Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El implacable Abbas sigue el ejemplo de Putin a la hora de acabar con sus rivales

El presidente ruso Vladimir Putin (izquierda) se reúne con el presidente palestino Mahmoud Abbas (derecha) en Sochi, Rusia, el 23 de noviembre de 2021 [MIA Rossiya Segodnya - Agencia Anadolu].

¿Está el presidente ruso Vladimir Putin asesorando a su homólogo de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, sobre cómo mantener su férreo control del poder mientras se deshace de sus rivales políticos? Lo pregunto porque Abbas, que también es el presidente de Fatah y de la Organización para la Liberación de Palestina, ya ha pospuesto -una vez más- la Octava Conferencia de Fatah, que debía elegir a los líderes del movimiento y a los titulares de sus distintas ramas y departamentos.

Al igual que Putin, Abbas teme cada vez más cualquier proceso democrático que pueda desbancarle. La tan esperada conferencia y las elecciones internas debían celebrarse en Ramala esta semana, pero se han retrasado hasta mayo.

Esta semana, a pesar de estar en plena guerra con Ucrania, Putin encontró tiempo para despedir a su mayor rival político, Alexei Navalny, que fue condenado a nueve años de prisión en un juicio calificado por sus partidarios de tribunal canguro. Navalny, que ha sobrevivido a un envenenamiento en un atentado del que culpó al Kremlin, ya estaba cumpliendo tres años y medio de cárcel por romper las condiciones de la fianza mientras estaba en el hospital. Ahora un juez le ha declarado culpable de fraude y desacato al tribunal.

De vuelta a la Palestina ocupada, se podría pensar que a sus 86 años Abbas estaría dispuesto a dimitir, pero su supuesta ambición de liderar al pueblo palestino hacia la libertad y un estado independiente ha sido superada hace tiempo por su corrosivo deseo de aferrarse al poder a cualquier precio, normalmente en detrimento de los palestinos. Y al igual que su aliado político Putin, está dispuesto a acabar con sus oponentes políticos utilizando cualquier medio necesario.

LEER: China denuncia los asentamientos ilegales de Israel e insta a la ONU a centrarse en Palestina

La espina que tiene clavada no es el Estado de apartheid de Israel ni tampoco el Movimiento de Resistencia Islámica, Hamás; es Marwan Barghouti, un preso político retenido por Israel y considerado un líder popular de la Primera y Segunda Intifadas, los levantamientos palestinos de 1987/93 y 2000/05. Cuando Barghouti fue comparado con el mayor y más conocido preso político del mundo, Nelson Mandela, fue suficiente para que Abbas "pospusiera" -un eufemismo de "cancelar"- las elecciones parlamentarias y presidenciales del año pasado, cuando el hombre de 62 años anunció desde su celda de la prisión su intención de presentarse a la presidencia. Abbas sabía que era muy probable que Barghouti ganara.

El presidente palestino Abbas pone fin a "todos los acuerdos" con Israel y EE.UU. - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

Esta es casi con toda seguridad la razón por la que el líder de la AP ha aplazado las elecciones de Fatah de esta semana. Resulta que Barghouti es mucho más popular que Abbas, y probablemente habría sido elegido para formar parte del poderoso Comité Central de Fatah a pesar de su condición de prisionero del Estado de ocupación.

Se considera que Hamás es el principal rival político de Al Fatah, y que Ismail Haniyeh es considerado material presidencial, pero las elecciones no se aplazaron para impedir que el movimiento ganara aún más escaños en el Consejo Legislativo. El aumento de la popularidad de Barghouti ha hecho saltar las alarmas entre los viejos hombres que se aferran al poder en Ramala. La democracia es para ellos un arma de doble filo, como lo es para Israel, que ya controla prácticamente a Abbas y a la AP.

Abbas culpó a Israel y a los disturbios en las calles por no poder celebrar elecciones en el Jerusalén ocupado; sin duda, el Estado sionista aceptó con gusto la culpa porque teme a Barghouti casi tanto como Abbas. Israel sabe que puede lidiar con Abbas y los elementos corruptos de Ramallah, así que lo último que quiere es ver a un "Mandela palestino" al frente de la AP.

Tampoco habrá objeciones por parte de Washington, que sigue indignado por los resultados de las elecciones palestinas de enero de 2006 que llevaron a Hamás al poder. A pesar de la retórica hueca sobre la democracia, Estados Unidos, Gran Bretaña y los demás aliados de Israel no están dispuestos a que los palestinos vuelvan a ejercer sus derechos democráticos a corto plazo. Los aplazamientos y las interminables evasivas parecen ser la opción preferida, excepto para aquellos que se beneficiarían de la democracia en la Palestina ocupada: Barghouti, Hamás y el pueblo palestino.

LEER: "la agencia de seguridad interna israelí tortura a los presos con descargas eléctricas"

Se ha sugerido que Abbas está trabajando intensamente tanto con Israel como con Estados Unidos para impedir la liberación de Barghouti en cualquier futuro acuerdo de intercambio de prisioneros con Hamás. El rumor es que el líder de la AP socavó los planes para liberarlo en 2011 en un acuerdo de intercambio de prisioneros en el que participaron Israel y el Movimiento de Resistencia Islámica y que supuso la liberación del soldado israelí Gilad Shalit a cambio de más de 1.000 prisioneros palestinos.

Mientras tanto, Abbas no deja nada al azar y planea congelar la afiliación de 150 activistas de Al Fatah que apoyan a Barghouti y, por lo tanto, tienen el potencial de debilitarlo en las elecciones de Al Fatah. Los representantes de los presos de seguridad también estarán prohibidos en la conferencia electoral "pospuesta" con el argumento de que enfurecería a Israel y a Estados Unidos; es una pésima excusa. Abbas afirma que no puede permitirse el lujo de enfadar a ninguna de las dos partes si se va a reabrir la oficina de la OLP en Washington y se va a trasladar el consulado estadounidense a la Jerusalén Oriental ocupada.

Como es habitual en estos asuntos, Abbas está más preocupado por aplacar al Estado ocupante y a sus aliados que por hacer lo mejor para el pueblo de Palestina. Es el hombre de Israel, y todo el mundo lo sabe. Sin embargo, sigue siendo extraordinario pensar que el gran revolucionario Barghouti está sufriendo a manos de sus hermanos palestinos en Ramallah. Al menos Nelson Mandela sabía claramente quiénes eran sus enemigos y siempre pudo contar con el espíritu de hermandad dentro de las filas de su propio movimiento de resistencia. Ese es un lujo con el que los palestinos sólo pueden soñar, como demuestra a diario el despiadado octogenario corrupto de Ramallah.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónPalestinaRusiaSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines