Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Quién competirá con Erdogan en 2023?

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan pronuncia un discurso durante una ceremonia de inauguración del edificio de servicios adicionales de la Autoridad Reguladora del Mercado de la Energía (EMRA) y de las centrales eléctricas tras la finalización de las construcciones en Ankara, Turquía, el 09 de noviembre de 2021 [Doğukan Keskinkılıç - Agencia Anadolu].

Desde las elecciones municipales de 2019, no se ha dejado de hablar de elecciones anticipadas en Turquía, ya que la oposición las ha exigido en repetidas ocasiones, apoyándose en su relativo progreso en esos comicios y promoviendo una imagen de confianza para sí misma en lograr una victoria similar en las elecciones parlamentarias y presidenciales.

Por otra parte, la Alianza Popular, formada por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y el opositor Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), confirma que las elecciones no se adelantarán y que tendrán lugar, según lo previsto, a mediados de 2023. Sin embargo, esto no disuade a la oposición de sus reiterados llamamientos, sobre todo porque esto le permite afirmar que su popularidad está en alza y que la del partido gobernante se deteriora continuamente y que el partido tiene miedo a las urnas.

Por lo tanto, a pesar del énfasis de la Alianza Popular en mantener la fecha de las elecciones tal y como está, Turquía ha vivido recientemente en una atmósfera de elecciones sin organizarlas, en términos de intensidad de la polarización, las disputas, los enfrentamientos y la discusión de los candidatos para las elecciones presidenciales, en particular.

Dado que Erdogan es el candidato natural y esperado por el Partido de la Justicia y el Desarrollo y la Alianza Popular, la cuestión más acuciante en relación con las próximas elecciones es el nombre del candidato de la oposición que competirá contra él.

LEER: La estrella de Turquía crece en África

En primer lugar, hay que señalar que las elecciones derivan buena parte de su importancia del contexto en el que se producen, que inevitablemente afecta a sus resultados en un grado u otro. No es posible hablar de elecciones y anticipar sus resultados sin tener en cuenta las circunstancias en las que tendrán lugar, especialmente la situación económica interna y los acontecimientos más importantes en política exterior, así como las alianzas electorales, el número de candidatos y sus nombres, las preferencias de los votantes, etc.

En segundo lugar, es importante destacar que las posibilidades de ganar a Erdogan no son necesariamente el único criterio, ni el más importante, para seleccionar al candidato o candidatos que compiten.

En las últimas elecciones presidenciales de 2014, la oposición no se puso de acuerdo en un candidato común y, de haberlo hecho, sus posibilidades habrían sido sin duda mejores contra Erdogan que cuando los votos se distribuyen entre más de un candidato de la oposición.

La jefa del Partido del Bien, Meral Aksener, insistió en presentarse porque habría impulsado las posibilidades de su partido de concurrir a las elecciones parlamentarias por primera vez desde su fundación.

La elección del candidato del Partido Popular Republicano (CHP) también se rigió por otros factores, además de las posibilidades de ganar. Kemal Kilicdaroglu estaba harto del líder del partido, Muharrem Ince, que llevaba mucho tiempo compitiendo con él por el liderazgo del partido y había perdido muchas veces contra Erdogan, por lo que Kilicdaroglu quería que Ince se presentara para deshacerse de él en el partido, y que luego perdiera contra Erdogan. Por su parte, Ince aceptó la candidatura porque pretendía utilizar su resultado en las elecciones contra Kilicdaroglu dentro del partido, que es lo que ocurrió después y agravó la disputa entre ellos, lo que llevó a Ince a dejar el partido y a fundar el partido Patria recientemente.

En tercer lugar, y basándonos en lo anterior, uno de los factores más importantes que afectará al resultado de las elecciones presidenciales es el grado de capacidad de la oposición para acordar un candidato conjunto o consensuado. Si lo hace, aumenta sus posibilidades en la competición, y si fracasa, estas posibilidades disminuyen. Hasta ahora, parece que los dos partidos más importantes de la oposición, el CHP y el Partido del Bien, están de acuerdo en la necesidad de presentar un candidato consensuado, y se cree que el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) apoyará a ese candidato desde la distancia, sin una posición oficial y pública.

Así, el principal criterio para este candidato consensuado es que sea aceptable para el CHP y el Partido del Bien, en particular, así como para otros segmentos de los votantes, y por lo tanto preferiblemente de un entorno de derecha (nacional o conservador) o que dé esta impresión. Como mínimo, deben ser aceptados por estos grupos, lo que lleva a proponer los nombres de Ekrem Imamoglu y Mansur Yavas, alcaldes de Estambul y Ankara, respectivamente.

En teoría, el ex presidente Abdullah Gul sigue siendo la figura más fuerte para enfrentarse a Erdogan, ya que parece capaz -de nuevo en teoría- de ganar votos de diferentes partidos y espectros, incluidos los nuevos partidos surgidos del vientre de Justicia y Desarrollo. Sin embargo, la experiencia de las elecciones de 2014 nos dice claramente que Kilicdaroglu no pudo convencer a la cúpula de su partido, y mucho menos a sus bases, para hacer esta elección, algo que probablemente se repetirá en las próximas elecciones.

Aunque a muchos les parece que una figura como Ekrem Imamoglu será la más probable para competir con Erdogan en 2023 tras su victoria en el municipio del Gran Estambul, les recordamos que los cálculos de los municipios difieren de los de las elecciones presidenciales y, por tanto, descartamos su candidatura contra Erdogan. Hoy, el líder del partido, Kilicdaroglu, dice básicamente que Imamoglu y Yavas deben seguir siendo alcaldes tanto en Estambul como en Ankara, para no perderlos de nuevo a favor del Partido de la Justicia y el Desarrollo. Esto significa que no prefiere nominar a ninguno de los dos para las elecciones presidenciales, y tal vez quiera nominarse a sí mismo, pero los dos últimos podrían no aceptar esta decisión, lo que podría abrir la puerta a diferencias dentro del CHP con respecto a las elecciones.

LEER: Los aliados árabes de Israel no se hacen ilusiones de que vaya a cambiar su política colonial

En resumen, los dos factores principales que afectan al resultado de las próximas elecciones presidenciales son la medida en que la oposición sea capaz de presentar un candidato de consenso, y el nombre de este candidato. Esto, en sí mismo, es un reto importante para la oposición, ya que no es fácil encontrar un candidato que consiga los votos del Partido del Bien (nacionalista turco) y del Partido Democrático de los Pueblos (nacionalista kurdo), acusados de tener vínculos orgánicos y organizativos con el PKK.

Las cosas se complican más cuando se añaden nuevos partidos a la ecuación, y todavía no sabemos exactamente cuál será su elección en las próximas elecciones: la participación de cada partido por separado, unirse a una de las dos coaliciones existentes, o formar una tercera coalición de pequeños partidos.

Por último, y por todas las razones mencionadas y otras, no es posible hablar a día de hoy de los resultados de las próximas elecciones en Turquía, ya que éstas deben producirse en su contexto. Sin embargo, es comprensible que los distintos partidos, especialmente la oposición, estén difundiendo el ambiente electoral porque esto movilizaría a los partidarios y aseguraría su adhesión a sus partidos y liderazgos. Esto significa que se trata de un interés partidista en la etapa actual previa a las elecciones.

En cuanto a la cuestión del ganador de las elecciones presidenciales turcas de 2023, es todavía una cuestión muy prematura, y debe ser precedida por la cuestión de los candidatos y la cuestión de las alianzas electorales existentes, junto con otras cuestiones que ya hemos discutido en este artículo. Sin embargo, no sería exagerado decir que las próximas elecciones serán más difíciles para Erdogan y el Partido de la Justicia y el Desarrollo que las anteriores. Por ello, todo el mundo las considera unas elecciones excepcionales que pintarán la imagen de Turquía durante muchos años.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 8 de noviembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesTurquíaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines