Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía e Israel tratan de normalizar sus relaciones a pesar de sus respectivas preocupaciones

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan pronuncia un discurso tras la reunión del Gabinete en Ankara, Turquía, el 3 de enero de 2022. [Doğukan Keskinkılıç - Agencia Anadolu]

En las últimas semanas, las relaciones entre Turquía e Israel se han descongelado ligeramente, a pesar de las declaraciones hostiles de sus dirigentes. Los responsables de ambos países están intentando sacar la relación de las profundidades a través de los medios de comunicación y de los canales políticos y de seguridad.

Detrás de la consideración seria de la normalización de sus relaciones se encuentra probablemente su creencia de que las relaciones bilaterales son importantes para la seguridad y la estabilidad de la región. También creen que las diferencias pueden minimizarse si existe un entendimiento mutuo en cuestiones bilaterales y regionales. Esto sigue siendo así a pesar de que no tienen relaciones diplomáticas significativas desde 2018, tras las protestas de Turquía por el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a la Jerusalén ocupada, y la brutal respuesta israelí a las manifestaciones de la Gran Marcha del Retorno a lo largo de la frontera nominal en la Franja de Gaza. Ankara retiró a su embajador y ordenó al embajador israelí que regresara a Tel Aviv. En diciembre de 2020, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan anunció que estaba interesado en mejorar las relaciones con Israel, pero subrayó que la cuestión palestina es una línea roja para él.

Cuando los respectivos embajadores regresaban a Ankara y Tel Aviv, en mayo del año pasado estalló la última agresión israelí contra los palestinos en Gaza, y Erdogan emitió una serie de mensajes antiisraelíes. Sin embargo, en junio tuvo lugar la primera conversación entre Erdogan y su homólogo israelí, Isaac Herzog, y Turquía envió un agregado cultural a Israel por primera vez en una década. Este último respondió con dudas, ya que no estaba claro hasta qué punto había un deseo turco de pasar página en sus relaciones, y si se trataba de un mero intento de sabotear la estrecha relación entre Israel, Grecia y Chipre.

LEER: La invención de Oriente Medio

El deshielo de las relaciones debe considerarse en el contexto de los esfuerzos de Israel por normalizar las relaciones en todo Oriente Medio. Turquía está haciendo lo mismo. Hasta la fecha se han celebrado dos rondas de conversaciones con Egipto para preparar el regreso de los embajadores a Ankara y El Cairo. Incluso hay un avance interesante en el restablecimiento de las relaciones con los Emiratos Árabes Unidos, a pesar de que Ankara cree que Abu Dhabi fue instrumental en el intento fallido de golpe de Estado de 2016.

A pesar del deterioro de las relaciones políticas entre Israel y Turquía en la última década, los vínculos económicos han crecido, ya que dos tercios del comercio entre ambos se componen de exportaciones de Turquía a Israel. En 2019, medio millón de turistas israelíes visitaron Turquía, una cifra similar a la registrada antes del secuestro israelí del Mavi Marmara en 2010 y del resto de la Flotilla de la Libertad que se dirigía a Gaza con ayuda humanitaria. La importancia y el valor de las relaciones con Israel aumentaron durante la recesión económica turca. Israel creía que los vínculos económicos podían ser la base para mejorar las relaciones con Turquía.

Tanto Turquía como Israel mantienen estrechas relaciones con Azerbaiyán. Para Israel, Azerbaiyán es un aliado estratégico en la guerra fría contra Irán y un importante proveedor de energía. En el otoño de 2020, cuando Azerbaiyán utilizó armas israelíes y turcas para derrotar a Armenia por Nagorno-Karabaj, fue cuando Israel y Turquía cooperaron indirectamente.

No obstante, sigue habiendo muchos puntos de fricción entre Ankara y Tel Aviv, como el apoyo de Turquía a los Hermanos Musulmanes y a Hamás, así como sus actividades en Jerusalén Este, donde financia la restauración de lugares históricos y la apertura de instituciones culturales. En respuesta, Israel está apoyando a Grecia y Chipre, lo que molesta a Turquía en lo que respecta a cuestiones críticas de seguridad en el Mediterráneo oriental y en la República Turca del Norte de Chipre. Esto pone obstáculos a una mejora real de las relaciones con Israel.

LEER: Israel no es un Estado normal

Además, la condena por parte de Ankara de la agresión israelí contra Gaza del año pasado fue un recordatorio de la fragilidad de su relación con el Estado de ocupación, ya que Erdogan aprovecha cada oportunidad posible para mencionar la importancia de la cuestión palestina. De ahí que cualquier escalada en la Palestina ocupada pueda dañar los vínculos entre Ankara y Tel Aviv. También hay que tener en cuenta que la política turca es, en general, unánime en su oposición a Israel, quizá porque la influencia política de las fuerzas armadas turcas se ha debilitado. El ejército fue una vez un importante factor pro-israelí.

En 2016, cuando la crisis del Mavi Marmara llegó a su fin, Israel se vio en la necesidad de transportar gas natural a través de Turquía hacia Europa. Esto no ayudó a sus relaciones con Grecia, pero en cualquier caso los diplomáticos israelíes consideraron que era mejor para Israel hacer hincapié en los beneficios de restablecer las relaciones con Turquía, lo que llevó al intercambio de embajadores, el fortalecimiento del diálogo estratégico con Siria e Irán, el aumento del nivel de comercio y turismo, la ampliación de la cooperación política y civil, y la búsqueda de la ayuda turca para llegar a un acuerdo con los palestinos.

Sin embargo, en un momento en el que se siguen intercambiando mensajes entre Turquía e Israel, sigue habiendo algunos en el Estado de ocupación que creen que este acercamiento no debe ir en detrimento de las relaciones triangulares Israel-Grecia-Chipre. Esta alianza permite a Israel explorar en busca de gas más ampliamente en el Mediterráneo oriental. Esto tiene el potencial de generar aún más beneficios y aumentar la influencia política de Tel Aviv con los vecinos de Turquía.

¿Aceptará Herzog la invitación de Erdogan para visitar Turquía? ¿Y la reciente reunión del líder turco con rabinos judíos envía señales positivas sobre el desarrollo de las relaciones con Israel? Habrá que esperar y ver. Mientras tanto, los israelíes intentan decidir si la Turquía de Erdogan ha cambiado su visión de Israel con fines estratégicos, o si simplemente se está reposicionando tácticamente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines