Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Túnez vuelve al punto de partida y debe anteponer las libertades civiles

Tunecinos protestan por la toma de poder del presidente Kais Saied en Túnez, el 14 de noviembre de 2021 [Nacer Talel/Anadolu Agency].

La defensa de las libertades civiles en Túnez vuelve a ser una prioridad para los partidos, los activistas y los observadores, después de que se creyera que la cuestión se había resuelto como una de las constantes de la política tunecina. Las organizaciones internacionales de derechos humanos y las democracias occidentales han alertado de que las libertades están amenazadas, y han pedido al presidente Kais Saied que respete la democracia institucional.

"La revolución democrática tunecina fue algo que inspiró esperanza en todo el mundo, y ciertamente queremos que se preserve en todos los valores democráticos", declaró el 21 de enero el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. Añadió que la ONU ha seguido la situación en Túnez "con preocupación", y que espera ver "el pleno restablecimiento de un marco institucional democrático que funcione para todos los tunecinos".

¿Qué significado tiene esta declaración? ¿Y cuáles son sus implicaciones para la imagen de Túnez en el extranjero?

Ha quedado claro que las libertades en Túnez están disminuyendo significativamente, a pesar de la firme negación y "certeza" de Saied de lo contrario. Él cree que está librando una guerra limpia contra la corrupción y los que conspiran contra él y el país; aún no se ha dado cuenta de la gravedad de las vulneraciones que acompañan a las decisiones que ha tomado y a las medidas que ha impuesto. La mayoría de las organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil han condenado explícitamente los abusos, y han exigido que el poder ejecutivo los abandone y vuelva a respetar la ley, así como las libertades individuales y colectivas. Lo que está haciendo el presidente ha sido descrito como la aplicación de "políticas sistemáticas" y el cambio de las reglas del juego establecidas por la Constitución de 2014.

LEER: La invención de Oriente Medio

Básicamente estamos escuchando las mismas advertencias que se escuchaban antes de la revolución. Volvemos al punto de partida. Entonces, como ahora, el presidente y quienes le apoyan no se dieron cuenta del peligro de restringir las libertades. A Zine El Abidine Ben Ali no le importaron las posiciones explícitas anunciadas por las organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos; no vio las luces rojas que tenía delante, advirtiendo del inminente momento decisivo de su vida política. Advertían del creciente aislamiento internacional de Túnez. Ben Ali no lo entendió hasta que fue demasiado tarde.

El ex presidente tunecino Zine El-Abidine Ben Ali en Túnez en julio de 1998 [FETHI BELAID/AFP via Getty Images].

Cuando Guterres habla en un lenguaje tan claro y sin ambigüedades, quiere decir que la situación en Túnez avanza rápidamente hacia la internacionalización. Esto es muy malo para el país; el pueblo no lo aceptará porque teme que perjudique sus intereses nacionales y su soberanía. Algunos partidos ya han condenado la posible "injerencia exterior" en los asuntos tunecinos, pero olvidan lo que ocurría antes de la revolución, cuando los organismos estatales se escudaban en la necesidad de aliviar la presión exterior y acusaban a los opositores de emplear e intimidar en el extranjero. Este debate continuó hasta que los tunecinos se sublevaron y Ben Ali se vio obligado a huir al no tener a nadie en su país ni en el extranjero que le apoyara y defendiera.

Kais Saied no es un clon de Ben Ali, pero parece que hay gente que le empuja en la misma dirección. Algunos quieren resolver la disputa entre el presidente y sus adversarios políticos con medidas excepcionales, incluida la vía de la seguridad, que suele socavar la legitimidad de los presidentes, les hace perder muchos aliados, fortalece a sus adversarios y ofrece una oportunidad de oro para cambiar todo el panorama político.

LEER: La revolución fue asesinada por su propia gente

El presidente Saeed quiere ahora resolver su problema con el poder judicial, y una vez más no presta atención a los medios que ha adoptado en lo que parece una guerra abierta. También subestima lo que se puede hacer para defender la legitimidad del poder judicial, especialmente en lo que respecta a su independencia, que es una de las piedras angulares de un sistema democrático sólido.

Se trata de una cuestión delicada que podría ocupar un lugar central en los esfuerzos de internacionalización, que se refuerzan día a día. Cuando los jueces se integren en el frente contra la política del presidente, esto podría provocar cambios fundamentales en Túnez. En ese momento, ni el ministro de Asuntos Exteriores ni los diplomáticos tunecinos podrán convencer al mundo de que el poder judicial es una profesión y no una autoridad independiente, y los partidarios del presidente Saied no podrán responder positivamente a todos los que afirman que el país avanza rápidamente hacia un sistema de gobierno presidencial y no parlamentario.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 23 de enero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines