Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mientras Occidente se preocupa por los pronunciamientos y la "cancelacion", los poderes se desplazan hacia el este

Pancartas de apoyo a Ucrania se ven en un edificio frente a la embajada rusa en Londres, el 18 de marzo de 2022 [DANIEL LEAL/AFP vía Getty Images].

Al ser el primer conflicto que tiene lugar en la era de la cultura popular de la cancelación, era de esperar la reacción generalizada en las redes sociales contra la invasión rusa de Ucrania el mes pasado y las operaciones militares en curso. Esto fue acompañado, no sólo por las sanciones occidentales contra Moscú, sino por una gran cantidad de grandes marcas occidentales y empresas multinacionales que suspendieron sus operaciones o se retiraron del país por completo.

Hay algunas empresas que están desafiando la presión para seguir el ejemplo, entre ellas los gigantes corporativos Unilever y Nestlé. Aunque, al parecer, muchas otras marcas se doblegaron y buscaron la aprobación de los medios sociales y del público, ansiosas por no ser vistas como en el lado equivocado de una guerra cultural. Según Kyle Chayka, que escribió recientemente en el New Yorker, "la invasión de Ucrania no es, ni mucho menos, el primer conflicto que se desarrolla en las redes sociales, pero quizá sea la primera guerra en la que median principalmente los creadores de contenidos y los streamers en directo, en lugar de las organizaciones de noticias tradicionales".

Desde que comenzó el conflicto, miles de usuarios de las redes sociales han actualizado sus cuentas y biografías personales para incluir la bandera de Ucrania y emojis de girasoles en solidaridad con un país que se presenta como un bastión de la libertad y la democracia en la primera línea de la batalla por la civilización.

Esta "anulación" de Rusia ha alcanzado cotas histéricas: incluso la japonesa Sony PlayStation, con sede en California desde 2016, se sumó a la señalización masiva de virtudes corporativas, junto con sus rivales Nintendo y Xbox al anunciar la paralización de todas las ventas de juegos y envíos de hardware a Rusia, porque seguramente tendrá un impacto en la estrategia y las ganancias territoriales de Rusia.

LEER: Algunos africanos tienen buenas razones para no condenar a Rusia por Ucrania

El mundo del deporte, que antes se consideraba apolítico, al menos cuando las atrocidades y las guerras tienen lugar en el mundo no occidental, ha sido particularmente franco en la guerra de Ucrania, con varios órganos de gobierno imponiendo sus propias sanciones contra Rusia, pero este espectáculo está lejos de limitarse a los eventos deportivos. A principios de este mes, los gatos rusos fueron prohibidos en las competiciones internacionales; las populares tiendas de punto de cruz con sede en Rusia han sido retiradas del portal web Etsy.

Extrañamente, las artes y la literatura rusas también han sido boicoteadas por varias universidades y otras instituciones de Occidente, a una escala que ni siquiera se vio durante la Guerra Fría. La Universidad de Florida llegó a cambiar el nombre de una de sus salas de estudio, que antes de la invasión de Ucrania llevaba el nombre de Karl Marx, que no era de Rusia sino de la actual Alemania. Mientras tanto, otros gestos performativos han sido la retirada del vodka ruso de las estanterías de los supermercados británicos y el cambio de nombre del pollo kiev por kyiv, "en apoyo a Ucrania", y la eliminación de un personaje ficticio de suricata con acento ruso de los anuncios del portal web de comparación de precios "Comparethemarket".

La fijación con la cultura de la cancelación por parte de las democracias liberales de Europa Occidental y Norteamérica ofrece una explicación parcial de la respuesta colectiva de Occidente a la decisión del presidente ruso Vladimir Putin de "desmilitarizar y desnazificar Ucrania", pero se ha considerado que este fenómeno, bajo el ámbito más amplio de la "wokeness", ha ido demasiado lejos y ha sido perjudicial, incluso antes de la crisis de Ucrania, poniendo a las sociedades occidentales en un camino autodestructivo.

En una entrevista del año pasado, el consultor político demócrata estadounidense, James Carville, declaró que "la wokeness es un problema y todo el mundo lo sabe". Mientras que en los prolegómenos de la invasión de Ucrania por parte de Putin, el diputado británico y ex secretario de Cultura, Oliver Dowden, advertía de las amenazas a la seguridad que plantea la "ideología woke" y pedía que tanto Estados Unidos como Gran Bretaña dejaran de "obsesionarse con los pronombres". El actual copresidente del Partido Conservador afirmó también que "nuestra atención debe centrarse en los enemigos externos", ya que "los Estados canallas tratan de desafiar el orden internacional. Y en el preciso momento en que nuestra determinación debería ser más fuerte, una nueva y perniciosa ideología está arrasando nuestras sociedades". Las recientes distracciones en las redes sociales han rodeado la comprensible controversia de la inclusión de una atleta transgénero que quedó en primer lugar en una competición de natación femenina de Estados Unidos, criticada por poseer una ventaja injusta, al ser un hombre biológico. Las repercusiones de este incidente llegaron incluso al Senado estadounidense, donde la candidata a juez del Tribunal Supremo del presidente Joe Biden, Kentanji Brown Jackson, que es también la primera mujer negra nominada, se negó a definir lo que es una mujer, porque "no es bióloga".

Manifestantes se reúnen en apoyo de los derechos de los transexuales durante una marcha silenciosa que denuncia la violencia contra las mujeres a lo largo de la avenida Habib Bourguiba en el centro de la capital de Túnez el 10 de diciembre de 2021. ( [FETHI BELAID/AFP vía Getty Images]

El factor de disuasión nuclear y la falta de voluntad política de la alianza de la OTAN para emprender una acción militar directa contra Rusia han dejado a Occidente sólo con fuertes palabras de condena y la emisión de sanciones. Los líderes de la OTAN han rechazado sabiamente las repetidas peticiones del presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, de imponer una zona de exclusión aérea sobre el país, pero están intentando suministrar a las fuerzas armadas ucranianas armas más potentes. Sin embargo, los planes para suministrar los sistemas de defensa antiaérea S-300 de la era soviética se han estancado, ya que algunos de los miembros europeos temen cómo interpretará Moscú la medida. La OTAN también será cautelosa con el alcance de su suministro de armas para no escalar el conflicto más allá de las fronteras de Ucrania, especialmente a la luz del ataque con misiles rusos a un convoy militar utilizado para transferir armas a Ucrania el 13 de marzo, a sólo diez millas de la frontera con Polonia, miembro de la OTAN.

LEER: Rusia amenaza con impedir la entrada de ayuda en el norte de Siria

Las sanciones también pueden resultar un arma de doble filo, ya que refuerzan las relaciones chino-rusas y aceleran la desdolarización. La exclusión parcial de Rusia del sistema internacional de pagos, SWIFT, fue anticipada por Moscú, que ha desarrollado su propio sistema alternativo, el SPFS, y es probable que Rusia pueda utilizar el CIPS de China, aunque éste sigue sin desarrollarse. Como explica el escritor Thomas Fazi, aunque sin precedentes en número y escala, muchas de las sanciones se han impuesto contra Rusia desde la anexión de Crimea en 2014, y Putin se ha asegurado de que el país haya acumulado sus reservas internacionales, diversificándolas lejos del dólar estadounidense.

La posición del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial está asegurada por ahora, pero los indicios apuntan a que se producirán cambios en un futuro próximo, significativamente después de que Arabia Saudí dijera que estaba considerando aceptar pagos de China en yuanes en lugar de dólares. A pesar de todas sus sanciones contra Rusia, la UE sigue dependiendo de sus suministros de gas y, en medio de la subida de los precios, Putin anunció esta semana que los "países no amigos" tendrán que pagar el gas natural en rublos, lo que lo reforzará en el proceso. En vías de convertirse en la quinta economía del mundo, se espera que la India anuncie un acuerdo de pago en rupias y rublos que podría eludir las sanciones occidentales.

La falta de decisión política y militar de Estados Unidos y sus aliados occidentales se produce en un momento en que el mundo gravita hacia un orden mundial multipolar y el fin de la era unipolar. Sin embargo, la preocupación de Occidente por la ideología woke, centrada en la política de la identidad y el hiperindividualismo, no está ayudando en este sentido y está resultando costosa, especialmente con las acusaciones que se hacen incluso al Pentágono, de entre todas las instituciones. Lo estamos viendo en la forma en que Occidente está tratando la crisis de Ucrania y el primer gran desafío de seguridad de Europa en décadas, con una mezcla de guerra económica y señalización de virtudes corporativas. Sin embargo, es poco probable que informar a los influenciadores de TikTok en la Casa Blanca y retirar los Big Macs de Rusia dé resultados estratégicos favorables a largo plazo.

OPINIÓN: El implacable Abbas sigue el ejemplo de Putin a la hora de acabar con sus rivales

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónChinaRusiaUcraniaUnión EuropeaUS

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines