Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Biden amplía el legado de Trump, mientras la AP 'espera'

Presidente de los Estados Unidos en Washington, DC, el 15 de noviembre de 2021 [Kyle Mazza/Anadolu Agency].

Ahora que los medios de comunicación israelíes han anunciado que el presidente de EE.UU., Joe Biden, ha archivado la apertura del consulado de EE.UU. en Jerusalén para los palestinos, ¿explicará el ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, Riyad Al-Maliki, qué tipo de confianza estaba depositando Ramala en la diplomacia estadounidense?

Hace apenas un mes, Al-Maliki expresó que los funcionarios de la AP "creían en Biden", pero seguían esperando que se cumpliera lo que había prometido. A Al-Maliki le gusta subrayar cómo la AP está atrapada por la espera, pero nunca reconoce el papel de la AP en los retrasos diplomáticos. La verdad es que con cada concesión que la AP cede a Israel, las repercusiones futuras son de tal magnitud que la reversión es casi imposible.

Fuentes no identificadas dijeron al Times of Israel que los funcionarios de EE.UU. "han cambiado su enfoque a las políticas que tienen más probabilidades de afectar a la vida cotidiana de los palestinos". De hecho, esta semana EE.UU. y la AP han renovado el Diálogo EE.UU.-Palestino, que trata de las relaciones comerciales y económicas. Una vez más, la política de los dos Estados entra en juego. "El crecimiento de la economía palestina también desempeñará un papel fundamental en el avance de nuestro objetivo político general: una solución negociada de dos Estados, con un Estado palestino viable que conviva en paz y seguridad con Israel", declaró la subsecretaria de Estados Unidos para Asuntos de Oriente Próximo, Yael Lempert.

LEER: El lobby israelí presiona a un congresista estadounidense para que suavice sus críticas contra Israel

Israel se opone, por supuesto, a la reapertura del consulado estadounidense, ya que permitir un giro en la política del exmandatario Donald Trump podría tener consecuencias para los planes de anexión de facto de la entidad colono-colonial. Israel no quiere perder la declaración unilateral de Estados Unidos de Jerusalén como su capital unificada. Lo que la Administración Trump ha puesto claramente de manifiesto es que, mientras el consenso internacional sigue siendo el mismo, Israel está cambiando los hechos sobre el terreno hasta el punto de que el derecho internacional palidece en comparación con la impunidad que la lealtad estadounidense-israelí ha urdido.

Mientras tanto, todo lo que hizo la AP fue arrastrarse ante Estados Unidos cuando Biden salió victorioso en las elecciones presidenciales, con el líder de la AP, Mahmoud Abbas, deseoso de establecer "lo mismo de siempre" sin ni siquiera intuir lo que significaba la retórica de dos Estados de Biden en el contexto introducido por Trump.

A estas alturas, la AP debería haber asumido lo obvio: que Biden no es un aliado de los palestinos porque la política estadounidense siempre ha favorecido a Israel. ¿Quizás al-Maliki pueda dejar de hablar de confianza y comprometerse políticamente contra las decisiones que siguen coaccionando a los palestinos para argumentar que tienen derecho a los derechos políticos?

Décadas de colonización después, el compromiso de la AP con los aliados de Israel se ha convertido en una parodia. El consulado de Estados Unidos para los palestinos seguirá cerrado y la AP ha aceptado un gesto conciliador en términos de relaciones económicas. Si la AP se mantuviera firme, habría habido menos discrepancia entre ambas maniobras. Ambas se presentarían como una pérdida y un compromiso, respectivamente. Sin embargo, la costumbre de la AP de hacer que los gestos conciliadores parezcan incentivos políticos sólo expone lo débil que es y lo vacía que está de estrategia, a menos que haya beneficios para su política autoritaria. La pregunta es: ¿qué importancia real tiene Jerusalén para la AP? Si la AP acepta el juego de espera de Biden y la presión de Israel, Jerusalén corre el riesgo de perderse en el simbolismo y en la expansión colonial de Israel.

Ministerio de Asuntos Exteriores de la AP: "el gobierno israelí muestra diariamente su cara racista a los palestinos"

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines