Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Si Ucrania puede tener una brigada internacional, ¿por qué no pueden Palestina y Siria?

Un soldado ucraniano es visto detrás de unos neumáticos en el barrio de Zhuliany de Kiev durante la invasión militar rusa de Ucrania, el 26 de febrero de 2022 [Aytaç Ünal / Agencia Anadolu].

La ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss, ha declarado que apoyará a quien quiera ir a Ucrania para unirse a una brigada internacional de combatientes contra Rusia. Describió tal misión como una participación en una batalla "por la libertad y la democracia".

Sin embargo, no puedo evitar preguntarme sobre aquellos que han dejado las costas británicas para luchar en el extranjero sólo para que un gobierno británico insensible les revoque la ciudadanía. La única diferencia que veo entre los que quieren luchar en Ucrania y los que quieren luchar en Palestina, Siria, Libia o Irak es el color de la piel y la fe.

Hay al menos 100.000 musulmanes viviendo en Kiev. ¿Va a apoyar Truss a sus hermanos británicos y europeos que quieren salir a luchar junto a ellos en la capital ucraniana? El domingo por la mañana declaró a la BBC que es la gente la que debe tomar sus propias decisiones en estas situaciones; también dijo que los ucranianos están luchando por la libertad, "no sólo por Ucrania, sino por toda Europa".

¿Por qué, me pregunto, la democracia y la libertad son más preciadas en Europa que, por ejemplo, en Siria, donde el dictador Bashar Al-Assad intenta aplastar los últimos vestigios de una revolución en la que los sirios se atrevieron a soñar con su propio Estado democrático? ¿Y por qué los palestinos que se resisten a la brutal ocupación israelí son demonizados como "terroristas" y rechazados por el Occidente "democrático" y aparentemente amante de la libertad? Conozco a muchas personas a las que les gustaría salir y unirse a los palestinos en defensa de sus legítimos derechos en su lucha por la supervivencia contra el apartheid israelí.

Mientras el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, insta a los ciudadanos extranjeros a "unirse a la defensa de la seguridad en Europa", su gobierno está dispuesto a armar una legión "internacional" de extranjeros voluntarios que deseen unirse al ejército ucraniano en su lucha contra las fuerzas rusas. "Esto no es sólo una invasión de Rusia a Ucrania", señaló en su página web oficial. "Este es el comienzo de una guerra contra Europa. Contra la unidad europea".

Los líderes palestinos han hecho declaraciones similares sobre la garantía del futuro del tercer lugar más sagrado del Islam, el Noble Santuario de Al-Aqsa en Jerusalén, que está siendo atacado por las fuerzas de ocupación israelíes, incluidos los colonos ilegales. Si se hiciera un llamamiento internacional para que millones de musulmanes de todo Occidente protegieran Al-Aqsa de los designios asesinos de los israelíes, ¿lo aprobaría la ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss? De alguna manera, lo dudo. Como escribí hace un par de días, "la crisis de Ucrania expone la hipocresía de Israel y sus aliados sionistas". Entre estos últimos se encuentra Truss y el gobierno en el que tiene un alto cargo.

"Todos los que quieran unirse a la defensa de la seguridad en Europa y en el mundo pueden venir y estar hombro con hombro con los ucranianos contra los invasores del siglo XXI", dijo Zelenskyy. Ahora imaginen que el líder de Hamás, Ismail Haniyeh -cuya elección democrática como primer ministro palestino en 2006 fue rechazada por esos mismos aliados sionistas- lanzara una invitación semejante a los musulmanes de todo el mundo, y a Gran Bretaña en particular, para proteger al pueblo de la Palestina ocupada de Israel y su colonialismo de colonos. El apartheid, recuérdese, es similar a un crimen contra la humanidad, y la anexión de territorio mediante acciones militares es ilegal; Israel es culpable de ambas cosas.

Además, algunos de los colonos y soldados que refuerzan y hacen cumplir la ocupación israelí de Palestina tienen pasaportes británicos y otros europeos. Pero oye, eso está bien, al parecer, porque son blancos y judíos, mientras que los que se oponen a ellos son "sólo" árabes.

LEER: No es una cuestión de geopolítica común

En 2019, visité una clínica para amputados en la que se enseñaba a niños sirios traumatizados a caminar de nuevo. Conocí a médicos, profesores y cooperantes británicos a los que se les ha retirado la ciudadanía por trabajar en Idlib, en manos de los rebeldes. Al no poder presentar un recurso legal contra la decisión del gobierno británico desde una zona de guerra, se encuentran ahora en un agujero negro legal.

No cogieron armas ni salieron a luchar; simplemente querían ayudar al pueblo sirio de a pie en su lucha por la democracia y la mejor manera de hacerlo era utilizando los conocimientos que tienen. Todos ellos deben preguntarse por qué el gobierno británico, que les quitó el pasaporte, está dispuesto a respaldar a quienes pretenden hacer lo mismo en Ucrania, e incluso tomar las armas allí. ¿Puede haber un ejemplo más flagrante de hipocresía, islamofobia y racismo que el que están mostrando Liz Truss y, presumiblemente, su jefe Boris Johnson y sus colegas del gabinete?

Cuando la gente tiene problemas, la naturaleza humana es querer ayudar de cualquier manera. No se me ocurriría criticar a nadie que quiera unirse a una brigada internacional para ayudar a los ucranianos en su lucha. Pero si eso está bien, entonces también debería estar bien que otros vayan a ayudar a la gente de Palestina, Chechenia, Libia, Siria, Yemen, la Cachemira ocupada y otros lugares problemáticos.

En la década de 1930, unos 60.000 jóvenes abandonaron Norteamérica y Europa para unirse a la Brigada Internacional, grupos de voluntarios extranjeros que lucharon en el bando republicano contra las fuerzas fascistas nacionalistas durante la Guerra Civil española (1936-39). Lo que rara vez se informa es que, aunque muchos abandonaron Gran Bretaña para luchar por los republicanos, también hubo algunos que lucharon junto a los fascistas. Ni unos ni otros tuvieron problemas cuando volvieron a Gran Bretaña.

Aunque Truss y el secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, insisten en que no se enviarán soldados británicos a Ucrania para luchar, es necesario aclarar la posición de los ciudadanos británicos que decidan unirse a la brigada internacional. La ministra de Asuntos Exteriores debe explicar por qué la defensa de la democracia en Ucrania es aceptable, pero levantarse contra tiranos, dictadores y regímenes autoritarios en otros lugares no lo es. Tenemos derecho a saberlo. Más aún, también lo tienen los pueblos de la Palestina ocupada y de Siria. Si los ucranianos pueden ser ayudados por una brigada internacional, ¿por qué ellos no?

LEER: La crisis de Ucrania pone al descubierto la hipocresía de Israel y sus aliados sionistas

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónRusiaSiriaSmall SlidesUcrania

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines