Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El medio golpe de Estado en Túnez y la idea de una contrarrevolución

Manifestantes se reúnen para protestar contra el presidente tunecino Kais Saied en Túnez, Túnez, el 10 de octubre de 2021 [Nacer Talel/Anadolu Agency].

El presidente de Túnez, Kais Saied, niega con vehemencia que lo que hizo en Túnez sea, literalmente, un golpe constitucional, como afirman sus adversarios. El presidente podría sentirse cómodo si calificamos su toma de poder de julio como "medio golpe", ya que la Constitución, según él, sigue ahí, aunque se ignore de forma discutible.

Cada vez que los líderes políticos y los partidos del país critican las acciones del Presidente, el antiguo profesor de derecho constitucional, Saied, contraataca afirmando que lo que hizo está en realidad previsto en un artículo entero de la propia Constitución.

Para defender sus acciones, cita el artículo 80 de la Constitución de Túnez de 2014, que el Sr. Saeid ayudó a redactar. El problema aquí es simplemente sobre la interpretación de ese artículo particular del documento. El presidente Saied quiere que los tunecinos y el mundo exterior acepten su propia interpretación que justifica sus medidas "extraordinarias", en vigor desde el 25 de julio. A fin de cuentas, es uno de los mayores expertos en derecho constitucional del país y un representante cualificado del cuerpo académico más amplio en la materia, ¿por qué no tomar su palabra como un hecho?

Pero aquí hay una trampa: el experto constitucional, Kais Saied, no es el mismo que el Presidente Kais Saied. El Presidente del país se supone que es sólo eso: un Presidente para toda la nación. Esto significa que su propia interpretación de cualquier documento legal no debe darse por sentada y que no se puede confiar siempre en su palabra, porque eso le convertiría en juez y adversario al mismo tiempo. Esto privaría a sus adversarios de las garantías constitucionales que les dan el derecho a impugnar sus acciones ante un tribunal de justicia, que es uno de los controles del poder en cualquier democracia.

Para complicar aún más las cosas para los adversarios del Presidente: no tienen ninguna instancia legal para impugnar lo que consideren inconstitucional en cualquier decreto o acción presidencial. El Tribunal Constitucional del país no existe, principalmente porque los parlamentarios no aprobaron el nombramiento de cuatro jueces, mientras que los otros cinco jueces serán nombrados por la presidencia y el Consejo Superior de la Magistratura. Desde que el parlamento no nombró más que a un juez, el proceso para que el tribunal de nueve jueces funcione se estancó y las peleas políticas abrumaron a todo el mundo, dejando el tema en un segundo plano.

LEER: Los partidos de Túnez rechazan el uso del ejército por parte del presidente en las luchas políticas

El presidente Saied, de hecho, utilizó la agitación política en el parlamento como pretexto para sus medidas extraordinarias, otorgándose a sí mismo el poder definitivo, incluso para gobernar por decreto sin el parlamento. Aprovechando el enorme apoyo público del que goza, suspendió el legislativo, destituyó al gobierno y se otorgó a sí mismo poderes de fiscal. El artículo 80 da al Presidente sólo un mes para volver a las prácticas constitucionales normales, en las que el parlamento elegido puede pedir al Tribunal Constitucional que examine las acciones del Presidente. Esto no ha sucedido, ya que el parlamento está suspendido y el estado "extraordinario" que anunció el Presidente sigue vigente, cuatro meses y contando. En ausencia del tribunal, el Sr. Saied ha sumido a Túnez en una crisis constitucional y, hasta ahora, no ha logrado trazar una salida. Ahora tiene vía libre para decidir lo que cree que es bueno para el país. El 29 de septiembre nombró a Najla Bouden Romdhane como primera ministra y una semana después se formó un gobierno, mientras repetía su promesa de una mejor gobernanza y un país libre de corrupción. Sin embargo, todavía no ha ofrecido una hoja de ruta viable para devolver al país a la vida democrática en la que las urnas decidan quién debe estar en el poder y un Tribunal Constitucional que pueda decidir, cuando sea necesario.

Está claro que el Sr. Saied pretende reescribir la Constitución de forma que vuelva a instaurarse el sistema presidencialista en lugar del parlamentario, al que muchos tunecinos culpan de la crisis actual. Sus partidarios siguen pensando que, literalmente, ha salvado el Estado desde dentro al poner fin a las interminables disputas políticas que han paralizado Túnez durante años.

¿Se está utilizando el estado de emergencia en Túnez para restringir las libertades? - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

El debate constitucional, al margen de la crisis política de Túnez, oculta problemas económicos más profundos con consecuencias sociales devastadoras. El país está casi en bancarrota y la ayuda extranjera prácticamente se ha agotado después de que el presidente Saied anunciara sus medidas. Este es el verdadero problema que Kais Saied no ha podido abordar hasta ahora, simplemente porque carece del dinero necesario.

En el contexto regional, lo ocurrido en Túnez es visto de forma diferente por las distintas potencias regionales. La Unión Europea, principal socio económico de Túnez, considera que se trata de un asunto interno que tiene que ver con la democracia y el Estado de derecho.

Sindicato de Túnez: los tunecinos pueden resolver sus problemas mediante el diálogo

Este punto de vista es rebatido en un artículo de Romano Prodi, en El Mensajero de Italia. Prodi, veterano político italiano y ex presidente de la Comisión Europea, acusa a Europa de apoyar el "golpe" en Túnez al guardar silencio. Interpreta ese silencio como un apoyo a un eje "autocrático", ya preparado por potencias regionales como Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin. El Sr. Prodi opina que Turquía y Qatar están apoyando a los Hermanos Musulmanes en la región. Esta narrativa no es nueva y ha sido el tema de conversación dominante entre los comentaristas y las figuras favorables a la "Primavera Árabe", incluido el predecesor de Saied, Moncef Marzouki, que piensa que lo que está haciendo Kais Saied forma parte de una "contrarrevolución" regional más amplia que se extiende por los países de la llamada "Primavera Árabe".

La idea de la "contrarrevolución" va más allá de Túnez, para incluir a Libia, Egipto, Siria e incluso Yemen. Los saudíes, un régimen autocrático profundamente enredado en una agresión militar en gran medida fallida en Yemen, desearían que la ola de "democratización" perdiera impulso y muriera lentamente por completo. En el momento álgido de la "primavera árabe", los saudíes enviaron fuerzas para apuntalar a su pequeño vecino autocrático, Bahréin. Por otra parte, los Emiratos, al tiempo que compiten con los saudíes, intentan dominar el proceso político en países como Libia apoyando a los apoderados locales, incluido el general Khalifa Haftar.

Sin embargo, la situación en Túnez no puede caracterizarse como una contrarrevolución ni como obra de unas fuerzas oscuras dirigidas por alguna potencia regional. El caso tunecino es una clara lucha de poder, envuelta en una disputa constitucional que se ve agravada por el fracaso del parlamento y de la élite política.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioReportajes y AnálisisSmall SlidesTúnez

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines