Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Aumentan las dudas israelíes sobre su confianza en Estados Unidos

Banderas de Israel y Estados Unidos se ven en Jerusalén el 21 de marzo de 2019 [Uriel Sinai/Getty Images].

La guerra ruso-ucraniana ha hecho saltar las alarmas en los círculos de toma de decisiones de Israel debido a lo que se consideran crecientes dudas sobre Estados Unidos como aliado fiable. Ucrania se quedó básicamente sola para hacer frente a Putin; Irán está haciendo lo que quiere; y la humillación de la retirada de Afganistán pesa mucho en el aire internacional. Todo ello está empujando a los israelíes a preguntarse si pueden confiar en Estados Unidos en tiempos de guerra; ¿o está cambiando demasiado y es ahora demasiado débil?

Los israelíes también se preguntan qué papel puede desempeñar Estados Unidos en caso de que su país se vea envuelto en una gran guerra. Un conflicto de este tipo vería inevitablemente los centros urbanos como objetivo, las instalaciones e infraestructuras estratégicas dañadas y destruidas, y un número muy elevado de víctimas. El caos interno se vería exacerbado por un probable levantamiento de los ciudadanos palestinos israelíes. Los acontecimientos de mayo de 2021 parecerán un juego de niños en comparación. ¿Se puede confiar en EE.UU. si tal escenario se desarrolla de verdad?

La invasión rusa de Ucrania comenzó cuando Barack Obama estaba en la Casa Blanca; continuó bajo su sucesor Donald Trump; y se ha intensificado bajo el presidente Joe Biden. Los tres presidentes están probablemente de acuerdo en que Estados Unidos no puede seguir siendo el policía del mundo, y no quiere hacerlo en ningún caso.

Estados Unidos está cambiando y hay menos compromiso con Israel, incluso entre los estadounidenses judíos. Y el compromiso de los cristianos evangélicos con el Estado de ocupación no es lo que solía ser.

LEER: La bandera palestina ondea en toda América Latina en la conmemoración del Día de la Tierra

Además, Estados Unidos ha expuesto sus debilidades durante varias décadas. Como presidente estadounidense, Trump estuvo en contra de la OTAN y de la UE; hace unos días llamó genio a Vladimir Putin. Durante su mandato, Washington permitió que Turquía estacionara tropas en el norte de Siria mientras EEUU abandonaba a sus amigos kurdos.

Israel no necesita tropas estadounidenses, pero sí sus armas. Tiene un apetito insaciable de ayuda militar estadounidense. Sin embargo, Estados Unidos se resiste a proporcionarle la tecnología para repostar aviones en vuelo en caso de que Israel se adelante y bombardee Irán. Washington tampoco proporciona a los israelíes las llamadas "bombas antibúnker", a pesar de las peticiones de Tel Aviv.

Dada esta dependencia de Estados Unidos, resulta extraño que los expertos militares israelíes piensen que son afortunados de no tener una alianza de defensa con Estados Unidos o la OTAN. Una alianza de este tipo, dicen, daría a Israel compromisos de los que podría prescindir, y podría restringir sus fuerzas a los Altos del Golán, por ejemplo, o a Gaza. Es posible que se necesite el permiso de EE.UU. antes de cualquier operación militar en la región.

Los analistas en Israel ven a Estados Unidos como un muro que está a punto de derrumbarse. Muchos recuerdan también que en 1948 Estados Unidos no ayudó a las bandas terroristas sionistas a ocupar Palestina, y que en 1956 obligó a Israel a retirarse del territorio egipcio, lo que finalmente condujo a la guerra de 1967. Aunque Estados Unidos intervino en la guerra de 1973, Israel podría haber conseguido más por sí mismo, según los analistas. Cuando Benjamín Netanyahu era primer ministro israelí, dicen, Washington intentó obligarle a retirarse de la mayor parte de Cisjordania y a poner fuerzas occidentales en el valle del Jordán. Y ahora, en la actualidad, Estados Unidos ha dejado a su aliado Israel solo ante la presencia militar iraní en Siria.

Es difícil estar de acuerdo con este análisis israelí, porque Washington es la línea de vida de Israel, sin la cual quedaría expuesto. No debemos subestimar la posición de Estados Unidos en Oriente Medio, ya que sigue siendo el país más poderoso del mundo y envía a Israel 3.000 millones de dólares cada año. Ningún otro país iguala su influencia en la región.

LEER: Los fabricantes de los letales drones israelíes siguen eludiendo a la justicia británica

Puede que no exista una alianza en materia de defensa entre EE.UU. e Israel, pero cooperan en cuestiones de inteligencia y rompen fronteras. Y Estados Unidos no comparte con nadie la investigación, la tecnología y los conocimientos militares como lo hace con Israel, que incluso tiene acceso a los arsenales de municiones estadounidenses. A pesar de ello, el sentimiento generalizado en Israel es que EE.UU. está cada vez menos dispuesto a utilizar su poder en defensa del Estado de ocupación.

Israel mantiene relaciones especiales y obtiene privilegios de ellas en toda Europa y en los Estados miembros de la OTAN, pero su relación principal sigue siendo la que mantiene con Estados Unidos. La labor del lobby pro-israelí consiste en garantizar que los intereses de Israel tengan prioridad en Washington y otras capitales occidentales siempre que sea posible.

Los israelíes saben que Estados Unidos firmó un acuerdo con Ucrania en Budapest en 1994, en virtud del cual Washington se comprometía a acudir en su defensa en caso de ser atacado, tras ver que Kiev renunciaba a sus armas nucleares de la época soviética. Sin embargo, a la hora de la verdad, Ucrania tuvo que enfrentarse a Rusia por sí sola; las tropas estadounidenses siguen sin aparecer.

En el pasado, existía un acuerdo no escrito entre Estados Unidos e Israel según el cual este último se ocuparía de las amenazas a corto plazo de los países vecinos, mientras que Estados Unidos neutralizaría las amenazas mayores. Sin embargo, parece que los estadounidenses no están siguiendo las reglas, ya que las amenazas percibidas a las que se enfrenta Israel, incluida la presencia iraní en Siria, Líbano, Irak y, en cierta medida, Gaza, hacen que la distinción entre cuestiones a corto plazo y cuestiones importantes sea muy compleja. Esto es motivo de preocupación para Israel.

Incluso en una época en la que las diferencias entre Tel Aviv y Washington eran menores, este último no siempre se ocupó de las amenazas "mayores" a las que se enfrentaba Israel. Los israelíes se apresuraron a destruir un reactor nuclear inacabado en Irak en 1981, y otro en Siria en 2007, porque los estadounidenses no se preocuparon por ellos. Hoy en día, Israel ve a Irán como la amenaza más importante a largo plazo, lo que puede requerir que tome algún tipo de acción militar. Sin embargo, a pesar de todo, los estadounidenses parecen seguir manteniendo el veto sobre cualquier movimiento israelí contra Irán. No es de extrañar que crezcan las dudas israelíes sobre la posibilidad de confiar en Estados Unidos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines