Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los objetivos coloniales de Israel están detrás de su adhesión a los bloques regionales

La 20ª Cumbre de Jefes de Estado de la Unión Africana - Addis Abeba, 27 de enero de 2013 [Paul Kagame/Flickr].

Israel está haciendo todo lo posible para unirse a los bloques regionales, aunque esto signifique un estatus de observador, como el que tiene en la Unión Africana, y su estatus asociado de la Unión Europea. Está intentando establecer algún tipo de legitimidad como Estado "normal", a pesar de su condición de paria en muchos países del mundo. Algunos miembros de la Unión Africana encabezan las objeciones a la decisión unilateral de un funcionario de la UA de conceder a Israel el estatus de observador, debido a la contradicción entre los objetivos de la organización y el sangriento historial de violaciones de los derechos humanos y el desprecio de las leyes y resoluciones internacionales por parte de Israel.

Cabe recordar que en 1974 la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución que equiparaba la ideología fundacional de Israel, el sionismo, con el racismo. Cuando, en 1967, Israel lanzó la guerra de junio, los Estados árabes se reunieron en Jartum y anunciaron que no habría paz, ni negociaciones, ni reconocimiento del Estado de ocupación. La llamada Guerra de los Seis Días pretendía completar la limpieza étnica iniciada por los terroristas sionistas en 1948 contra el pueblo palestino.

La resolución Sionismo es igual a racismo fue anulada tras los Acuerdos de Oslo. Y ahora que la normalización de las relaciones con el Estado ocupante se ha convertido en algo popular, Israel ha empezado a pensar que su posición es más cómoda, especialmente a la luz del apoyo ilimitado de Estados Unidos, independientemente del partido político que esté en la Casa Blanca. Además, la comunidad internacional no ha impuesto ninguna medida punitiva contra las sistemáticas y continuas violaciones del derecho internacional y de los principios de los derechos humanos por parte de Israel. Esto anima a los israelíes a cometer aún más violaciones, como el castigo colectivo, la limpieza étnica, el asesinato de civiles y la construcción de asentamientos en tierras palestinas robadas. Todos los asentamientos son ilegales según el derecho internacional. Se están pisoteando los derechos establecidos y legítimos del pueblo de Palestina.

Opresión y racismo: Los principales determinantes de la inmigración judía

Un manifestante sostiene una pancarta mientras marcha por el centro de la ciudad de Ciudad del Cabo, el 12 de mayo de 2021, durante una protesta contra los ataques israelíes a los palestinos en Gaza [RODGER BOSCH/AFP via Getty Images].

Israel también pretende reforzar su influencia colonial aprovechando la riqueza y los mercados de África y los beneficios comerciales de los estrechos vínculos con Europa. La propaganda pro-israelí lo presenta como si compartiera los valores europeos, la democracia y los derechos humanos, aunque en la práctica haga lo contrario. La posición privilegiada que la UE otorga a Israel le obliga a respetar los derechos humanos, pero sigue colonizando la tierra palestina mediante sus asentamientos ilegales, la confiscación de tierras, la judaización de Jerusalén, el asedio de la Franja de Gaza y el abuso de los detenidos. Puede hacer todo esto y más porque la UE no pide cuentas a Israel a pesar de la gravedad de sus violaciones, que pueden equivaler a crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad según muchas organizaciones de derechos humanos locales e internacionales.

LEER: Las declaraciones de Bennett son hostiles y anti-paz

La potencia ocupante es un Estado colonial que sustituye a los colonialistas europeos en África y Oriente Medio, aunque a menudo actúa como su representante no reconocido. Pretende reforzar la influencia del lobby sionista en Europa para impedir cualquier contramedida que pueda tomarse contra su colonialismo y beneficiarse del acceso al mercado europeo. También pretende que la UE elimine el requisito de que los bienes producidos en asentamientos ilegales estén claramente marcados como tales, etiquetado que permite a los consumidores tomar decisiones informadas sobre las compras éticas y no éticas.

Es importante recordar que Israel es un Estado de ocupación que oprime a la población autóctona, incluidos sus propios ciudadanos, y somete a los palestinos de la Cisjordania ocupada -incluida Jerusalén- y la Franja de Gaza a una brutal ocupación militar. Sus objetivos coloniales al unirse a los bloques regionales son de naturaleza agresiva y explotadora. Los esfuerzos palestinos y el activismo solidario deben poner de manifiesto este hecho.

Tanto la Unión Africana como la Unión Europea afirman defender los derechos humanos y las leyes y convenciones internacionales. La ocupación colonial de Israel hace lo contrario. No tiene cabida en estos bloques mientras siga negando a los palestinos sus derechos legítimos.

Traducido de Samanews, 17 de octubre de 2021, y editado para MEMO.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines