Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ONU prioriza el compromiso político por encima de los derechos de los palestinos

Las fuerzas israelíes detienen a un palestino durante una protesta en Jerusalén Este el 15 de mayo de 2021 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Hace tres semanas, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, designó a seis organizaciones de la sociedad civil palestina como grupos terroristas, por sus vínculos con el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP). El domingo, el Mando Central del ejército israelí declaró a las organizaciones "no autorizadas" en la Cisjordania ocupada, por lo que sus miembros y representantes pueden ser detenidos.

Sin embargo, lo cierto es que los grupos de derechos palestinos han sido objeto de ataques sistemáticos, especialmente por su cooperación con las investigaciones de la Corte Penal Internacional sobre los crímenes de guerra israelíes.

Mientras la UE reprendía cautelosamente a Israel y Estados Unidos evaluaba las supuestas pruebas entregadas a Washington por una delegación del Estado colonizador, la ONU intensificaba sus condenas y contradicciones, como suele hacer. En octubre, los expertos en derechos humanos de la ONU calificaron la designación de "terrorista" como un ataque. "Silenciar sus voces no es lo que haría una democracia que se adhiere a las normas humanitarias y de derechos humanos bien aceptadas. Pedimos a la comunidad internacional que defienda a los defensores".

Esta semana, las agencias de la ONU declararon que la decisión del ejército israelí "limita significativamente el trabajo" de los grupos de derechos palestinos. Las agencias "estarán al lado del derecho internacional y de las organizaciones de la sociedad civil que promueven el derecho internacional humanitario, los derechos humanos y los valores democráticos".

LEER: Los aliados árabes de Israel no se hacen ilusiones de que vaya a cambiar su política colonial

Apoyar retóricamente a los grupos de derechos palestinos es fácil para la ONU, especialmente cuando no menciona que su complicidad con Israel es contraria a las normas del derecho internacional. Habría sido mucho más honesto que la ONU expusiera el compromiso político al que ha obligado a los palestinos desde el Plan de Partición de 1947. O que se explayara sobre el hecho de que las organizaciones de derechos palestinos tienen un recurso internacional limitado, a pesar de sus intenciones, porque los mismos organismos que dicen estar en contra de la designación israelí son también cómplices de permitir que las violaciones de derechos humanos de Israel continúen sin ser cuestionadas y sin rendir cuentas.

Apoyar nominalmente a las organizaciones de la sociedad civil palestina no dice nada sobre el compromiso de la ONU con los derechos de los palestinos. Aunque el trabajo de las organizaciones es inestimable, la ONU no ha hecho un buen uso de la información disponible ni ha exigido responsabilidades a Israel. Por tanto, ¿de qué manera apoya la ONU a estas organizaciones? ¿Es sólo el concepto de organizaciones estructuradas lo que se ataca, o el trabajo que realizan dichas organizaciones, o está la ONU demasiado ensimismada en mantener la supremacía de Israel para dar prioridad a la difícil situación de los grupos palestinos?

Si la ONU apoyara realmente a las organizaciones de la sociedad civil palestina, al menos iría más allá de proporcionar una plataforma para trabajar por la garantía de los derechos de los palestinos. Sin embargo, la ONU sabe que en el momento en que vaya más allá de sus comentarios y condenas superficiales, toda su estructura será susceptible de ser examinada.

Las organizaciones de la sociedad civil palestina llenan un importante vacío, relacionado directamente con la beligerancia internacional. Fingir que se defienden los derechos de los colonizados mientras se defiende la narrativa colonial de Israel es una de las formas en que la ONU no apoya a Palestina ni a las organizaciones que hablan en nombre del pueblo palestino. Simpatizar con una organización atacada no dice nada sobre el compromiso con los derechos humanos. Si la ONU se toma en serio su apoyo, debería utilizar el trabajo de las organizaciones como base de un proceso muy necesario para exigir responsabilidades a Israel. En ausencia de cualquier acción para salvaguardar los derechos de los palestinos, las declaraciones de la ONU dicen más sobre su complicidad en permitir que Israel actúe con impunidad que cualquier otra cosa.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines