Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La batalla de voluntades entre Biden y Bennett sobre el consulado de EE.UU. en Jerusalén Este

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden (R), se reúne con el primer ministro israelí, Naftali Bennett, en el Despacho Oval de la Casa Blanca el 27 de agosto de 2021 en Washington, DC [Sarahbeth Maney-Pool/Getty Images].

Cualquier esperanza de que la destitución de Benjamín Netanyahu del poder nos acercara a un proceso de paz revitalizado o a una menor opresión del pueblo palestino se ha desvanecido.

El nuevo primer ministro israelí, Naftali Bennett, ha sido inequívoco en su rechazo a los intentos de acercamiento entre él y los palestinos. Recientemente emitió tres noes. No a la reanudación de las conversaciones de paz, no a reunirse con el presidente palestino Mahmud Abbas y no a un Estado palestino. Recientemente fue más allá al afirmar que "un Estado palestino sería un Estado del terror". En esto sale a relucir su racismo porque sugiere que ninguna entidad palestina puede ser otra cosa que una entidad terrorista.

Bennett olvida que para los palestinos bajo ocupación, Israel es el epítome del terror. Pregunte a los palestinos cuyas casas han sido demolidas, cuya cosecha de aceitunas ha sido destruida o cuyos árboles han sido cortados. Pregunte a los niños palestinos arrebatados a sus padres en medio de la noche. Pregúntele a los habitantes de Gaza sometidos a un asedio de 15 años y que han perdido a sus seres queridos bajo los bombardeos israelíes. Visite el sitio de la OCHA de las Naciones Unidas y lea sus informes semanales y se dará cuenta rápidamente, si no es ya consciente, del terror al que se enfrentan los palestinos.

Aquellos que pensaron que la salida de la Administración antipalestina de Trump y la llegada del vicepresidente de Barack Obama a la Casa Blanca anunciarían un nuevo amanecer que revertiría todos los actos inmorales e ilegales de Trump se vieron previsiblemente decepcionados.

Aunque el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, en su conversación con el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Gabi Ashkenazi, "hizo hincapié en la creencia de la administración de que los israelíes y los palestinos deben disfrutar de las mismas medidas de libertad, seguridad, prosperidad y democracia", ha visto pocos avances por parte de Israel. Su punto de vista sobre la actividad de asentamientos sólo llegó hasta su llamamiento para que Israel "se abstenga de dar pasos unilaterales que exacerben las tensiones y que socaven los esfuerzos para avanzar en una solución negociada de dos Estados". Sí, esta es una posición mejor que la decisión del ex secretario de Estado Mike Pompeo de decir que los asentamientos no eran "pre se ilegales".

LEER: La ONU prioriza el compromiso político por encima de los derechos de los palestinos

Los estadounidenses sí han dado algunos pasos atrás respecto a las políticas más dañinas de Trump sobre la UNRWA, restaurando parte de la financiación. Blinken también ha hablado de reabrir la Misión Palestina en América y el Consulado de EEUU en Jerusalén Este, que actúa como embajada de facto ante los palestinos. Trump, no sólo reconoció a Jerusalén como capital de Israel y trasladó la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, sino que cerró el Consulado de Jerusalén Este, en parte por presión de su Embajador en Israel David Freidman.

La misión palestina en Washington sigue cerrada. Sin embargo, es el Consulado de Jerusalén Este el que se ha convertido en una batalla de voluntades entre el presidente estadounidense y el primer ministro israelí.

Bennett anunció que no permitirá la reapertura del Consulado ya que "No hay lugar para un consulado americano que sirva a los palestinos en Jerusalén". Además, afirmó que "Jerusalén es la capital del Estado de Israel únicamente". Lo dijo en una rueda de prensa, junto al primer ministro suplente, Yair Lapid, y el ministro de Finanzas, Avigdor Lieberman.

Lapid fue más allá en lo que es un desafío adicional no sólo a Biden. Lapid dijo: "Si los estadounidenses quieren abrir un consulado en Ramala, no tenemos ningún problema con ello.... La soberanía en Jerusalén pertenece a un solo país, el Estado de Israel".

Muchas de las misiones internacionales para los palestinos se encuentran en Sheikh Jarrah, lugar donde se libra la batalla entre 28 familias palestinas y una organización de colonos con sede en EE.UU. que pretende sus tierras. Esta organización reclama falsamente la propiedad de las tierras, y un tribunal israelí que no tiene jurisdicción en el Jerusalén Este ocupado se dedica a facilitar la limpieza étnica, ya que está buscando la manera de quitarle hierro a las amenazas de desalojo ahora y posponerlas a una fecha posterior.

¿Qué hará ahora Biden respecto a la reapertura del consulado? ¿Insistirá en la reapertura o dejará que continúe la situación actual? No hay duda de que los israelíes redoblarán la posición que anunciaron. No querrán devolver nada de lo que Trump les dio. Hay que recordar que Trump también reconoció que los Altos del Golán sirios, ilegalmente ocupados, son parte de Israel. Biden no ha revertido ese reconocimiento hasta la fecha.

LEER: Los aliados árabes de Israel no se hacen ilusiones de que vaya a cambiar su política colonial

Lo que ha planteado la reciente decisión israelí no es sólo que el consulado de Estados Unidos no vuelva a abrir en Jerusalén, sino que el mensaje a otros estados con misiones en Jerusalén Este podría ser que llegará un momento en que también tendrán que trasladarse a Cisjordania. Israel siempre hace lo que podría considerarse irracional. Sin embargo, es un Estado colonizador y el apetito del colonizador por acaparar más tierras no tiene fin. Seguirá limpiando étnicamente Jerusalén para convertirla en una ciudad judía, al tiempo que realiza los movimientos políticos necesarios para profundizar en la "soberanía" de Israel. Tener palestinos y misiones diplomáticas en Jerusalén Este va en contra de su codicia expansionista.

Israel goza de total impunidad y de un apoyo inquebrantable de la llamada comunidad internacional para hacer lo que quiera. La Administración de Trump se aseguró de ello. Tomemos su decisión de etiquetar a seis organizaciones palestinas de derechos humanos como organizaciones terroristas, a pesar de que no existen pruebas creíbles que respalden esta absurda afirmación, y la tímida respuesta de gran parte de la comunidad internacional.

Por una vez, quizás, estoy apoyando al presidente Biden. Espero que gane la batalla de voluntades para reabrir el consulado de Estados Unidos, pero también espero que los demás Estados con consulados en Jerusalén Este se mantengan firmes si llegan las presiones para que se traslade a Cisjordania. Jerusalén no es sólo el hogar de las misiones, sino el de cientos de miles de palestinos que quieren quedarse y no trasladarse a Cisjordania o a cualquier otro lugar. Es su ciudad y la capital de Palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

El profesor Kamel Hawwash es un académico palestino británico de ingeniería con sede en la Universidad de Birmingham. Es comentarista de asuntos de Oriente Medio, vicepresidente del Consejo Británico de Política Palestina (BPPC) y miembro del Comité Ejecutivo de la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) y ... escribe aquí a título personal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines