Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mantengan la lucha palestina al margen de la guerra de Putin en Ucrania

Unos palestinos levantan pancartas durante una concentración en la que exigen un apoyo internacional para los palestinos contra Israel similar al mostrado para los ucranianos contra Rusia, en el campo de refugiados de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 7 de marzo de 2022. [SAID KHATIB/AFP vía Getty Images]

Con la atención puesta en Ucrania, es fácil olvidar que el presidente ruso Vladimir Putin apoya la continua destrucción de su país por parte de su homólogo sirio Bashar Al-Assad, y la mutilación de mujeres y niños, incluidos miles de refugiados palestinos en Siria. Desde marzo de 2011, las fuerzas progubernamentales han matado a 3.196 refugiados palestinos, entre ellos 491 bajo tortura, y otros 2.663 siguen desaparecidos desde su desaparición en las cárceles de los servicios de inteligencia, según la Red Siria de Derechos Humanos, un grupo de activistas con sede en el Reino Unido.

Las últimas imágenes de Mariupol, en Ucrania, se asemejan a otra Siria en ciernes. Miles de civiles, entre ellos mujeres y niños, han muerto en una guerra que sólo comenzó el 24 de febrero. La culpa de Putin en Siria ha creado el caos y ha empeorado la situación de la población. Los refugiados palestinos de lugares como el campo de refugiados de Yarmouk, en Siria, se unieron a sus vecinos en 2011 para exigir la inclusión política y la ampliación de los derechos humanos. Desde entonces, Yarmouk ha sido bombardeado y los refugiados palestinos se enfrentan a un futuro sombrío.

Mientras el mundo asistía a la aniquilación de los disidentes políticos en Siria, Rusia suministraba armas a los combatientes favorables al régimen y vetaba casi todas las resoluciones de la ONU destinadas a frenar a Assad en su camino. En 2019, Rusia se unió a China cuando vetó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que pedía una tregua en la región de Idlib, el último bastión controlado por los rebeldes en el noroeste de Siria. Era la decimotercera vez que Rusia vetaba una resolución sobre el conflicto sirio, y la séptima que lo hacía China. El apoyo ruso a Siria aumentó drásticamente cuando comenzaron las revueltas de la Primavera Árabe en Oriente Medio en 2011. Temiendo un posible efecto dominó de los acontecimientos hacia Rusia, Putin se apresuró a apoyar a Assad para frustrar un levantamiento nacional en Siria.

OPINIÓN: La justicia exige el enjuiciamiento por los sudafricanos que sirven en el ejército israelí

Los escépticos occidentales tienen suficientes razones para excusar la invasión de Ucrania por parte de Putin. En medio de la destrucción de propiedades por parte de Rusia y la matanza y el desplazamiento de millones de personas, argumentan contra el doble rasero de Europa en su trato a los refugiados. Este trato ha suscitado críticas generalizadas, exponiendo líneas de falla inquietantemente racistas, sobre todo si se compara con el modo en que se ha tratado a los refugiados de Oriente Medio, África y Afganistán. La extraordinaria movilización de Polonia para ayudar a los refugiados ucranianos plantea algunas preguntas incómodas sobre la dura postura del país contra los solicitantes de asilo y los inmigrantes de otros lugares.

Este flagrante doble rasero ha llevado, por desgracia, a muchas personas a adoptar posturas firmes ante la invasión rusa. Muchos han utilizado la lucha palestina por la libertad como prueba de las acusaciones de hipocresía y doble rasero contra las naciones europeas y occidentales. Israel lleva décadas matando a palestinos de forma casi casual -por ejemplo, en los últimos 20 años Israel ha matado a un niño palestino cada tres días- y destruyendo hogares palestinos en un acto continuo de limpieza étnica. El resultado es que el Estado ocupante ha desplazado a millones y ha matado a miles de palestinos desde la creación del Estado en 1948 en la Palestina ocupada.

La cobertura de la crisis de los refugiados en Ucrania es "racista": caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La reacción mundial -sobre todo occidental- en Ucrania no podría haber sido más diferente de la inacción contra Israel por su ocupación militar de Palestina. Habiendo soportado bombardeos, muerte y destrucción a manos de una potencia ocupante, los palestinos han expresado su simpatía por el pueblo de Ucrania. Si la justicia y el derecho internacional tuvieran alguna importancia real en la política mundial, Israel se habría enfrentado a la misma condena y a las mismas sanciones que se han impuesto tan rápidamente a Rusia y a los individuos rusos. En cambio, a pesar de las sanciones que se les han impuesto, los oligarcas rusos pueden encontrar refugio en Israel.

Esta vergonzosa realidad significa que la difícil situación de los palestinos y su lucha es probable que se amplifique por lo que está sucediendo en Ucrania. Por ello, quienes participan en la lucha deben seguir centrándose en poner fin a la ocupación israelí y desarrollar la solidaridad internacional.

OPINIÓN: La política de Israel sobre los refugiados ucranianos revela su detestable racismo

Una anécdota sirve para enfatizar algunos de los puntos destacados en este artículo. En 2011, cuando Bashar Al-Assad comenzó a matar a su pueblo en Siria, Hamás se vio obligado a adoptar una posición de principios en el conflicto. Por ello, en 2012, altos cargos de Hamás y sus familias abandonaron su sede en Damasco en "protesta silenciosa" porque el movimiento no podía apoyar al régimen. Hamás decidió hacer lo que consideraba mejor para la lucha palestina. Sólo podemos imaginar qué habría sido del movimiento y, de hecho, de la lucha palestina en general, si hubiera decidido permanecer en Siria y seguir recibiendo ayuda del régimen de Assad y luego de Rusia.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia merece un juicio similar, independientemente de la política de las partes en conflicto y a pesar del evidente doble rasero. Los palestinos y quienes apoyan la lucha de Palestina deben insistir en un resultado justo y equilibrado. El pueblo de la Palestina ocupada debe apoyar a los ucranianos en su situación, sin tomar una posición política en el conflicto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónPalestinaRusiaSmall SlidesUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines