Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Son capaces los Hermanos Musulmanes de dirigir un Estado?

Manifestantes llevan una máscara con el retrato del derrocado presidente egipcio Mohamed Morsi (C), junto a sus "enemigos", entre ellos el ex presidente estadounidense Barack Obama (R), el 16 de agosto de 2013 [ROMEO GACAD/AFP vía Getty Images].

A principios de esta semana, un ex primer ministro de Catar afirmó que la Hermandad Musulmana de Egipto no estaba cualificada para dirigir el Estado durante el efímero gobierno del primer presidente egipcio libremente elegido, el Dr. Mohamed Morsi.

En declaraciones al periódico kuwaití Al-Qabas, el jeque Hamad Bin Jassim Al-Thani dijo que su país acogió una reunión entre los asistentes de Morsi y representantes de la administración del entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para discutir las políticas y planes económicos de los islamistas en el gobierno. Explicó que los estadounidenses querían explorar las opciones y los planes de Morsi para allanar el camino de una posible cooperación. Sin embargo, el funcionario qatarí y sus invitados estadounidenses quedaron sorprendidos.

"Salí de la reunión con una impresión negativa", dijo el jeque Hamad. "Los ayudantes de Morsi fueron decepcionantes y no estuvieron a la altura de las expectativas. El equipo de Morsi no era apto para estar al frente de una pequeña tienda, y mucho menos de la presidencia de Egipto. Pobre gente".

Golpe militar que derrocó a Mohamed Morsi en Egipto- Caricatura [Carlos Latuff/MonitordeOriente]

No sé por qué el jeque Hamad hizo esos comentarios, ya que hace tiempo que no ocupa ningún cargo oficial en Qatar. Sin embargo, lo que parece seguro es que intentaba restar importancia a las capacidades de los Hermanos Musulmanes, que atraviesan una serie de circunstancias muy difíciles desde que Morsi fue víctima de un golpe militar en 2013.

Aunque los comentarios del jeque Hamad plantean una serie de interrogantes sobre las calificaciones, habilidades y carreras de los líderes y funcionarios de la Hermandad Musulmana dentro y fuera de Egipto, la historia del movimiento sugiere que fue el grupo islámico más grande y eficaz gobernado por un sistema descentralizado. A pesar de todo lo ocurrido, sigue siendo la organización política más organizada del mundo árabe e islámico. Los observadores objetivos creen que también es la más popular y que ganaría cualquier elección libre y justa en cualquier momento, incluso frente a las feroces campañas para desacreditarla.

Si realmente es así, ¿por qué fracasaron los Hermanos Musulmanes en Egipto, así como en Siria, Libia, Túnez y Marruecos? La verdad es que no fracasó; el propio movimiento fracasó por los liberales, que fueron muy críticos con las dictaduras de sus países y pidieron elecciones democráticas, pero luego no respetaron los resultados. A la Hermandad también le falló la hipócrita comunidad internacional, que también se negó a apoyar a los ganadores de las elecciones y no dio a los islamistas ningún espacio ni margen de maniobra para gobernar realmente sus países. Quedó muy claro que Israel y sus aliados occidentales, especialmente Estados Unidos, apuntalaron los restos de las tiranías derrocadas y reclutaron a unos medios de comunicación complacientes para desestabilizar a los países con gobiernos islamistas.

Estoy seguro de que el jeque Hamad es consciente de los logros de la Hermandad en todo el mundo, no sólo en Egipto y los países árabes. Estoy seguro de que sabe muy bien que la Hermandad Musulmana sentó las bases de todos los Estados del Golfo, incluido Qatar. Fueron funcionarios y miembros de la Hermandad, como el jeque Yousef Al-Qaradawi, Abdul Badei Saqr y Qasim Darwish, quienes elaboraron los planes de estudio utilizados en las escuelas y universidades de Qatar. El jeque Qaradawi, nacido en Egipto, sigue siendo el erudito musulmán más eficaz de Qatar. Él y sus colegas aburguesaron a los qataríes y les enseñaron la orientación y los conceptos moderados del Islam. El jeque Hamad debe saberlo.

LEER: La invasión rusa de Ucrania puede costar a Egipto 955 millones de dólares en facturas de importación de trigo

Mohamed Badie, Guía Supremo de los Hermanos Musulmanes durante la presidencia de Morsi en Egipto, fue clasificado entre los 100 mayores científicos árabes por la Enciclopedia Científica Árabe publicada por el Servicio de Información Egipcio en 1999. El propio Morsi fue calificado como el mejor parlamentario en 2005, cuando era el jefe del bloque parlamentario de los Hermanos Musulmanes y se enfrentó con gran valentía a la corrupción del gobierno y a los proyectos de ley falsos que pasaban por el parlamento egipcio.

Morsi fue el segundo profesor asociado en la historia del mundo en convertirse en jefe de Estado elegido. El primero fue el presidente estadounidense Woodrow Wilson, que ocupó el cargo de 1913 a 1921. Como presidente, Morsi tenía previsto aumentar el gasto en investigación y desarrollo hasta el 2,5% del producto interior bruto, vincular los institutos de investigación a la industria y promover la protección de la propiedad intelectual. No creo que tales planes figuren en la agenda de ningún otro presidente del mundo árabe.

Durante la presidencia de Morsi, Egipto tuvo, por primera vez, un profesor como presidente de la Asamblea Popular; Saad El-Katatny es profesor de microbiología. El Consejo de la Shura también estaba presidido por un profesor, Ahmed Fahmy, profesor de farmacología en la Universidad de Zagazig. La lista de estos eminentes nombramientos es larga, y el jeque Hamad lo sabe muy bien, pero decidió ignorarlo.

Al margen de la política, la Hermandad Musulmana dirige grandes redes de caridad social y médica que han servido a millones de egipcios que no podían disfrutar de servicios públicos gratuitos debido a la mala gestión y la corrupción que ha asolado a los sucesivos gobiernos egipcios durante muchos años.

Creo que los comentarios del jeque Hamad pretendían desacreditar a los Hermanos Musulmanes, porque él y los que están como él en los regímenes de todo Oriente Medio saben que el movimiento es realmente capaz de ganar elecciones y desplazar a los corruptos e incompetentes que ocupan puestos de poder. Es razonable sugerir que fue apartado de los círculos de toma de decisiones en Qatar antes de la transición del poder al jeque Tamim Al-Thani debido a su odio a la Hermandad. Sin embargo, el emir Tamim aprecia la contribución del movimiento al desarrollo de su país.

LEER: Las limitadas opciones de Egipto ante la crisis ucraniana

La gente de la región sabe que si la Hermandad Musulmana estuviera en el gobierno -y, lo que es más importante, se le permitiera gobernar adecuadamente- la vida daría un giro a mejor. Eso es lo que ha sucedido en Turquía, donde los islamistas moderados cercanos al movimiento han estado en el gobierno durante dos décadas. Han hecho que el país pase de ser un Estado deudor a un Estado acreedor y que el PIB pase de 680,20 dólares en 2000 a 2.471,70 dólares en 2020.

Según el Instituto de Estadística turco, las exportaciones de harina del país han aumentado bajo los islamistas, pasando de unas 355.000 toneladas en 2000 a 3,5 millones de toneladas en 2017. Turquía se convirtió en el mayor exportador de harina del mundo en 2021. Egipto, por su parte, sigue sin poder alimentar a sus ciudadanos sin enormes importaciones y sin ayuda internacional.

Todo esto me dice que los islamistas sí son capaces de dirigir un Estado si se les da la oportunidad de hacerlo sin interferencias externas. El jeque Hamad y los de su calaña tienen que entender que si los árabes y los musulmanes quieren contarse entre las potencias mundiales, un buen comienzo sería tener un gobierno islamista, de lo contrario seguirán esclavizados por los ávidos de poder que roban los recursos nacionales y tiran las migajas a sus ciudadanos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgipto

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines