Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La política de Israel sobre los refugiados ucranianos revela su detestable racismo

Pasajeros israelíes llegan desde Ucrania a través de la frontera con Rumanía en un vuelo de rescate de 'Israir' en el aeropuerto israelí de Ben Gurion en Lod, cerca de Tel Aviv, el 1 de marzo de 2022 [JACK GUEZ/AFP vía Getty Images].

A medida que la guerra entre Rusia y Ucrania entra en su tercera semana, y el número de inmigrantes ucranianos ha aumentado bajo la tensión de la guerra, Israel es testigo de las marcadas diferencias entre un grupo que apoya la recepción de todos los inmigrantes y otro que apoya aceptar sólo a los judíos. Un tercer grupo advierte contra la dispersión de los esfuerzos por preservar la llamada "pureza étnica" del Estado.

Mientras tanto, esta creciente disputa en el seno del gobierno israelí indica un estado de divergencia sobre la visión israelí de la guerra en curso y la falta de consenso sobre su posición. Existe una división entre los que rechazan la invasión rusa, los que consideran que esta postura puede suponer un precio considerable para Israel y un tercer grupo que reclama un alineamiento total con Occidente.

Mientras la guerra entre Ucrania y Rusia se vuelve más sangrienta, Israel se prepara para nuevas oleadas de inmigración judía desde Ucrania. La población de la comunidad judía en Ucrania es de 48.000 personas, y el gobierno israelí empezó a darse cuenta de la necesidad de prepararse para el aumento de solicitudes de inmigración a Israel. Estas oleadas de migraciones empezaron a ser organizadas por el Ministerio de Absorción de Inmigrantes, el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ministerio de Asuntos de la Diáspora, los Ministerios de Inmigración, Asuntos Exteriores y Diáspora, la Agencia Judía para Israel y la oficina del primer ministro para comunicar a los judíos con sus familias en la antigua Unión Soviética. Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, 6.000 nuevos inmigrantes judíos de Ucrania han emigrado a Israel.

En 2021, 3.080 nuevos inmigrantes judíos inmigraron a Israel desde Ucrania, pero debido a la guerra entre Rusia y Ucrania, los funcionarios de la inmigración judía creen que habrá un aumento dramático en las solicitudes de peticiones de migración por parte de los judíos ucranianos. El Ministerio de Aliá e Integración declaró un aumento del 12% en las solicitudes de apertura de expedientes de migración, y se espera que las cifras sigan aumentando.

Las corrientes israelíes que apoyan la acogida de refugiados ucranianos afirman que Israel es el protector de todos los judíos, estén donde estén. Por ello, cientos de israelíes en Ucrania prestan asistencia en un hospital de campaña en la frontera. Cada día aterrizan en el aeropuerto Ben Gurion entre 12 y 16 vuelos procedentes de Rusia y de los países que rodean a Ucrania. Se espera que puedan llegar entre 2.000 y 3.000 inmigrantes, además de los que tienen derecho a la racista "ley del retorno", específica para judíos y sólo para judíos.

El grupo que tiene reservas sobre la acogida integral de los refugiados de Ucrania pide que un comité ministerial forme una política de inmigración clara para que Israel se adapte a la situación y establezca parámetros sobre el número de refugiados recibidos. Hasta ahora, Israel no tiene una política de inmigración específica y clara, y la crisis de los refugiados ucranianos requiere una decisión gubernamental basada en un acuerdo entre los diferentes componentes del gobierno. Éstos no se ponen de acuerdo sobre la situación actual, sino que parecen indiferentes ante lo que califican de "desastre humanitario".

Una tercera corriente israelí considera "vergonzosa" la petición de poner en marcha un plan para los refugiados, porque distorsiona la reputación de Israel y socava su política de inmigración, ya que no puede asumir el coste de acoger a los refugiados procedentes de Ucrania. Esto hizo que cientos de manifestantes protestaran frente a la casa de la ministra del Interior, Ayelet Shaked, acusándola de discriminar a los refugiados según su religión, raza y género. Este grupo considera que la discriminación de cualquier gobierno por estos motivos es vergonzosa.

LEER: Ucrania pide a Turquía que sea la garante del acuerdo de alto el fuego con Rusia

Esta política racista israelí hacia los refugiados ucranianos, comparada con otras políticas relativas a los inmigrantes procedentes de otros países como Etiopía, ha hecho que se acuse a todos los ministros del gobierno de cometer un "escándalo" y causar una "vergüenza" a Israel por haber demostrado una política racista que separa a los judíos de los demás.

Está claro que Israel, el país que se preocupó por sus ciudadanos en Ucrania y por los judíos de allí, ha cerrado sus puertas a las víctimas más que ningún otro país. Israel ha permanecido en silencio, ha dado la espalda y ha cerrado sus puertas. El mundo no olvidará el silencio de Israel. Llegará un día en que el mundo pedirá cuentas a Israel porque ha eludido el castigo por su interminable ocupación.

Ser consciente de la preocupación israelí por los judíos impresiona a quienes se describen como "amantes de la raza judía". Pero cuando los refugiados de guerra llegan al aeropuerto israelí y se les pide que depositen una enorme cantidad de dinero para experimentar la libertad y la seguridad, es evidente que algo en la conciencia israelí está completamente distorsionado. ¿Existe realmente una diferencia entre un niño de Ucrania que huyó en busca de seguridad y protección, que no tiene una abuela judía, y un niño de Ucrania que tiene una abuela judía? ¿Cuál es la diferencia? El racismo.

Los israelíes temen que los refugiados ucranianos se enfrenten a dificultades personales, sanitarias y de otro tipo en Israel, como no hablar hebreo o no entender la mentalidad y la cultura israelíes. Por ello, los estudios israelíes revelan un aumento de los diagnósticos de depresión entre los inmigrantes judíos, e incluso casos de suicidio, lo que ha llevado al Ministerio de Aliá e Integración a poner en marcha un centro de salud para hacer frente a esta situación. En el centro hay especialistas en salud mental que trabajan cinco días a la semana y ofrecen servicios en cinco idiomas diferentes: inglés, francés, español, amárico y ruso.

Al mismo tiempo, en los últimos días se ha revelado que las redes israelíes de trata de personas trabajan activamente para atraer a mujeres y niñas ucranianas para que trabajen en la prostitución bajo el pretexto de recibirlas como refugiadas. Las redes de trata tienen su base en el aeropuerto de Ben Gurion y en los hoteles cercanos designados por las autoridades para acoger a los refugiados.

Durante sus testimonios en el aeropuerto Ben Gurion, un centenar de refugiadas ucranianas mencionaron que les ofrecieron dinero para que huyeran de las zonas de guerra en Ucrania. Las mujeres cruzaron la frontera y subieron a un avión con destino a Israel. Sin embargo, a su llegada, las mismas personas informaron a las mujeres de que serían obligadas a prestar servicios sexuales o domésticos para devolver el dinero.

LEER: La justicia exige el enjuiciamiento por los sudafricanos que sirven en el ejército israelí

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelSmall SlidesUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines