Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La revolución fue asesinada por su propia gente

Egipcios portan pancartas durante una protesta contra el régimen del presidente egipcio Hosni Mubarak, el 28 de enero de 2011 [LOUISA GOULIAMAKI/AFP/Getty Images].

Estamos a punto de conmemorar el undécimo aniversario de la revolución egipcia. Si el golpe que llevó al poder a Abdel Fattah Al-Sisi no se hubiera producido en 2013, creo que la revolución siria habría triunfado; ¿quién sabe cuál habría sido entonces el destino del asesino Bashar Al-Assad? Las revoluciones de Yemen y Libia también habrían triunfado, creo, y ninguno de los dos países habría sido testigo de la guerra y la destrucción a escala masiva.

La revolución del 25 de enero fue la más grande de la historia moderna de Egipto. Aquel día de 2011, las masas se manifestaron espontáneamente contra la injusticia, la tiranía y la corrupción; rompieron la barrera del miedo transmitida durante generaciones y regímenes fascistas para exigir libertad, dignidad humana y justicia social.

Fue una maravillosa lucha humana que reunió a personas de todo el espectro político conectadas por la afiliación a Egipto por encima de cualquier otro vínculo. Estaban unidos. Sus cánticos por la libertad resonaron en todo el mundo árabe. Fue un drama con el que los egipcios habían soñado, y se hizo realidad.

Aunque derrocaron a un dictador y a su gobierno corrupto, no lo hicieron del todo. Este fue el mayor error de la revolución; dejó la puerta abierta para que los remanentes volvieran a conspirar con las potencias imperialistas y regionales, que aún temen que los vientos revolucionarios lleguen a sus países y derroquen sus tronos.

LEER: Todo indica que se avecina un nuevo levantamiento en Egipto

Me refiero concretamente al Reino de Arabia Saudí y al Estado de las conspiraciones sionistas, los Emiratos Árabes Unidos, sede de las contrarrevoluciones desde donde se urden todos los complots contra las naciones árabes y musulmanas. Estos dos países en particular convirtieron el sueño egipcio en una pesadilla, al igual que hicieron con las demás revoluciones árabes, por miedo a que su propio pueblo también quisiera el cambio y la democracia. Egipto suele estar al frente y los demás le siguen, por lo que se gastaron cientos de miles de millones de dólares para derrocar a un presidente elegido democráticamente en las primeras elecciones libres del país.

La revolución egipcia tampoco gustó a los dirigentes sionistas. Aparte de que quieren que Israel siga siendo el único oasis "democrático" de la región, también temen el despertar del pueblo árabe y los golpes de Estado contra sus gobernantes, que son los agentes de Israel en la región y los guardianes de su Estado usurpador.

No podemos perdonar a la élite egipcia, especialmente a los que participaron en la Revolución del 25 de enero y estuvieron entre sus iconos, por conspirar contra la revolución y ponerse en manos de sus enemigos sólo porque sus oponentes políticos llegaron al poder. Dieron la espalda a la democracia de la que presumían y se permitieron ser el lomo sobre el que cabalgaron los militares, junto con sus tanques, el 30 de junio de 2013, dando al golpe una fachada civil ante el mundo.

Esta élite corrupta había perdido la esperanza de conseguir algún puesto en el gobierno, así que se hizo la heroína mientras se desarrollaba el 30 de junio. Cuando habían cumplido su propósito, fueron encarcelados por los opresores. A pesar de sus gritos, son testarudos y demasiado orgullosos para admitir su error; odian ver a los islamistas en el poder y quieren excluirlos definitivamente de la escena política. Perversamente, al mismo tiempo exigen que se enfrenten al régimen y restauren la revolución de enero.

LEER: ¡Márchate, Sisi!

La revolución del 30 de enero fue pura en su intención y en su aplicación; no puede compararse en modo alguno con el golpe de Estado, que fue empañado con dólares y riales, y empapado con la sangre de inocentes. Lo que tenemos ahora en Egipto es una élite corrupta y oportunista que conspiró para derrocar la revolución, dejándonos en el desorden que vemos hoy.

Once años después de la revolución, los revolucionarios se han dividido en sectas y partidos, cada uno de los cuales sigue su propio camino y acusa a los demás. Las fuertes divisiones y la polarización se han convertido en una característica de los egipcios, incluso dentro de la misma familia. La canción "Nosotros somos un pueblo, y vosotros sois otro pueblo" salió después del golpe, y era cierta. Lo denunciamos en su momento, pero era la expresión de una realidad bien planificada y con gran malicia, para dividir al pueblo de Egipto y convertirlo en sectas, cada una con sus propios mártires y detenidos a los que defienden. No preguntan por los mártires y detenidos del otro bando, sino que los maldicen, tristemente. Los conciudadanos y hermanos de religión se convierten en el "otro"; este es el lenguaje en el que hablan ahora los egipcios.

Recordando la revolución egipcia - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

La verdad es que este plan fue puesto en marcha por el régimen una vez que era obvio que la revolución triunfaría y que el ex presidente Hosni Mubarak sería derrocado, pero se dejó en suspenso hasta que la llama de la revolución se enfrió entre el pueblo. Esto facilitó que apoyaran el golpe de Estado que también se preparaba desde ese día. La sedición se alimentó durante los dos años anteriores al golpe y se sembraron las semillas del odio.

Inmediatamente después del derrocamiento de Mubarak, los jóvenes de las plazas fueron acorralados en decenas de coaliciones y partidos, y debidamente domesticados. El general de división Sameh Seif Al-Yazal admitió en una de sus entrevistas televisivas tras el golpe que las fuerzas armadas financiaron partidos juveniles para desafiar a los Hermanos Musulmanes.

LEER: ¿Por qué los cristianos de Egipto apoyan a Al- Sisi?

Teniendo en cuenta todo lo sucedido, ¿es posible restablecer la armonía entre los egipcios, como había en 2011? ¿O seguiremos asistiendo a un círculo vicioso de acusaciones y contraacusaciones? No en vano seguimos llorando sobre la leche derramada y conmemoramos cada aniversario de la Revolución del 25 de enero con llantos y agravios.

Sin embargo, nos olvidamos de Egipto. Millones de sus habitantes participaron en su revolución, y hoy se les exige que dejen de lado sus diferencias y salgan a salvarla. Todo el mundo contribuye de un modo u otro a la horrible situación en la que se encuentra Egipto, pero seguimos actuando sin una visión. Uno de los puntos débiles de la revolución fue la ausencia de un líder, y esto sigue siendo así. Sus "padres" ilegítimos sólo salieron a la luz a posteriori; ay de ellos, que han desperdiciado la sangre de los mártires.

La revolución fue realmente la revolución de un pueblo contra la injusticia y la tiranía. Fue un regalo del Todopoderoso, pero no la protegimos ni la preservamos. Fue una revolución asesinada por su propio pueblo. Nos merecemos lo que nos espera ahora.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines