Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Estados Unidos y la UE guardan silencio con respecto al separatista serbio Milorad Dodik?

El presidente de la Presidencia de Bosnia y Herzegovina, Milorad Dodik, el 23 de septiembre de 2021 [ATTILA KISBENEDEK/AFP via Getty Images].

El miembro serbio del consejo de la presidencia conjunta de Bosnia y Herzegovina advirtió a principios de este mes que los serbios del país europeo multiétnico abandonarían la federación si el gobierno no lograba resolver la difícil situación política. "Es inevitable que Bosnia y Herzegovina se rompa y que la República Srpska abandone el país si no podemos superar la difícil situación en la que nos encontramos", advirtió Milorad Dodik.

No es la primera vez que Dodik hace un comentario que insinúa su plan de sacar de la federación los territorios dominados por los serbios. Estados Unidos, Occidente y otras potencias han condenado estos comentarios y han pedido a Dodik que se retracte, pero en lugar de ello, ha tomado varias medidas sobre el terreno.

Fue hace casi 30 años, en 1992, cuando las diferencias étnicas desencadenaron una feroz guerra civil en Bosnia y Herzegovina. Tras su secesión de la República Federal Socialista de Yugoslavia en 1991, la multiétnica República Socialista de Bosnia y Herzegovina aprobó un referéndum de independencia el 29 de febrero de 1992 y obtuvo el reconocimiento internacional.

Según el censo de 1991, el país estaba habitado principalmente por bosnios musulmanes (44%), serbios ortodoxos (32,5%) y croatas católicos (17%). Tras la independencia, "las fuerzas serbobosnias, con el apoyo del ejército yugoslavo, dominado por los serbios, perpetraron crímenes atroces contra civiles bosnios (musulmanes bosnios) y croatas, lo que provocó la muerte de unas 100.000 personas (el 80% de ellas bosnias) hasta 1995".

OPINIÓN: El lado oscuro de los mercenarios rusos que operan en Oriente Medio

Poner fin a la guerra civil no fue fácil. Se impuso un embargo de armas a los musulmanes bosnios, mientras que los serbios tenían acceso a las armas del ejército yugoslavo. En 1993, las fuerzas de paz de la ONU declararon que las ciudades de Srebrenica, Zepa y Gorazde eran "refugios seguros" y ordenaron a todos los musulmanes que se desarmaran. Sin embargo, tras la masacre de Srebrenica en 1995, en la que las mujeres fueron violadas o agredidas sexualmente, y entre 7.000 y 8.000 hombres y niños fueron asesinados por los serbios a la vista de las tropas holandesas de mantenimiento de la paz, los bosnios se vieron obligados a aceptar los Acuerdos de Dayton, respaldados por Estados Unidos y la UE, que crearon la federación de Bosnia y Herzegovina.

Estados Unidos y otros países mediaron en los Acuerdos de Dayton y "redactaron la nueva constitución del país, poniendo a las antiguas facciones enfrentadas -bosnios, croatas y serbios- en pie de igualdad para ayudar a resolver las tensiones que alimentaron el conflicto".

El ex presidente de EE.UU. Bill Clinton (R) se reúne con el presidente croata Franjo Tudjman (2º R), el presidente bosnio Alija Izetbegovic (C) y el presidente serbio Slobodan Milosevic en la residencia del embajador de EE.UU. en París el 14 de diciembre antes de la firma del acuerdo de paz de Dayton sobre Bosnia [LUKE FRAZZA/AFP via Getty Images].

Sin embargo, según Human Rights Watch, "[Dayton] ha contribuido a afianzar la política étnica y a legitimar la flagrante discriminación contra las minorías de Bosnia -incluidos los romaníes y los judíos-, socavando los numerosos compromisos de Bosnia para proteger sus derechos humanos". Voice of America explicó que "los acuerdos negociados por Estados Unidos dividieron el país balcánico en una República Srpska dominada por los serbios y una región conocida como la Federación, dominada por bosnios y croatas". La Deutsche Welle (DW), por su parte, señaló que: "El acuerdo supuso la entrega de una mitad de Bosnia a los serbobosnios (Iglesia Ortodoxa), mientras que la otra debía ser gobernada por una federación croata-musulmana. Las dos entidades se mantienen unidas por instituciones federales".

El acuerdo otorgaba a bosnios y croatas -es decir, a la mayoría de los habitantes- un enclave rodeado de serbios ortodoxos. Dayton no reconoció a otras pequeñas minorías, que representan alrededor del 12% de la población. Se les excluyó de un papel político en el país. Al menos, una cuarta parte de ellos eran bosnios.

"Dayton fue útil para poner fin a la guerra, pero no para construir un Estado", declaró el año pasado a Equal Times Halid Genjac, secretario general del Partido de Acción Democrática (SDA), el mayor partido político de Bosnia. Genjac, que fue miembro del equipo negociador bosnio en Dayton, añadió: "Estamos a favor de enmendar la Constitución de acuerdo con la sentencia del TEDH [sobre el caso Sejdić y Finci], pero los representantes croatas y serbios lo bloquean. Los serbios y los croatas ven el sistema de cuotas como una salvaguarda contra el posible dominio de la escena política por parte de los musulmanes, que representan más del 50% de la población del país."

No sólo los bosnios quieren actualizar los Acuerdos de Dayton; los croatas también. Dragan Čović, presidente de la Unión Democrática Croata de Bosnia y Herzegovina, dijo: "Aunque han pasado veinticinco años desde el final de la guerra, recientemente hemos escuchado a ciertos representantes políticos de Bosnia y Herzegovina llamar a la guerra y a la secesión. Se trata de un planteamiento irracional y debe ser rechazado enérgicamente."

Čović reclamó importantes actualizaciones de los Acuerdos de Dayton y reformas drásticas que promuevan los derechos humanos y anulen la discriminación y la humillación de ciertas minorías independientemente de su religión. Argumentó que esto es necesario para sacar al país de la pobreza y el estancamiento a través de la adhesión a la UE, que inicialmente condicionó el ingreso a grandes reformas en materia de derechos humanos.

El problema es que Dodik y sus partidarios han utilizado afirmaciones islamófobas para asustar a la UE y a los serbios sobre los bosnios. Por ejemplo, ha afirmado en varias ocasiones que hay miembros de Daesh en el país. Su discurso de odio ha fomentado varios ataques a mezquitas, pero la acción serbia más provocadora es celebrar las masacres y el genocidio de los musulmanes en los años 90 como acontecimientos nacionales, glorificando a los criminales de guerra y poniendo sus nombres a las calles.

Una columna de blindados del ejército estadounidense liderada por un tanque Abrams M1A1 pasa junto a espectadores y periodistas mientras cruza un dique que conduce al río Sava el 22 de diciembre [MIKE NELSON/AFP via Getty Images].

Sin embargo, según Human Rights Watch, "[Dayton] ha contribuido a afianzar la política étnica y a legitimar la flagrante discriminación contra las minorías de Bosnia -incluidos los romaníes y los judíos-, socavando los numerosos compromisos de Bosnia para proteger sus derechos humanos". Voice of America explicó que "los acuerdos negociados por Estados Unidos dividieron el país balcánico en una República Srpska dominada por los serbios y una región conocida como la Federación, dominada por bosnios y croatas". La Deutsche Welle (DW), por su parte, señaló que: "El acuerdo supuso la entrega de una mitad de Bosnia a los serbobosnios (Iglesia Ortodoxa), mientras que la otra debía ser gobernada por una federación croata-musulmana. Las dos entidades se mantienen unidas por instituciones federales".

El acuerdo otorgaba a bosnios y croatas -es decir, a la mayoría de los habitantes- un enclave rodeado de serbios ortodoxos. Dayton no reconoció a otras pequeñas minorías, que representan alrededor del 12% de la población. Se les excluyó de un papel político en el país. Al menos, una cuarta parte de ellos eran bosnios.

"Dayton fue útil para poner fin a la guerra, pero no para construir un Estado", declaró el año pasado a Equal Times Halid Genjac, secretario general del Partido de Acción Democrática (SDA), el mayor partido político de Bosnia. Genjac, que fue miembro del equipo negociador bosnio en Dayton, añadió: "Estamos a favor de enmendar la Constitución de acuerdo con la sentencia del TEDH [sobre el caso Sejdić y Finci], pero los representantes croatas y serbios lo bloquean. Los serbios y los croatas ven el sistema de cuotas como una salvaguarda contra el posible dominio de la escena política por parte de los musulmanes, que representan más del 50% de la población del país."

No sólo los bosnios quieren actualizar los Acuerdos de Dayton; los croatas también. Dragan Čović, presidente de la Unión Democrática Croata de Bosnia y Herzegovina, dijo: "Aunque han pasado veinticinco años desde el final de la guerra, recientemente hemos escuchado a ciertos representantes políticos de Bosnia y Herzegovina llamar a la guerra y a la secesión. Se trata de un planteamiento irracional y debe ser rechazado enérgicamente."

Čović reclamó importantes actualizaciones de los Acuerdos de Dayton y reformas drásticas que promuevan los derechos humanos y anulen la discriminación y la humillación de ciertas minorías independientemente de su religión. Argumentó que esto es necesario para sacar al país de la pobreza y el estancamiento a través de la adhesión a la UE, que inicialmente condicionó el ingreso a grandes reformas en materia de derechos humanos.

El problema es que Dodik y sus partidarios han utilizado afirmaciones islamófobas para asustar a la UE y a los serbios sobre los bosnios. Por ejemplo, ha afirmado en varias ocasiones que hay miembros de Daesh en el país. Su discurso de odio ha fomentado varios ataques a mezquitas, pero la acción serbia más provocadora es celebrar las masacres y el genocidio de los musulmanes en los años 90 como acontecimientos nacionales, glorificando a los criminales de guerra y poniendo sus nombres a las calles.

En respuesta a una propuesta de modificación del código penal en julio, destinada a prohibir la negación del genocidio y la glorificación de los criminales de guerra, los legisladores serbobosnios dijeron que boicotearían las instituciones del país. "No viviremos en un país en el que alguien pueda imponer una ley simplemente publicándola en su página web", dijo Dodik. Cabe destacar que los serbios glorifican a los responsables del genocidio y las masacres de personas con las que comparten país e instituciones, y posiblemente incluso el futuro.

El político alemán Christian Schmidt fue nombrado Alto Representante en mayo por el Consejo de Aplicación de la Paz. Según la VOA, afirmó que Bosnia-Herzegovina "se enfrenta a la mayor amenaza existencial de la posguerra" y que las autoridades de la República Srpska, dirigidas por Dodik, "ponen en peligro no sólo la paz y la estabilidad del país y de la región, sino que -si la comunidad internacional no responde- podrían deshacer el propio acuerdo [de Dayton]".

DW señaló que "Dodik, un antiguo protegido de Occidente convertido en nacionalista, lleva años amenazando con separar la República Srpska del Estado bosnio". El presidente turco Recep Tayyip Erdogan también ha estado advirtiendo al mundo sobre esto. La UE y EE.UU., que pueden ocuparse del asunto si lo desean, guardan silencio al respecto porque la UE probablemente no quiere verse obligada a aceptar la adhesión de un país con una importante población musulmana.

La UE emitió recientemente una declaración conjunta en la que condenaba las continuas escaladas de los serbios y subrayaba que esto pone en peligro la estabilidad de la región. Sin embargo, sobre el terreno mantiene un silencio negativo o un apoyo tácito a los serbios.

"Ni Estados Unidos ni la UE se han opuesto a la creciente escalada de ataques contra la unidad de Bosnia-Herzegovina en los últimos años", declaró el analista alemán Toby Vogel, según la VOA.

LEER: Bosnia y Turquía seguirán cooperando en materia de formación policial

Es posible que Estados Unidos y la UE no tengan suficiente valor para explicar su silencio. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, no tiene esos reparos y ha dejado muy clara su postura: "Estoy haciendo todo lo posible para convencer a los grandes líderes europeos de que los Balcanes pueden estar más lejos de ellos que de Hungría, pero la forma de gestionar la seguridad de un Estado [Bosnia y Herzegovina] en el que viven dos millones de musulmanes es una cuestión clave también para su seguridad".

Orban simplemente no puede imaginar un país de mayoría musulmana en Europa. La suya no fue sólo la voz de Hungría, sino también la de Estados Unidos y los miembros de la UE, ninguno de los cuales le criticó. Gabriel Escobar, representante especial del Departamento de Estado de EE.UU. para los Balcanes Occidentales, ha dicho que Washington planea "utilizar agresivamente" las sanciones contra los políticos bosnios, pero aún no se han tomado medidas concretas.

Voice of America informó de que el Tesoro estadounidense impuso sanciones a Dodik en 2017 por obstruir los Acuerdos de Dayton, pero la UE no hizo lo mismo. Hay muchas cosas que los estados de la UE podrían hacer, pero la voluntad política simplemente no está ahí, lo que debería ser una advertencia para los millones de ciudadanos musulmanes en países de toda la UE y en el Reino Unido.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBosniaEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSerbiaUnión Europea

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines