Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El apartheid de Israel debe tener consecuencias para el Estado colonial

Un participante sostiene un cartel en el que se lee "Stop Israeli Apartheid" durante una protesta en solidaridad con los palestinos convocada por el actual conflicto con Israel frente a la embajada israelí en Varsovia, el 15 de mayo de 2021. [WOJTEK RADWANSKI/AFP vía Getty Images]

Aunque los palestinos llevan años denunciando el apartheid israelí, fue la organización no gubernamental B'Tselem la que saltó a los titulares hace un año al calificar a Israel de Estado de apartheid. Doce meses después, el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, ha expresado su preocupación por que la etiqueta se mantenga, sin otra razón que el sentimiento antiisraelí, si se le cree.

"Creemos que el año que viene habrá un debate sin precedentes por su veneno y su radiactividad en torno a las palabras 'Israel como Estado de apartheid'", dijo Lapid a los periodistas israelíes durante una sesión informativa sobre el Zoom.

La Corte Penal Internacional ha determinado que Israel ha cometido crímenes de guerra, y la Comisión de Investigación de composición abierta del Consejo de Derechos Humanos de la ONU también examinará los crímenes cometidos por el Estado colono-colonial. La retórica israelí trata ambas cosas como intromisiones en sus asuntos internos, completamente disociadas de sus vulneraciones del derecho internacional. El Estado y sus apologistas simplifican la más mínima apariencia de justicia como una campaña antiisraelí instigada por el pueblo palestino.

Cuando B'Tselem habló, el mundo escuchó, aunque fuera brevemente. El siguiente fue Human Rights Watch en abril del año pasado, cuando su informe "Un umbral cruzado" señaló que "las autoridades israelíes están cometiendo los crímenes contra la humanidad del apartheid y la persecución".

LEER: Abbas y su "optimismo" suponen un peligro para los palestinos

Israel está ahora realmente preocupado. No por el hecho de que sea claramente un Estado de apartheid, sino por las grietas en su narrativa que se exponen desde dentro y que influyen en la opinión pública mundial.

La posición privilegiada de Israel dentro de la comunidad internacional depende en gran medida del olvido de los palestinos, por lo que su narrativa de seguridad y "autodefensa" se ha convertido en un cómodo eslogan para determinar su capacidad de actuar con total impunidad. Incluso en el contexto de las investigaciones de la CPI y del CDH, Israel mantiene la ventaja por su negativa a cooperar y el doble rasero de la comunidad internacional cuando se trata de vulnerar el derecho internacional. Los parámetros, después de todo, no están grabados en piedra para los Estados poderosos, las antiguas potencias coloniales que apoyan la empresa colonial de Israel.

Israel ha aprobado la Ley de Estado-Nación convirtiéndose oficialmente en un Estado de Apartheid - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Es lamentable que se hayan ignorado las voces palestinas que piden a la comunidad internacional que reconozca el apartheid israelí. Al fin y al cabo, es su narrativa como población colonizada la que debería estar a la cabeza, si realmente se quiere hacer justicia y reclamar los derechos legítimos del pueblo palestino.

LEER: Una Autoridad Palestina sin futuro

La preocupación de Israel por su imagen es una cosa; la responsabilidad por su apartheid es otra. La comunidad internacional no ha dado hasta ahora ninguna prueba de que esté dispuesta a considerar los crímenes de Israel, incluido el apartheid, como violaciones que requieren justicia. Las investigaciones, las comisiones de investigación y las estadísticas han construido un cuadro completo a modo de referencia, pero nada más.

Sin embargo, si Israel expresa su preocupación por que su supuesta imagen prístina pueda verse empañada, ¿por qué no ir más allá? Si la designación de B'Tselem le pareció tan incriminatoria que sintió la necesidad de acosar al personal coartando su libertad de expresión, aunque las conclusiones de la ONG se basaran en hechos, es lógico que la narrativa de Israel, fabricada como está, se nutra de la violencia opresiva y de la aquiescencia y el silencio de la población de colonos ilegales.

Lamentablemente, sin embargo, Israel ha podido contar con la comunidad internacional para silenciar las voces palestinas. Las resoluciones no vinculantes en la Asamblea General de la ONU han jugado perfectamente a favor de las exigencias de Israel, en particular y por desgracia también debido al afán de la Autoridad Palestina de presentar el simbolismo como una victoria política.

La etiqueta de apartheid sólo será "venenosa", por citar a Lapid, si se aplica simbólicamente para silenciar a los palestinos mediante las mismas violaciones que se han convertido en su experiencia diaria y normalizada. Por tanto, corresponde a la comunidad internacional dejar de explotar una terminología precisa en beneficio de Israel. Su sistema de apartheid impuesto al pueblo de Palestina debe tener consecuencias para el Estado colonial. Los palestinos son las víctimas; sus voces son mucho más importantes que cualquiera de las insidiosas preocupaciones de Lapid.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines