Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel se ha convertido en la pasarela hacia el poder en el mundo árabe

Una pintada que representa manos con mangas coloreadas con las banderas de Emiratos Árabes Unidos y Bahréin estrechando la mano de otra con una manga con la bandera israelí en Cisjordania el 4 de octubre de 2020 [HAZEM BADER/AFP vía Getty Images].

El pueblo árabe está viviendo su peor y más oscuro momento, experimentando un nivel de humillación y desgracia sin precedentes. El pueblo nunca se ha acercado a sus enemigos pidiendo perdón y presentándose como leal a los opresores; tampoco ha buscado normalizar las relaciones con los asesinos que derraman su sangre. Entonces, ¿qué ha pasado con los herederos de la mejor Ummah creada para la humanidad?

Lo que ha sucedido es que gobernantes que no eran de entre ellos fueron nombrados por ocupantes coloniales extranjeros para actuar como sus agentes, que luego se volvieron leales a los ocupantes en lugar de a su propio pueblo y a la Ummah. Han torturado a su pueblo, lo han humillado, lo han oprimido y le han impuesto el fascismo. Han embrutecido al pueblo para complacer a los extranjeros, y así lo han debilitado y sometido al miedo y la obediencia. No pudieron exigir su libertad e independencia, por lo que la opresión de estos agentes -etiquetados como presidentes o reyes- incluye la entrega de riquezas materiales al pueblo para impedir que derroque a sus gobernantes, incluso mientras lo reprimen.

Los colonialistas estaban tranquilos con sus propiedades, que abandonaron por voluntad propia y las entregaron a manos seguras; manos que traicionan a su religión, al arabismo y al pueblo. Ahora, los responsables que anhelan el poder en su país saben que la puerta por la que deben pasar es Israel, el Estado abiertamente ocupante de Palestina.

Los agentes de este particular ocupante en la región son los dirigentes árabes, que se han apresurado a normalizar las relaciones para obtener la protección del Estado colono-colonial contra su propio pueblo. Resulta irónico que Israel, que ansía la normalización por parte de los países árabes, tenga ahora mucho donde elegir y pueda establecer condiciones para la normalización, incluyendo un metafórico certificado de buena conducta por parte de los aspirantes a normalizadores.

LEER: El terrorismo de Israel contra las oenegés de derechos humanos

La normalización ya no es una desgracia que los gobernantes deben mantener en secreto para asegurar su supervivencia en sus tronos. Ahora es abierta, y se enorgullecen de ella ante el mundo, y por lo tanto son recompensados por el enemigo. También se ha convertido en un medio de castigo por parte de Israel para reformar y disciplinar a los normalizadores árabes, recompensando a aquellos con los que está contento y amenazando a los demás hasta que se vuelvan al camino que Tel Aviv ha despejado para ellos. El proceso de normalización consiste en un palo y una zanahoria, como se ha visto en la normalización entre Israel y Sudán. "Esto es algo que habrá que evaluar, ya que nosotros e Israel lo observamos muy de cerca", se dice que ha dicho el Departamento de Estado de EEUU sobre los recientes acontecimientos en Jartum.

Los EAU normalizan sus lazos con Israel - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

La semana pasada, dos aviones aterrizaron en dos aeropuertos de la región. Uno aterrizó en Tel Aviv y llevaba al hijo del criminal golpista Khalifa Haftar, que derramó la sangre de los libios y causó estragos y destrucción en su país. El otro llevaba al ministro de Asuntos Exteriores de los EAU, Abdullah Bin Zayed, y aterrizó en el aeropuerto de Damasco. Los dos hombres tenían misiones similares.

El hijo de Haftar fue a pedir a los israelíes que le ayudaran a nominar a su padre para la presidencia de Libia y luego a ganarla, con la promesa de un cheque en blanco para la normalización de Libia con el Estado del apartheid. Bin Zayed acudió al carnicero Bashar Al-Assad, que ha matado a cientos de miles de sirios, ha desplazado a la mitad de la población y ha destruido completamente el país antes de entregarlo a Rusia e Irán. Todo tenía que ver también con la normalización, pero de forma indirecta. El régimen criminal de Assad está en constante contacto con Israel, pero en secreto desde el gobierno de su padre, el difunto Hafez Al-Assad, a quien Israel llevó al poder. Assad padre recompensó al Estado ocupante vendiéndole los Altos del Golán; Israel le devolvió el favor preservando su régimen y el de su hijo después de él.

Los Emiratos Árabes Unidos están tomando la delantera en la promoción de la normalización en la región y se consideran el agente exclusivo del ocupante, dadas sus estrechas relaciones con Israel y su cooperación en el plano político, militar, económico, cultural e incluso religioso. Ahora está promoviendo la religión "abrahámica" tal y como desean el enemigo sionista y Estados Unidos. El ministro de Asuntos Exteriores se dirigió al asesino Assad con el mensaje de normalización a cambio de que siguiera gobernando Siria. Así lo dejó claro la entonces ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, en la Conferencia del Instituto Internacional de Lucha contra el Terrorismo en Tel Aviv en 2017. "Assad", dijo, "debe mantener a Irán fuera [de Siria] si quiere sobrevivir".

En el momento en que su declaración fue publicada por los periódicos israelíes, el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, estaba visitando Israel en secreto. Ni Arabia Saudí ni Israel lo negaron, pero fue filtrado por Israel -como es habitual- para exponer a Bin Salman y ponerlo en evidencia.

Es doloroso ver cómo Israel se convierte en la brújula de los políticos árabes, y cómo los políticos que aspiran a gobernar tienen que pasar por Tel Aviv para conseguir el sello de aprobación de los ocupantes. La obediencia y la lealtad al Estado de ocupación es el precio que tienen que pagar. Es una tragedia.

LEER: Los egipcios tienen sangre palestina en las venas

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBahrainEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines