Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los egipcios tienen sangre palestina en las venas

En los últimos dos días se ha difundido en las redes sociales un vídeo de estudiantes y graduados de una facultad de farmacia egipcia, durante un viaje en Dahab. Los jóvenes bailan y corean "Mi sangre es palestina" tras ser provocados por la presencia de israelíes a bordo del barco en el que viajaban. Fue una expresión espontánea del rechazo popular egipcio a la normalización con los israelíes, lo que provocó que los israelíes abandonaran el barco.

No hace falta investigar mucho para confirmar que la mezcla de sangre egipcia y palestina no es una metáfora, sino un hecho a lo largo de la historia antigua y moderna, como resultado de las campañas militares de Egipto a Levante, de las campañas conjuntas frente a las campañas extranjeras, de la emigración debido a la injusticia, la persecución y la evasión del pago de impuestos exorbitantes, o con el objetivo de establecerse con fines políticos y militares, como el traslado de Ibrahim Pasha en el siglo XIX de 140.000 egipcios para establecerse en Levante. Hubo una huida generalizada a Palestina de los trabajos forzados de excavación del Canal de Suez desde 1860, por lo que hay pueblos en Palestina cuyos residentes son de origen egipcio, como Kafr Misr, una gran parte de los residentes de Jisr Al-Zarqa en la costa al sur de Haifa, y muchas familias, especialmente en la zona del Triángulo y la Franja de Gaza, como las familias Masarwa, Al-Masry, Al-Baz, Fouda, Al-Rais, Bayoumi, Al-Qarnawi, Al-Basiouni, Al-Nono, Al-Bibi, Ashour, Farroukh, Al-Jayyar, Abu Khadra, Abu Rahma, Al-Astal, Belbeisi, Fayoumi, Al-Beltagy y muchas otras, además de las tribus del Negev que se extienden entre Egipto, Palestina y el este de Jordania.

LEER: Palestina es un territorio ocupado, un hecho reconocido por el derecho internacional

Esto significa que la sangre de los dos pueblos está realmente mezclada, no en sentido figurado. En cuanto a las razones que impiden la normalización entre el pueblo egipcio y el israelí, es la creciente sensación de injusticia a la que se ven sometidos los palestinos, o el retorno de la conciencia, así como el rechazo de la neutralidad inmoral entre el criminal y la víctima, y entre el ocupante y la realidad bajo ocupación, que está condenada por las leyes internacionales. El pueblo egipcio almacena recuerdos dolorosos que aún experimentan las generaciones que aún no han partido, recuerdos de los ataques israelíes contra Egipto y su pueblo. De vez en cuando, salen a la luz hechos terribles sobre la brutalidad y la barbarie ejercidas por Israel contra prisioneros, soldados y civiles egipcios, durante sus guerras de agresión, en las que el objetivo era matar por matar y de forma sádica, lejos de cualquier sentimiento humano, con confesiones de oficiales y soldados israelíes. La gran mayoría del público israelí adopta ideologías de extrema derecha; desprecian a los árabes y los ven con arrogancia y racismo. Esta arrogancia se hace evidente a través de los ataques de Israel a las ciudades más sagradas para los musulmanes después de La Meca y Medina, el cambio de sus características mediante la expulsión de la población, la demolición y el derribo de cementerios, entre otras acciones. Los sindicatos egipcios se erigen como una barrera impenetrable para la normalización popular con el Estado de ocupación. Los intelectuales, los artistas, los aficionados al deporte y los abogados egipcios adoptan una postura firme en esta cuestión. La inmensa mayoría de ellos considera que Israel es un Estado agresor y canalla y se dan cuenta de que los acuerdos de paz entre Egipto, Jordania y la OLP y la prisa por la normalización no conducen a la paz, sino a más barbarie y agresión, y a un mayor desarraigo del pueblo palestino de su tierra. También conduce a los ataques a otros países y pueblos árabes, y al apoyo de Israel a los tiranos que los gobiernan.

El tremendo desarrollo de los medios de comunicación, con el audio y el vídeo, ha desempeñado un papel muy importante en la denuncia de las prácticas criminales de la ocupación, pues ya no es fácil ocultar lo que ocurre sobre el terreno, y muestra claramente la realidad de la ocupación y sus objetivos criminales. Puso al descubierto las mentiras y el absurdo de los presentadores, que insultaban a los palestinos e incitaban contra ellos, y les acusaban de vender su país. Los palestinos están siendo expulsados de sus tierras y hogares, sus cosechas agrícolas son robadas o destruidas y ellos mismos están en peligro de muerte a manos de los ocupantes, todo lo cual está siendo transmitido en vivo.

La posición del pueblo palestino es de resistencia y quien se aferra a sus derechos debe encontrar la solidaridad y los oídos atentos de la gente de su nación y de los pueblos libres del mundo. Las naciones árabes han llegado a saber que el pueblo de Palestina no sólo se defiende a sí mismo, sino que defiende la santidad de la nación. El sesgo general de Estados Unidos y Occidente a favor del Estado ocupante a expensas del pueblo palestino se basa en premisas y cálculos hostiles a toda la nación, y no sólo a los palestinos. El pueblo egipcio se siente hermano mayor de los palestinos y tiene el deber de asumir la responsabilidad moral e histórica hacia ellos en todas las formas y ámbitos. No habrá normalización entre los pueblos árabes y la ocupación, que ataca, en un grado humillante y provocador, a cualquiera que lleve en su cuerpo sangre árabe o humana.

Lo que expresa el pueblo de Egipto se aplica al resto de los pueblos árabes, que tienen los mismos sentimientos de amor y aprecio por el resistente y firme pueblo de Palestina en su patria, y los mismos sentimientos de odio y rabia hacia los criminales ocupantes y sus cómplices.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 10 de noviembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines