Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Israel está modificando su política de fuego abierto? Tres posibles respuestas

Soldados israelíes detienen a un manifestante palestino durante una protesta contra la expansión de los asentamientos israelíes en el pueblo de Jbara, al sur de Tulkarm, en la Cisjordania ocupada, el 1 de septiembre de 2020. [JAAFAR ASHTIYEH/AFP vía Getty Images]

De entrada, la decisión militar israelí de revisar sus políticas de fuego abierto en la Cisjordania ocupada parece desconcertante. ¿Cuál sería la lógica de dar a los soldados israelíes el espacio para disparar a más palestinos cuando los manuales existentes del ejército ya les habían concedido una inmunidad casi total y poca responsabilidad legal?

Las nuevas normas del ejército permiten ahora a los soldados israelíes disparar, e incluso matar, a los jóvenes palestinos que huyen con munición real por haber lanzado supuestamente piedras contra coches "civiles" israelíes. Esto también se aplica a situaciones en las que los presuntos "atacantes" palestinos no tienen piedras en la mano en el momento del disparo.

La referencia a los "civiles" en el manual revisado del ejército se aplica a los colonos judíos israelíes armados que han colonizado los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este, desafiando el derecho internacional y la soberanía palestina. Estos colonos, que a menudo operan como fuerzas paramilitares en coordinación directa con el ejército israelí, ponen en peligro la vida de sus propias familias al residir en tierras palestinas ocupadas. Según los retorcidos criterios de Israel, estos violentos israelíes, que han matado y herido a numerosos palestinos a lo largo de los años, son "civiles" que necesitan protección contra los "asaltantes" palestinos que lanzan piedras.

En Israel, lanzar piedras es un "delito grave" y los palestinos que las lanzan son "delincuentes", según Liron Libman, ex fiscal militar jefe de Israel, al comentar las nuevas normas. Para los israelíes, hay poco desacuerdo sobre estas afirmaciones, incluso por parte de quienes cuestionan la legalidad de las nuevas normas. El punto de discordia, según Libman y otros, es que "una persona que huye no representa una amenaza", aunque, según el propio Libman, "la nueva política podría estar potencialmente justificada", informó The Times of Israel.

Arzobispo Desmond Tutu: Un hombre de Dios al que le gustaba reír

El "debate" sobre la nueva política de fuego abierto en los medios de comunicación israelíes, da la falsa impresión de que algo fundamental ha cambiado en la relación del ejército israelí con los palestinos ocupados. Esto no es así en absoluto. Hay numerosos ejemplos diarios en los que se dispara y se mata impunemente a los palestinos, incluidos los niños, que tiran piedras o no, que van a la escuela o que simplemente protestan por la confiscación ilegal de sus tierras por parte del ejército israelí o de colonos armados.

En la aldea palestina de Beita, en el norte de Cisjordania ocupada, ocho palestinos desarmados han sido asesinados desde mayo. Este pequeño pueblo ha sido escenario de manifestaciones periódicas contra la expansión de los asentamientos judíos y contra el puesto de avanzada ilegal de Eviatar, en la zona rural palestina del monte Sabih. Entre las víctimas se encuentra Muhammad Ali Khabisa, de 28 años y padre de un niño de ocho meses, que fue asesinado a tiros el pasado septiembre.

Aunque las nuevas normas han hecho mucho hincapié en la condición de las supuestas víctimas israelíes, calificándolas de "civiles", en la práctica, el ejército israelí ha utilizado exactamente el mismo criterio para disparar, mutilar y matar a los palestinos que supuestamente lanzan piedras, incluso cuando no hay colonos armados presentes.

Un caso famoso, en 2015, fue el asesinato de un adolescente palestino de 17 años, Mohammad Kosba, a manos de un coronel del ejército israelí, Yisrael Shomer. Este último alegó que Kosba había lanzado una piedra contra su coche. Posteriormente, Shomer persiguió al adolescente palestino y le disparó por la espalda, matándolo.

El oficial israelí fue "censurado" por su conducta, no por haber matado al chico, sino por no haberse detenido "para apuntar correctamente", según The Times of Israel. El fiscal jefe militar israelí concluyó entonces que "el uso de la fuerza letal por parte de Shomer en el marco del protocolo de detención estaba justificado por las circunstancias del incidente".

El desprecio de Israel por el derecho internacional en sus ataques a los palestinos no es un secreto. Grupos de derechos humanos israelíes e internacionales han condenado repetidamente el comportamiento inhumano y bárbaro del ejército israelí en los territorios ocupados.

En un extenso informe ya en 2014, Amnistía Internacional condenó el "cruel desprecio de Israel por la vida humana al matar a decenas de civiles palestinos, incluidos niños, en la Cisjordania ocupada" a lo largo de los años. AI dijo que esos asesinatos habían tenido lugar "con casi total impunidad".

LEER: Tres planes de Israel para 2022

"La frecuencia y la persistencia de la fuerza arbitraria y abusiva contra manifestantes pacíficos en Cisjordania por parte de soldados y policías israelíes -y la impunidad de la que gozan los autores- sugiere que se lleva a cabo como una cuestión de política", se lee en el informe de Amnistía.

Incluso el propio grupo de derechos de Israel, B'tselem, está de acuerdo. La organización denunció la "política de disparar a matar" del ejército israelí, que también se aplica a "personas que ya han sido 'neutralizadas'". De hecho, en el caso de Abdel Fattah al-Sharif, un palestino al que un médico militar israelí, Elor Azaria, disparó a bocajarro en Al-Khalil (Hebrón) en 2016, no sólo fue 'neutralizado' sino que quedó inconsciente.

Según B'tselem, los "soldados y policías israelíes se han convertido en juez, jurado y verdugo". Teniendo en cuenta esta trágica y siniestra trayectoria, cabe preguntarse por qué el ejército israelí modificaría su política de fuego abierto en este momento concreto. Hay tres posibles respuestas:

Una, el gobierno y el ejército israelíes están anticipando un aumento de la resistencia popular palestina en los próximos meses, posiblemente como resultado de la expansión masiva de los asentamientos ilegales y los desalojos forzosos en el Jerusalén Este ocupado.

En segundo lugar, al alinear perfectamente la actual política de fuego abierto con la agresiva práctica militar de "disparar para matar" ya existente, los tribunales israelíes ya no tendrían que enfrentarse a ninguna repercusión legal por matar a palestinos, incluidos niños, independientemente de las circunstancias de sus asesinatos.

Por último, las normas revisadas permitirían a Israel defenderse en respuesta a la investigación abierta por la Corte Penal Internacional (CPI), en relación con las violaciones de los derechos humanos y los crímenes de guerra en la Palestina ocupada. El Fiscal General de Israel argumentará ahora que no se están produciendo crímenes de guerra en Palestina, ya que el asesinato de palestinos es coherente con la propia conducta militar y el sistema judicial de Israel. Dado que la CPI investiga a presuntos criminales de guerra, y no al propio gobierno, Israel espera poder evitar que sus propios asesinos tengan que enfrentarse a las expectativas legales de la Corte.

Aunque el momento de la decisión militar israelí de modificar su política de fuego abierto puede parecer repentino y sin mucho contexto, la decisión sigue siendo siniestra. Cuando el ejército de un país decide que disparar a un niño por la espalda sin ninguna prueba de que el presunto "delincuente" suponga peligro alguno es un acto legal, la comunidad internacional debe tomar nota.

Es cierto que Israel actúa al margen de las normas mínimas del derecho internacional y humanitario, pero es responsabilidad de la comunidad internacional proteger a los palestinos, cuyas vidas siguen siendo preciosas aunque Israel no esté de acuerdo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines