equivalente sionista-árabe-estadounidense de la OTAN, que el ex secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo promovió durante la era Trump. Recorrió la región y pidió una alianza árabe-israelí contra Irán, apodada por los medios de comunicación como la "OTAN de Oriente Medio". Con ello pretendía revivir el "nuevo proyecto de Oriente Medio" anunciado por el entonces primer ministro israelí, Shimon Peres, en la década de 1990. Se espera que la "OTAN del Néguev" corra la misma suerte por la sencilla razón de que es imposible obviar la cuestión palestina en cualquier acuerdo regional.

LEER: ¿Quién es el responsable de los continuos atentados en Israel?

Sin embargo, los medios de comunicación israelíes consideraron la cumbre de la vergüenza como una gran victoria con la esperanza de que más países árabes se suban al tren de la normalización (no dudemos de que habrá incentivos financieros en algún momento). Sin embargo, la fiesta de celebración, en la que un cantante israelí iba a cantar "Aleluya" en inglés, hebreo y árabe, recibió un golpe inesperado cuando un joven de los territorios palestinos ocupados disparó y mató a dos soldados de ocupación israelíes. Este hecho se produjo sólo cuatro días después de un atentado en la Beersheba ocupada en el que murieron cuatro israelíes, y del atentado de Bnei Brak, al este de Tel Aviv, que causó la muerte de cinco colonos israelíes.

Estos atentados enviaron un claro mensaje a Israel de que la normalización con los líderes de los países árabes no cambiará nada, y que Israel siempre será un Estado ocupante. También enviaron el mensaje de que Israel y sus colonos ilegales nunca disfrutarán de la tierra que han robado, incluso si añade una nueva ocupación de la región árabe a su ocupación de Palestina. La resistencia legítima tiene la ventaja moral e inevitablemente vencerá la vergüenza y el oprobio de la subordinación a un Estado de ocupación militar brutal. La causa palestina está en el corazón de todos los árabes y nunca morirá, no importa cuántas décadas pasen, y a pesar de su abandono por parte de los regímenes árabes.

La realidad sobre el terreno no tiene nada que ver con lo que ocurre a puerta cerrada en las cumbres de la vergüenza. La realidad no es lo que informan los medios de comunicación ni lo que escriben las manos traidoras en el marco de los acuerdos. La realidad es que los "líderes" árabes son una minoría y no representan al pueblo árabe que lleva a Palestina en su corazón. La resistencia a la brutalidad de la ocupación es lo que realmente representa al pueblo. La realidad es lo que los héroes de Palestina escriben con su sangre en la tierra; que la resistencia continuará hasta que Palestina sea liberada de la ocupación israelí desde el río hasta el mar. Como dijo el difunto poeta palestino Tawfiq Ziad: "Permaneceremos como un muro sobre tu pecho, y en tu garganta como un fragmento de vidrio, una espina de cactus, y en tus ojos una tormenta de arena de fuego".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines