Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es Europa realmente más civilizada? El conflicto de Ucrania es una plataforma para el racismo y la reconstrucción de la historia

Manifestación en solidaridad con Ucrania por los continuos ataques rusos al país el 9 de marzo de 2022 [Hussam Shbaro/Anadolu Agency].

Cuando circuló por Internet un espantoso vídeo de seis minutos en el que soldados ucranianos disparaban y torturaban a soldados rusos esposados y atados, la gente indignada en las redes sociales y en otros lugares comparó este comportamiento bárbaro con el de Daesh.

En una rara admisión de responsabilidad moral, Oleksiy Arestovych, asesor del presidente ucraniano, se apresuró a recordar a los combatientes ucranianos su responsabilidad según el derecho internacional. "Me gustaría recordar a todas nuestras fuerzas militares, civiles y de defensa, una vez más, que el abuso de los prisioneros es un crimen de guerra que no tiene amnistía bajo la ley militar y no prescribe", dijo, afirmando que "somos un ejército europeo", como si esto último fuera sinónimo de comportamiento civilizado.

Incluso esa supuesta reivindicación de la responsabilidad transmitía un sutil racismo, como si sugiriera que los no occidentales y los no europeos pueden llevar a cabo esa violencia espeluznante y cobarde, pero desde luego no los europeos, más racionales, humanos e intelectualmente superiores.

El comentario, aunque menos obvio, nos recuerda el comentario racista del corresponsal de CBS News en el extranjero, Charlie D'Agata, el 26 de febrero, cuando comparó descaradamente las ciudades de Oriente Medio con la capital ucraniana, Kiev, afirmando: "A diferencia de Irak o Afganistán, (...) ésta es una ciudad relativamente civilizada, relativamente europea".

LEER: Ucrania ofrece una oportunidad para la paz en Europa y más allá de sus fronteras

La guerra entre Rusia y Ucrania ha sido escenario de comentarios y comportamientos racistas, algunos explícitos y evidentes, otros implícitos e indirectos. Sin embargo, lejos de ser implícitos, el primer ministro búlgaro Kiril Petkov no se anduvo con rodeos cuando, el pasado mes de febrero, abordó la cuestión de los refugiados ucranianos. Europa puede beneficiarse de los refugiados ucranianos, dijo, porque: "Estas personas son europeas. (...) Esta gente es inteligente, es gente educada. No es la oleada de refugiados a la que estábamos acostumbrados, gente de la que no estábamos seguros de su identidad, gente con pasados oscuros, que podrían haber sido incluso terroristas".

Uno de los muchos otros episodios reveladores que ponen de manifiesto el racismo occidental, pero también la continua negación de su cruda realidad, fue una entrevista realizada por el periódico italiano La Repubblica al comandante del batallón ucraniano Azov, Dmytro Kuharchuck. La milicia de este último es conocida por su política de extrema derecha, su franco racismo y sus horribles actos de violencia. Sin embargo, el periódico describe a Kuharchuck como: "El tipo de luchador que no se espera. Lee a Kant y no sólo usa su bazooka". Si esto no es la definición misma de la negación, ¿qué es?

Dicho esto, nuestros orgullosos amigos europeos deben tener cuidado antes de suplantar la palabra "europeo" por "civilización" y respeto a los derechos humanos. No deben olvidar su pasado ni reescribir su historia porque, al fin y al cabo, la esclavitud de base racial es una marca europea y occidental. El comercio de esclavos, como resultado del cual se enviaron millones de personas esclavizadas desde África en el transcurso de cuatro siglos, fue muy europeo. Según la Enciclopedia Virginia, 1,8 millones de personas "Murieron en el Paso Medio del comercio transatlántico de esclavos". Otras estimaciones sitúan la cifra mucho más alta.

El colonialismo es otra cualidad europea. Comenzando en el siglo XV y durando siglos después, el colonialismo asoló todo el Sur Global. A diferencia de la trata de esclavos, el colonialismo esclavizó a pueblos enteros y dividió continentes enteros, como África, entre esferas de influencia europeas.

La nación del Congo era literalmente propiedad de una persona, el rey belga Leopoldo II. La India fue efectivamente controlada y colonizada por la Compañía Británica de las Indias Orientales y, posteriormente, por el gobierno británico. El destino de Sudamérica estuvo determinado en gran medida por las Doctrinas Monroe de 1823, impuestas por Estados Unidos. Durante casi 200 años, este continente ha pagado -y sigue pagando- el altísimo precio del colonialismo y neocolonialismo estadounidense. No hay números ni cifras que puedan expresar la destrucción y el número de muertos infligidos por el colonialismo occidental-europeo en el resto del mundo, sencillamente porque todavía se están contando las víctimas. Pero a modo de ejemplo, según el historiador estadounidense Adam Hochschild, sólo en el Congo murieron diez millones de personas entre 1885 y 1908.

LEER: ¿Cuál será el futuro de la energía mundial tras la guerra de Ucrania?

¿Y cómo olvidar que la Primera y la Segunda Guerra Mundial también son totalmente europeas? Ambas guerras dejaron tras de sí unos 40 y 75 millones de muertos, respectivamente (otras estimaciones son bastante más altas). La truculencia de estas guerras europeas sólo puede compararse con las atrocidades cometidas, también por europeos, en todo el sur durante cientos de años antes.

Apenas unos meses después de que se formara la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en 1949, los ansiosos socios occidentales se apresuraron a mostrar sus músculos en Corea en 1950, instigando una guerra que duró tres años y que provocó la muerte de casi cinco millones de personas. La guerra de Corea, como muchos otros conflictos instigados por la OTAN, sigue siendo una herida sin cicatrizar hasta el día de hoy.

La lista es interminable, desde las vergonzosas Guerras del Opio en China, que comenzaron en 1839, hasta los bombardeos nucleares de Japón en 1945, pasando por la destrucción de Vietnam, Laos y Camboya en 1954, 1959 y 1970, respectivamente, y la intromisión política, las intervenciones militares y los cambios de régimen en numerosos países de todo el mundo. Todo ello es obra de Occidente, de Estados Unidos y de sus siempre dispuestos "socios europeos", todo ello hecho en nombre de la difusión de la democracia, la libertad y los derechos humanos.

Si no fuera por los europeos, Palestina habría obtenido su independencia hace décadas, y su pueblo, incluido el que escribe, no se habría convertido en refugiado, sufriendo bajo el yugo del Israel sionista. Si no fuera por Estados Unidos y los europeos, Irak habría seguido siendo un país soberano, se habrían salvado millones de vidas en una de las civilizaciones más antiguas del mundo, y Afganistán no habría soportado esta indecible penuria. Incluso cuando Estados Unidos y sus amigos europeos finalmente cedieron y abandonaron Afganistán el año pasado, siguen manteniendo al país como rehén al bloquear la liberación de sus fondos, lo que ha provocado una verdadera hambruna entre la población del país devastado por la guerra.

Así pues, antes de presumir de las virtudes de Europa y de rebajar a todos los demás, personas como Arestovych, D'Agata y Petkov deberían mirarse al espejo y reconsiderar su infundada visión etnocéntrica del mundo y de la historia. De hecho, si alguien merece presumir, son las naciones colonizadas que se resistieron al colonialismo, los pueblos esclavizados que lucharon por su libertad y las naciones oprimidas que resistieron a sus opresores europeos, a pesar del dolor y el sufrimiento que supusieron esas luchas.

Sin embargo, lamentablemente para Europa, en lugar de utilizar la guerra entre Rusia y Ucrania como una oportunidad para reflexionar sobre el futuro del proyecto europeo, sea cual sea, se está utilizando como una oportunidad para ganar puntos baratos contra las propias víctimas de Europa en todas partes. Una vez más, se siguen desaprendiendo valiosas lecciones.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines