Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A pesar de su armamento de última generación, el ejército de ocupación israelí es más débil que nunca

El jefe del Estado Mayor del ejército de ocupación israelí, Aviv Kochavi, el 12 de noviembre de 2019 en Tel Aviv [Amir Levy/Getty Images].

Tres años después de que Aviv Kochavi asumiera el mando del ejército de ocupación israelí, los corresponsales militares y los expertos hacen un balance de sus logros y fracasos, y pronostican lo que podemos esperar de él en su próximo cuarto y último año como jefe de Estado Mayor. Repasan los retos más destacados sobre el terreno a los que se espera que se enfrente en el tiempo que le queda en el cuartel general del ejército en Kiraya.

A pesar del material militar acumulado por el ejército de ocupación y de sus incesantes preparativos para luchar en más de un frente, de vez en cuando se oyen voces israelíes que advierten de lo que llaman un "desastre" que espera a las Fuerzas de Defensa de Israel. Ha disminuido la confianza de la opinión pública en la capacidad operativa del ejército debido al escaso calibre de sus recursos humanos y a la incapacidad de la tecnología militar para compensar la falta de preparación para el combate de sus soldados.

Se dice que la frustración está creciendo incluso dentro de las fuerzas armadas. Esto coincide con las amenazas existenciales a las que se enfrenta el estado de ocupación, incluso cuando los oficiales superiores reciben mensajes secretos sobre la disminución de las capacidades operativas. El aspecto más importante es el hecho de que, a pesar de un presupuesto fijado en 58.000 millones de shekels para este año, no se consiguen los resultados deseados; Israel sigue sin tener una sensación real de seguridad. Por el contrario, las cifras sugieren una organización corrupta y un comportamiento poco ético dentro de la infraestructura militar.

Otro dilema es que los resultados de los debates, seminarios y reuniones no siempre se transmiten eficazmente a las tropas sobre el terreno. Durante su formación, que suele durar ocho meses, los soldados y los oficiales subalternos no se reúnen con los oficiales superiores, y no son instruidos ni dirigidos adecuadamente. Demasiados oficiales superiores pasan demasiado tiempo en el escritorio.

LEER: El apartheid de Israel debe tener consecuencias para el Estado colonial

Estos fallos se traducen en problemas a la hora de mejorar las habilidades, en una disciplina deficiente y en la ausencia de buenos modelos de conducta, lo que significa que los estándares son más bajos que nunca, y que los comandantes de los cuerpos aplican cada uno sus propios estándares según su propia comprensión. Hay poco control o supervisión desde arriba. Faltan habilidades y conocimientos profesionales, y los soldados son cada vez más reacios a ser considerados para roles de combate en primera línea.

Al mismo tiempo, está claro que los altos mandos no quieren oír hablar de los problemas y no intentan resolverlos. En consecuencia, su relación con sus soldados se basa en el silencio mutuo. Ahora son habituales los informes poco fiables, que hablan de éxitos que no se produjeron mientras el caos reina en los cuarteles generales de las unidades. Las armas de los soldados pueden pasar semanas sin ser revisadas por los oficiales superiores.

Incluso el plan del que se jactaba Kochavi no ha dado todavía ningún resultado. Este incluía la fusión de algunas brigadas y batallones regulares, la mejora de las altas capacidades de combate multidimensional, la operación de helicópteros de combate, la recopilación de información y el uso de artillería de precisión, así como de equipos antitanque, de infantería y blindados. Sin embargo, los hechos sobre el terreno revelan que hay problemas para utilizar los últimos equipos debido a la falta de formación y a la enorme escasez de soldados profesionales.

El ejército israelí no sólo se enfrenta a problemas logísticos y prácticos, sino también a la falta de disciplina en muchos batallones. Las órdenes no se cumplen y no hay supervisión por parte de los oficiales superiores para asegurarse de que se han cumplido. Los oficiales subalternos y los soldados parecen no preocuparse por las repercusiones -si es que las hay- de no obedecer las órdenes. Pocos muestran alguna iniciativa, y sólo hacen lo que se les pide, nada más. Incluso son menos los oficiales que aparentemente predican con el ejemplo y ayudan a los soldados a cumplir con sus obligaciones. Varios oficiales israelíes de alto rango creen ahora que muchos de los batallones regulares pueden estar preparados para luchar en una guerra de bajo nivel, pero un conflicto a gran escala será un desastre.

La estrategia de "batalla entre guerras", especialmente en Siria, posiblemente haya logrado más de sus objetivos durante la época de Kochavi como jefe de Estado Mayor. En 2019 se llevaron a cabo decenas de operaciones, y su número aumentó en 2020 y de nuevo en 2021, incluyendo los ataques aéreos al puerto de Latakia en los últimos días. A medida que se espera que se produzcan más de estos ataques, surgen preguntas sobre la naturaleza exacta de sus objetivos y si se logran.

LEER: Se necesitan comités populares para hacer frente a los colonos ilegales israelíes

Más ataques significa que se necesitan más objetivos, y si es necesario atacar más objetivos con más personal y armamento involucrado, entonces sugiere que el enemigo se está haciendo más fuerte, no más débil. Eso es lógico. Además, es importante señalar que la fuerza aérea israelí está preocupada porque sus aviones no pueden operar libremente en el espacio aéreo libanés.

Aunque el aumento de los ataques israelíes contra las posiciones iraníes en Siria indica una continuación de la estrategia de "batalla entre guerras", no establece el escenario final de esta escalada. El lanzamiento de misiles de precisión es capaz de meter a Israel en situaciones difíciles. El Estado ocupante posee armas nucleares, algo que no tiene ninguno de sus vecinos, incluido Irán, pero este último y sus aliados están encantados de mantener a Israel débil y confundido. Esa es su estrategia, y parece estar funcionando.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines