Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arzobispo Desmond Tutu: Un hombre de Dios al que le gustaba reír

Flores junto a un retrato del icono sudafricano antiapartheid Desmond Tutu fuera de la catedral de San Jorge en Ciudad del Cabo el 26 de diciembre de 2021 [GIANLUIGI GUERCIA/AFP vía Getty Images].

El arzobispo Desmond Tutu ha fallecido esta mañana. Será recordado de forma diferente por muchas personas en todo el mundo. Fue un Premio Nobel, un hombre de Dios, un ferviente luchador por la libertad y un hombre de paz con un sorprendente sentido del humor. Tutu fue un arquitecto de la sociedad democrática sudafricana. Luchó y lideró durante la época más difícil de la historia de Sudáfrica, mientras muchos líderes políticos estaban exiliados o encarcelados.

Cuando las revueltas de Soweto estaban en su punto álgido, Tutu estaba allí para dar dirección política. Estuvo en primera fila en los funerales de las víctimas de la brutalidad del apartheid y siempre estuvo presente en las marchas y concentraciones políticas. También estuvo presente cuando se necesitaron voces razonables para calmar situaciones volátiles. En 1985, se enfrentó a una turba de negros furiosos y rescató a un hombre al que iban a prender fuego por estar aliado con los blancos. El incidente ocurrió en el municipio de Duduza, al este de Johannesburgo, al final de un emotivo funeral por cuatro personas de raza negra.

Descansa en paz, Desmond Tutu [Mohammad Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Presidió uno de los procesos políticos más importantes de Sudáfrica, la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR). La CVR fue un órgano similar a un tribunal, creado por el nuevo gobierno sudafricano en 1995 para ayudar a sanar el país y lograr la reconciliación de su pueblo, descubriendo la verdad sobre las violaciones de los derechos humanos ocurridas durante el periodo de gobierno del apartheid. Sudafricanos de todos los orígenes, víctimas y autores de injusticias, se dirigieron a la comisión "para denunciar y confesar las violaciones y abusos del pasado durante el apartheid". Al conocerse esta mañana la noticia de su fallecimiento, muchos recordaron a Tutu rompiendo a llorar mientras escuchaba en la CVR los espantosos testimonios sobre el trato que recibían los negros durante el apartheid.

Tutu nunca se detuvo; siguió luchando por la democracia. Formó parte del grupo The Elders, un grupo independiente de líderes mundiales que trabajan juntos por la paz, la justicia y los derechos humanos. Incluso cuando se jubiló, siguió manifestándose contra la injusticia en todo el mundo y orientando la política mundial. Cuando el ex presidente George Bush llevó a Estados Unidos a invadir Irak en 2003, Tutu fue rápido en su condena. En 2012 pidió que el ex primer ministro británico Tony Blair y el ex presidente estadounidense George W. Bush fueran juzgados en La Haya por su papel en la guerra de Irak.

Editor israelí: "El producto del sionismo es el apartheid, simple y llanamente"

También fue muy crítico con Israel por su trato a los palestinos, "estableció paralelismos entre la ocupación israelí y el apartheid en Sudáfrica". También le preocupaban los altos niveles de corrupción y mala gestión en la Sudáfrica posterior a Mandela.

Su relación con el ex presidente de Sudáfrica Thabo Mbeki tomó un giro desagradable cuando lo criticó por su gestión de la pandemia de sida y el caos político en Zimbabue. También tuvo duras palabras contra quienes no debatieron y desafiaron abiertamente las controvertidas opiniones de Mbeki sobre el VIH y el sida, argumentando que Sudáfrica era "una democracia y no una dictadura". Salió brevemente de su retiro durante la administración del presidente Zuma.

En declaraciones a los periodistas en 2016 en Ciudad del Cabo, Tutu dijo:

Señor Zuma, usted y su Gobierno no me representan. Representan sus propios intereses y se lo advierto. Se lo advierto por amor. Se lo advierto como se lo advertí a los nacionalistas. Te lo advierto. Un día, empezaremos a rezar por la derrota del Gobierno del CNA. Sois una vergüenza. Quiero advertirte. Os estáis comportando de una manera que está totalmente en desacuerdo con las cosas que defendimos.

Sobre todo, "El Arco", como le llamaban cariñosamente muchos en Sudáfrica, tenía un increíble sentido del humor, se reía espontáneamente y era un asombroso contador de historias. "Mi mujer Leah siempre me acusa de decir nombres. Se lo dije; es curioso que la Reina dijera lo mismo de mí", bromeó en una ocasión. Una de sus divertidas anécdotas tenía que ver con el ex presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela. Cuando Mandela llegó a la presidencia en 1994, cambió los trajes formales por camisas de estilo indo-malayo. Tutu acusó a Nelson Mandela de tener un "extraño sentido de la moda". "Me parece muy gracioso viniendo de un hombre que lleva vestidos", replicó Mandela. Hay muchas otras anécdotas de El Arco que hicieron reír a muchos en todo el mundo. Sin duda se le echará de menos, un tipo simpático que disfrutaba de una buena broma y de las risas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónSudáfrica

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines