Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las mujeres palestinas recluidas en las cárceles de Israel necesitan apoyo ante la agresión del Estado

Mujeres palestinas asisten a una protesta en solidaridad con las presas palestinas detenidas en las cárceles israelíes en la ciudad de Gaza el 22 de diciembre de 2021 [MAHMUD HAMS/AFP vía Getty Images].

Incluso mientras escribo, las autoridades israelíes están atormentando a las mujeres palestinas recluidas en la prisión de Damon por el Estado de ocupación. Israel está llevando a cabo una campaña brutal contra ellas, una extensión de su política de agresión y terrorismo contra el pueblo palestino en la Jerusalén ocupada y sus barrios, que se ven amenazados por los desplazamientos y los colonos ilegales, los ataques a la mezquita de Al-Aqsa, la judaización de los lugares sagrados musulmanes y cristianos, y las detenciones en toda Cisjordania.

También es una extensión del actual asedio israelí contra nuestro pueblo en la Franja de Gaza, que se enfrenta a incursiones armadas regulares de las llamadas Fuerzas de "Defensa" de Israel, así como a ofensivas militares masivas. Los residentes palestinos de la Franja de Gaza se ven privados de los derechos más básicos a una vida digna.

El ataque lanzado por el Servicio Penitenciario Israelí contra las prisioneras, en particular, es un ataque a la dignidad del pueblo palestino, porque nuestras mujeres representan nuestro honor y dignidad. Es un ataque cobarde y debe ser condenado por todas las personas razonables. Forma parte de una política sionista que ordena el maltrato de los presos y presas por igual que siguen enfrentándose a sus carceleros israelíes con fuerza y desafío.

LEER: ¿Por qué se le permite a Israel adueñarse de la historia palestina?

Cuarenta presas palestinas de varias ciudades de la Cisjordania ocupada, Jerusalén, la Franja de Gaza y nuestra tierra ocupada desde 1948 son iconos de la lucha palestina contra la ocupación israelí. Son un fuerte escudo de los palestinos en la batalla por la liberación y nuestro legítimo derecho al retorno.

Por el contrario, el ataque de Israel a nuestras mujeres refleja la debilidad moral y el derrotismo que guía al Estado de ocupación y a su gobierno, a la luz de la heroica resistencia de nuestro pueblo en Cisjordania y Jerusalén contra la ocupación y sus colonos ilegales.

Un tribunal militar israelí condenó a Malak Al-Khatib, de 14 años, a dos meses de prisión y le impuso una multa de 1.528 dólares -  Caricatura [Sarwar Ahmed/MonitordeOriente].

La firmeza de nuestro pueblo en la asediada Franja de Gaza y su resistencia han infligido una derrota tras otra a los israelíes. La última fue en la batalla de la Espada de Jerusalén en mayo, que ilustró la incapacidad de Israel para imponerse a los grupos de resistencia. Esa es una de las razones por las que los cobardes sionistas atormentan a las presas palestinas.

Los israelíes golpean a nuestras mujeres y las torturan desafiando las leyes, las convenciones y las normas humanitarias internacionales. Tenemos el deber de exigir la intervención internacional de los gobiernos y las organizaciones de derechos humanos para detener estas violaciones israelíes contra las presas.

Lo que necesitamos los palestinos es estar a la altura de nuestra responsabilidad nacional y trabajar dentro de un programa nacional unido para hacer frente a la ocupación israelí y rechazar la coordinación de la seguridad con quienes nos atacan y abusan de nuestras mujeres. Los Acuerdos de Oslo no han conseguido nada tangible para los palestinos y deben ser abandonados.

Un programa nacional de este tipo, basado en la resistencia y la adhesión a las constantes de nuestro pueblo, es la forma más rápida de acabar con la ocupación israelí y lograr nuestras aspiraciones, entre ellas la liberación de nuestra tierra y el retorno de todos los palestinos. Este derecho está garantizado por el derecho internacional.

Los palestinos de la diáspora también tienen un papel fundamental. La solidaridad con los presos palestinos, especialmente con nuestras mujeres, es esencial. Su difícil situación debe plantearse en los foros internacionales y exponerse para que todo el mundo la vea.

LEER: La bandera palestina

Además, las naciones árabes y musulmanas deben asumir su propio papel fundamental en la lucha para apoyar al pueblo de la Palestina ocupada, especialmente a los prisioneros retenidos por Israel. La normalización de los vínculos entre los países árabes y el Estado de ocupación debe ser cuestionada y desafiada. Hay que bloquear los proyectos que pretenden convertir al Estado en una entidad natural en la región a expensas de los derechos legítimos de los palestinos.

El apoyo internacional es una gran inyección de moral para los presos palestinos. Cuando leen sobre los actos de solidaridad, o los ven en las noticias de la televisión, su determinación se ve reforzada. Por eso, cada vez que se producen ataques contra los presos, las autoridades penitenciarias israelíes retiran los televisores y las radios de los bloques de celdas, cortando la conexión con el mundo exterior.

Confiamos en que los presos palestinos podrán hacer frente al último ataque israelí, con la seguridad de que están siendo apoyados por una posición palestina, árabe y musulmana unificada en la lucha por sus derechos. Así debe ser hasta que recuperen su libertad de la brutal ocupación militar israelí.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 21 de diciembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines