Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israa Jaabis: de víctima a criminal, de la noche a la mañana

Israa al-Jaabis (izq.), llega a su audiencia de sentencia en el Tribunal de Distrito en Jerusalén el 7 de noviembre de 2016. [AHMAD GHARABLI/AFP vía Getty Images].

Un tribunal israelí condenó a una madre palestina con graves quemaduras a once años de prisión por no hacer literalmente nada en 2017. Solo en Israel se puede encarcelar sin cargos de criminalidad y ser condenado a mantener las heridas para siempre, hasta la muerte.

Israa Jabbis, de 37 años, se dirigía a su casa en Jerusalén el 10 de octubre de 2015, un día antes de la presentación final de su proyecto de investigación para el módulo de Educación Especial. Su coche se incendió bruscamente debido a un fallo técnico, a quinientos metros del puesto de control militar de Al-Zayyim, en Jerusalén. Los soldados israelíes que se encontraban cerca pensaron que Israa era un peligro potencial y apuntaron con sus armas a la señora, que perdió el control del vehículo y quedó envuelta en llamas.

Según el abogado de Israa, del grupo de derechos humanos Addameer, una bombona de gas explotó accidentalmente en el coche de Israa, tras lo cual ésta salió corriendo del vehículo gritando para pedir ayuda. Sin embargo, fue respondida con el cañón de un rifle y los gritos de un oficial israelí: "Suelta el cuchillo". Israa dejó su cuerpo en llamas sobre el asfalto durante 15 minutos, esperando la piedad del soldado o una muerte inminente. Pero, al final, fue detenida.

Las fuerzas israelíes acusaron a Israa de "intento de asesinato". Sin embargo, no se presentaron pruebas. La madre palestina también negó con vehemencia estas acusaciones, subrayando que estaba trasladando muebles a su casa en el barrio de Jabal Al-Mukaber.

Este accidente ocurrió durante la llamada "Intifada de Jerusalén", que estalló en 2014, tras la indignación de los palestinos por las provocaciones israelíes en la mezquita de Al-Aqsa. El levantamiento continuó hasta la segunda mitad de 2015.

LEER: Las palabras sin acción desenmascaran el papel de Occidente en la expansión de los asentamientos ilegales de Israel

Los enfrentamientos diarios y la ola de violencia se extendieron por Cisjordania y en las fronteras de Gaza. Sin embargo, las respuestas israelíes fueron a menudo represalias e indiscriminadas.

Un joven doblemente amputado, Ibrahim Abu Thuraya, es un ejemplo de las decenas de palestinos muertos por capricho de las fuerzas israelíes. Fue asesinado a tiros en la valla de separación de Gaza mientras protestaba pacíficamente contra las violaciones israelíes en Jerusalén.

Gaza celebra una manifestación pidiendo atención médica para Israa Al-Jaabis [Mohammed Asad/Monitor de Oriente].

Las fuerzas israelíes ejecutaron a muchos palestinos y adolescentes en las calles de Cisjordania, tras ser acusados de "llevar un cuchillo". El número de muertos ascendió a 222 palestinos en los sucesos.

Israa languidece en la prisión de Damon, al norte de Israel, con otras diez madres palestinas y treinta y cinco presas, según Addameer.

Sufre quemaduras de segundo a tercer grado en el 60% de su cuerpo. Ocho de sus dedos se derritieron a causa de las quemaduras, y necesita atención médica de urgencia, según un informe de Médicos sin Fronteras.

No hay dolor más duro que éste

Nasreen Abu Kmail, una presa recién liberada que permaneció con Israa en la misma celda de la prisión de Damon, describió a Israa como el "caso más difícil" entre rejas. "No puede comer ni respirar bien y sufre inflamaciones agudas debido a su lesión".

A pesar de su dolor, la administración de la prisión de Damon no le proporciona la atención médica necesaria para tratar su trauma. El Servicio Penitenciario Israelí (IPS) deja deliberadamente que Israa sufra negligencia médica.

"Cada vez que Israa solicita tratamiento médico, ya sea atención médica básica o cirugías plásticas, la administración de la prisión responde que ella misma se ha causado el dolor", dijo Anhar Al-Deek, una presa palestina liberada bajo fianza el pasado septiembre.

Israa compareció ante el tribunal en enero de 2018 para apelar su sentencia de cárcel. Cuando le preguntaron por su estado en la vista, Israa levantó el resto de sus manos hacia el tribunal, diciendo: "¿Hay algún dolor más duro que este?". Su cara y sus ojos lo decían todo sobre cómo se siente y cuánto sufre.

La hermana de Israa, Mona Jaabis, dijo a MEMO que Israa necesita ocho cirugías urgentes, por no hablar de treinta cirugías plásticas para tratar sus extensas lesiones, incluso parcialmente. "Israa respira por la boca porque las fosas nasales están totalmente obstruidas. Ahora estamos en una batalla judicial para presionar al IPS para que permita a Israa someterse a las operaciones quirúrgicas necesarias en la nariz, las orejas, la garganta y el labio inferior."

El IPS no proporciona ningún tipo de pomada para las quemaduras a Israa ni permite que su familia lo haga. "No permiten ningún tipo de atención médica".

Mona señaló que su hermana ha experimentado un trauma psicológico agudo desde su detención, y citó a su hermana diciendo: "Siento miedo cuando me miro la cara en el espejo... y tengo el recuerdo del accidente como una pesadilla diaria".

Abu Kmail y Al-Deek, que han pasado su condena en la misma habitación que Israa, contaron que la madre palestina siempre se levanta por la mañana gritando: "¡Fuego, fuego, fuego!"

Enséñame las manos, mamá.

Los activistas palestinos han movilizado el apoyo a la madre palestina en las redes sociales. El hashtag #Save_Israa fue el más utilizado en Twitter a principios de septiembre. La familia de Israa dijo a MEMO que la campaña sigue en marcha.

El hijo de Israa, Mutasim, de 13 años, tomó la delantera en estos esfuerzos. "Llevo seis años separado de mi madre. Todos los niños del mundo vuelven a casa y ven a su madre. Pero este no es mi caso", dijo Mutasim en un video.

Desde su detención, el IPS ha negado a Israa las visitas de su familia, en una flagrante violación del IV Convenio de Ginebra de 1949, salvo una reunión especial entre Israa y Mutasim coordinada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), dieciocho meses después de la detención.

"Había un cristal doble entre Israa y Mutasim y un teléfono con poca señal a cada lado de la barrera. Los dos hablaban entre sí a través del teléfono. "Enséñame la cara, mamá". Israa levantó a regañadientes una parte de su cabeza que pretendía ocultar tras una repisa de piedra situada bajo la barrera de cristal. Israa también se cubrió la cara con una máscara amarilla hecha por ella misma. Dibujó un animal de dibujos animados en la máscara para tapar sus heridas y no asustar a la niña. Enséñame tu cara, mamá", repitió Mutasim", narró Mona, la hermana de Israa, que acompañó al niño en la visita.

Gaza celebra una manifestación pidiendo atención médica para Israa Al-Jaabis [Mohammed Asad/Monitor de Oriente].

"En ese momento, todos los presentes en la sala de visitas rompieron a llorar, incluso los demás visitantes y los guardias israelíes. "Te quiero tal como eres, mamá", dijo Mutasim, y puso su mano en un lado de la barrera, invitando a su madre a hacer lo mismo".

Fue el primer y último "apretón de manos" entre ambos, desde entonces.

Las autoridades israelíes también retiraron el seguro médico de Israa, arruinando así cualquier posibilidad de tratamiento médico en el futuro, al ser dada de alta. El IPS quiere abrumar a Israa con el dolor y la humillación durante el resto de su media vida. Entonces, ¿puede ser más doloroso estar vivo?

LEER: Palestina es un territorio ocupado, un hecho reconocido por el derecho internacional

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines