Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando los Acuerdos de Argel

El primer grupo de empleados de la embajada de EE.UU. liberados en Teherán celebran una rueda de prensa el 18 de noviembre de 1979, el día después de que el ayatolá Jomeini ordenara la liberación de todas las mujeres y los rehenes negros de EE.UU. [H. KOTILAINEN/AFP vía Getty Images]

Un día como hoy en 1981 se firmaron acuerdos entre Estados Unidos y la naciente República Islámica de Irán para poner fin a la crisis de los rehenes en la embajada de Teherán y liberar los bienes iraníes incautados por Washington. Aunque los acuerdos condujeron a la liberación de los rehenes, dejaron un legado duradero en la relación, o la falta de ella, entre Washington y Teherán, que aún persiste en forma de sanciones impuestas por Estados Unidos y una postura desafiante por parte del gobierno iraní.

Una serie de acuerdos, principalmente para resolver la crisis de los rehenes en Irán

Cuándo: 19 de enero de 1981

Dónde: Argel, Argelia

¿Qué ocurrió?

Durante las caóticas consecuencias de la Revolución Islámica de 1979, las revueltas populares que condujeron al derrocamiento del Sha Mohamed Reza Pahlavi, un numeroso grupo de entre 300 y 500 estudiantes islamistas asaltó el 4 de noviembre el recinto de la Embajada de Estados Unidos en Teherán y tomó como rehenes a 65 ciudadanos estadounidenses. Se dijo que era una respuesta a la llegada del Sha a Estados Unidos para recibir tratamiento médico en las semanas anteriores. Los estudiantes exigieron su extradición.

En las primeras semanas de la crisis, trece de los rehenes fueron liberados, entre ellos todas las mujeres y los afroamericanos por considerarlos "minorías oprimidas". El resto permaneció retenido durante 444 días. El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, respondió a la crisis imponiendo sanciones sin precedentes a Irán, cortando los lazos militares y comerciales con el petróleo y congelando sus activos. A esto le siguió la ruptura de relaciones diplomáticas el 7 de abril de 1980.

Tras una misión de rescate fallida en el mismo mes, que se saldó con la muerte de ocho militares estadounidenses a causa de una tormenta de arena en el desierto iraní, todos los rehenes fueron liberados el 20 de enero de 1981, momentos después de que el sucesor de Carter, Ronald Reagan, jurara su cargo tras una aplastante victoria electoral. La gestión de la crisis de los rehenes fue especialmente perjudicial para la campaña electoral de Carter.

Sin embargo, antes hubo una serie de negociaciones secretas entre Estados Unidos e Irán, en las que Suiza y Argelia aceptaron representar los intereses de ambos países respectivamente. Argelia se convirtió en el principal intermediario, supervisando lo que se convirtió en los Acuerdos de Argel.

LEER: Riesgos y oportunidades para el mundo en 2022

El principal resultado de los acuerdos fue la liberación de los rehenes y la creación de un tribunal especial para resolver cientos de disputas comerciales y el descongelamiento de los activos iraníes. El tribunal sigue funcionando en La Haya. En una de sus sentencias más controvertidas, en 2016 concedió un acuerdo a Irán por un contrato de equipamiento militar anterior a la revolución, con intereses, que ascendía a 1.700 millones de dólares.

Otras disposiciones importantes de los acuerdos eran que Estados Unidos se comprometía a no interferir en los asuntos militares o políticos de Irán; el compromiso de Estados Unidos de retirar todas las reclamaciones legales contra Irán en los tribunales estadounidenses, incluidas las posibles reclamaciones de los propios rehenes; y que Estados Unidos devolvería a la República Islámica las propiedades y los bienes pertenecientes al Sha y a su familia. Esto último sólo se cumplió parcialmente debido a las complejidades legales de Estados Unidos.

¿Qué ocurrió después?

El 20 de enero de 1981, todos los rehenes estadounidenses desembarcaron en Argel y regresaron a su país una semana después. En contra de los términos de los acuerdos, Estados Unidos no levantó todas las sanciones ni se adhirió al principio de no injerencia; la administración Reagan, por ejemplo, financió a grupos de oposición iraníes en el exilio designados como terroristas por Teherán.

Por su parte, Irán siguió apoyando y respaldando la toma de rehenes y los atentados terroristas contra los intereses estadounidenses. Esto llevó a que Estados Unidos designara a Irán como Estado patrocinador del terrorismo en 1984.

El efecto general de los Acuerdos de Argel favoreció más a Estados Unidos que a la República Islámica, que quedó aún más aislada como Estado paria. La vulnerable posición económica y política de Irán también la hizo propicia para la invasión de Saddam Hussein con la devastadora guerra Irán-Iraq (1980-1988).

En Irán, los partidarios del ayatolá Ruhollah Jomeini utilizaron el incidente para consolidar el poder contra los políticos de tendencia más democrática. Sin embargo, a pesar de que la República Islámica enmarcó la crisis y los acuerdos como una victoria sobre el "Gran Satán", otros, como el presidente Abdolhassan Bani Sadr y el ex primer ministro Mehdi Bazargan, se mostraron críticos con los acuerdos y consideraron que Irán no consiguió asegurar la riqueza del Sha ni recuperar todos sus activos congelados.

Los Acuerdos de Argel y los acontecimientos que condujeron a su firma, tanto la crisis de los rehenes como el golpe de Estado respaldado por Estados Unidos que llevó al Sha al poder por segunda vez, han mantenido a Estados Unidos e Irán en una trayectoria de colisión desde entonces y han contribuido a conformar la política de Estados Unidos sobre Irán para los sucesivos presidentes, principalmente en forma de sanciones económicas. Irán también ha aprovechado la experiencia para volverse más autosuficiente y desafiante en la escena internacional, y Teherán cita con frecuencia los Acuerdos de Argel para recordar el acuerdo jurídicamente vinculante con Estados Unidos contra la injerencia en sus asuntos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArgeliaArtículosArtículos de OpiniónEEUUIránOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines