Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Hay que empezar a señalar la culpabilidad de la ONU

Michael Lynk, Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados 22 de marzo de 2017 [Alhadath24/Facebook].

La semana pasada, el relator especial de la ONU, Michael Lynk, volvió a denunciar la inacción de la ONU ante las violaciones del derecho internacional por parte de Israel. "En el quinto aniversario de la adopción de la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la comunidad internacional tiene que tomarse en serio sus propias palabras y sus propias leyes", declaró Lynk.

Pensar que la ONU necesita relatores especiales que le recuerden sus omisiones políticas y en materia de derechos humanos ilustra la peligrosa farsa que es la institución internacional, en particular cuando se trata de las discrepancias, en el caso de Israel, entre las resoluciones no vinculantes que se celebran como victorias, y la impunidad que se ha labrado para el colonialismo desde la Nakba de 1948.

Lynk ha sido, en su mayor parte, coherente a la hora de exigir responsabilidades no sólo a Israel, sino también a la ONU. En su discurso, Lynk señaló el aumento de la presencia de colonos en la Cisjordania ocupada y Jerusalén Este, señalando que ha habido un aumento del 12% desde 2016, cuando se aprobó la Resolución 2334. "La dinámica realidad sobre el terreno corre muy por delante de las tibias críticas de la comunidad internacional a la conducta ilegal de Israel", advirtió Lynk.

No es sólo en cuanto a la expansión de los asentamientos que la comunidad internacional se queda tan atrás cuando se trata de hacer responsable a Israel de las violaciones del derecho internacional, aunque esta omisión es la más visible y la más normalizada. Al aceptar a Israel como Estado de derecho y permanecer intencionadamente en el olvido de la limpieza étnica del territorio palestino cometida durante la Nakba, la ONU se dispuso a legitimar no sólo la existencia de Israel sino también su expansión de asentamientos.

LEER: El pueblo palestino debe ser dueño de su lucha, alejado de los políticos

La ONU ha afirmado sistemáticamente que no reconoce ninguna modificación de las fronteras anteriores a 1967, pero sus declaraciones no tienen ningún peso. Retóricamente, la ONU puede optar por decir que no reconoce ningún cambio, y cuenta con el derecho internacional y las resoluciones para respaldar sus declaraciones. Sin embargo, Israel está cambiando los hechos sobre el terreno y la ONU no está desencadenando ninguna oposición, por lo que le corresponde a la ONU demostrar, con hechos, si está reconociendo la expansión de los asentamientos de Israel o no. A menos que la ONU se decida a responsabilizar a Israel, sus declaraciones no tienen nada de verdad y hay que decir claramente que la ONU está apoyando tácitamente la expansión colonial de Israel y su anexión de facto.

Y sin embargo, el hecho de que la ONU pueda esconderse tan fácilmente detrás de sus resoluciones no vinculantes sin condena alguna dice mucho sobre la red de gestos simbólicos ofrecidos a los palestinos en lugar de un enfoque político basado en la descolonización. El paradigma de los dos Estados ofrece el barniz perfecto para que prosperen las resoluciones no vinculantes de la ONU. Ambas existen con un objetivo: impedir que los palestinos reclamen sus derechos políticos. Pero no hay ni un solo gobierno o institución que esté dispuesto a decir lo evidente: que el paradigma de los dos Estados sólo sirve a la diplomacia internacional y no al pueblo palestino. Aquí hay que señalar también la culpabilidad de la Autoridad Palestina en la normalización de los dos Estados y en permitir que la retórica de la ONU prevalezca sobre los derechos palestinos.

Las palabras de Lynk, poderosas por ser una voz solitaria que pide que se denuncie la culpabilidad, resonarían más profundamente si hubiera tenido en cuenta la hipocresía de los dos Estados. Por desgracia, la ONU seguirá mirando hacia otro lado, hasta que pueda afirmar con seguridad que no hay solución.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines