Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El verdadero "escenario del día del juicio final": cómo el palestino en huelga de hambre, Abu Hawash, forzó una concesión israelí

Palestinos levantan pancartas mientras se manifiestan en apoyo del preso palestino en huelga de hambre Hisham Abu Hawash en la ciudad de Nablus, en el norte de la Cisjordania ocupada, el 4 de enero de 2022 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP via Getty Images].

Tan pronto como los medios de comunicación se hicieron eco del acuerdo entre el preso palestino Hisham Abu Hawash y las autoridades penitenciarias israelíes, los extremistas israelíes, encabezados por el miembro de la Knesset Itamar Ben-Gvir, asaltaron furiosamente el hospital Assaf Harofeh, donde estaba recluido Abu Hawash.

Activista político palestino, Abu Hawash, de 41 años, es padre de cinco hijos. Fue detenido por el ejército israelí en su casa de la localidad de Dura, cerca de Al-Jalil (Hebrón), en octubre de 2020. Durante los últimos 141 días consecutivos, antes del acuerdo, Abu Hawash ha llevado a cabo una huelga de hambre, que pasará a la historia de la resistencia palestina como una de las más largas y, posiblemente, más consecuentes.

Ben-Gvir y otros israelíes de derechas se enfurecieron por la decisión del gobierno de liberar a Abu Hawash el 26 de febrero, en un momento en el que la coalición de Naftali Bennet se esfuerza por demostrar sus credenciales pro-colonos judíos y sus políticas generales de línea dura contra cualquier forma de resistencia palestina. De hecho, para muchos israelíes, cualquier compromiso de este tipo se considera una derrota absoluta para Israel y una victoria incuestionable para los palestinos.

Liberar a los huelguistas de hambre - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

La firmeza de Abu Hawash, que, días antes del acuerdo, cayó en coma, mientras su cuerpo demacrado y enjuto flaqueaba bajo el inmenso dolor de su implacable huelga de hambre, fue la marca del tipo de resistencia que mostraron miles de presos palestinos en el pasado.

Actualmente hay 4.600 presos palestinos en las cárceles israelíes. La mayoría de ellos están encarcelados tras juicios en tribunales militares israelíes. Estos juicios no cumplen con los requisitos mínimos de imparcialidad definidos por el derecho internacional o las normas legales que se practican, incluso en países nominalmente democráticos.

Además, según el grupo de apoyo a los presos de Addameer, hay 500 palestinos que están recluidos sin juicio ni garantías procesales, un sistema draconiano conocido en Israel como "detención administrativa".

Abu Hawash también estuvo recluido según ese mismo sistema notorio, descrito por el grupo israelí de derechos humanos B'tselem como "encarcelamiento sin juicio ni cargos", basado en una acusación sin fundamento "de que una persona planea cometer un delito en el futuro".

La detención de Abu Hawash se renovó en repetidas ocasiones, como suele ocurrir cuando se detiene a los presos palestinos simplemente como forma de castigo por sus actividades políticas o su discurso contra la ocupación. En estos casos, se les mantiene en total aislamiento. Todos ellos sufren tortura psicológica y, en muchos casos, también física, en la que sus interrogadores israelíes se afanan por obtener confesiones que puedan utilizarse en su contra en los tribunales militares.

LEER: ¿Qué hay detrás del acuerdo para liberar a Hisham Abu Hawash?

Los juicios de Mohammed Al-Halabi son un ejemplo de ello. Es quizás la muestra más escandalosa del horrible sistema de la llamada detención administrativa. El director de operaciones de World Vision en Gaza lleva más de cinco años en régimen de aislamiento. Desde entonces, ha desfilado más de 150 veces ante un tribunal militar israelí. Uno de los humanitarios más destacados de Palestina vive ahora la interminable pesadilla de no estar libre ni ser acusado.

En el caso de Abu Hawash, la decisión de someterse a una huelga de hambre no fue arbitraria. Por el contrario, fue una decisión estratégica inspirada en la resistencia popular presenciada en Palestina el pasado mes de mayo y en el renovado sentimiento de vigor y unidad entre los palestinos.

La lucha por la libertad de los presos políticos de Palestina es uno de los pilares más unificadores de la causa palestina. Aunque la mayoría de los presos, como la mayoría de los palestinos, están directa o vagamente afiliados a partidos políticos concretos, estas afiliaciones se disipan rápidamente en cuanto entran -encadenados y amedrentados- en sus respectivas mazmorras israelíes.

Ya sean partidarios de Al Fatah, de Hamás, de un grupo socialista o de cualquier otro movimiento, un palestino, al ser encarcelado, deja de ser miembro de una facción per se, pero es ante todo un palestino. Esto se puede descifrar fácilmente a partir del tipo de literatura que suele salir de contrabando de las cárceles israelíes.

Por ejemplo, el documento de los presos de 2006, preparado y firmado por los líderes y miembros destacados de todos los partidos políticos palestinos en prisión, sigue siendo el llamamiento más fuerte y genuino a la unidad nacional jamás escrito. Este espíritu de unidad que emana del interior de las cárceles israelíes es precisamente la razón por la que el pueblo palestino sigue teniendo la percepción colectiva de que los presos son los verdaderos líderes de la sociedad palestina. Abu Hawash, al igual que muchos otros presos que se sometieron a la agotadora experiencia de la huelga de hambre, debía saberlo muy bien. También debe haber apreciado plenamente el hecho de que millones de palestinos de toda la Palestina ocupada y del mundo observaban con ansiedad y ya estaban actuando de diversas maneras para mostrar su solidaridad con Abu Hawash y su familia.

Un día antes de que Israel se comprometiera a liberar a Abu Hawash, una gran concentración en Gaza reunió a líderes comunitarios y portavoces de todos los grupos de resistencia. Una figura destacada prometió que la muerte de Abu Hawash se consideraría un acto de "asesinato", y prometió que pronto se produciría una rebelión para vengarlo. Horas más tarde, el gobierno israelí aceptó las condiciones establecidas por la familia de Abu Hawash.

LEER: ¿Será 2022 el "Año de los prisioneros palestinos"?

El extremista Ben-Gvir tenía en realidad razón. El gobierno israelí concedió, de hecho, una victoria a los palestinos. Pero, ¿por qué iba a conceder Israel en un momento en el que se niega a hacer una sola concesión con respecto a su construcción de asentamientos ilegales, su creciente apartheid, la ocupación militar o el estatus de Jerusalén? La razón no está relacionada con el prisionero en sí, sino con su centralidad en la conciencia colectiva de los palestinos. Si Abu Hawash muriera, Palestina habría estallado en una nueva rebelión y, a juzgar por los acontecimientos de mayo, se habrían puesto de manifiesto todo tipo de resistencias, una crisis que la tambaleante coalición de Bennett no puede permitirse.

Es una imagen bastante poderosa pensar que un moribundo, atado a la cama de un hospital, obligaría a Israel a ceder en un tema tan crucial como el de la libertad de un palestino. Imagínense lo que ocurriría si esta poderosa energía de Abu Hawash se multiplicara por miles como él, y se mantuviera por la resistencia de millones de palestinos en toda la Palestina ocupada. Este es el verdadero escenario del "día del juicio final" que más teme Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines