Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El genocidio cultural en Palestina: sobre la decisión de Sally Rooney de boicotear a Israel

Sally Rooney asiste a un photocall durante el Festival Internacional del Libro de Edimburgo el 22 de agosto de 2017 en Edimburgo, Escocia. [Simone Padovani/Awakening/Getty Images].

La multitud pro-israelí en las redes sociales se apresuró a abalanzarse sobre la galardonada novelista irlandesa Sally Rooney, tan pronto como declaró que había "decidido no vender... los derechos de traducción de su exitosa novela "Beautiful World, Where Are You" a una editorial con sede en Israel".

Como era de esperar, las acusaciones se centraron en el habitual desprestigio utilizado por Israel y sus partidarios contra cualquiera que se atreva a criticar a Israel y muestre su solidaridad con el oprimido pueblo palestino.

La loable acción de Rooney no fue en absoluto "racista" o "antisemita". Por el contrario, fue tomada como una muestra de apoyo al Movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones a Palestina (BDS), cuya defensa se sitúa dentro de los discursos políticos anticolonialistas y antirracistas.

La propia Rooney ha dejado claro que su decisión de no publicar con la editorial Modan, que colabora estrechamente con el gobierno israelí, está motivada por valores éticos.

"Sencillamente no creo que sea correcto para mí, en las circunstancias actuales, aceptar un nuevo contrato con una empresa israelí que no se distancia públicamente del apartheid y apoya los derechos del pueblo palestino estipulados por la ONU", dijo en un comunicado el 12 de octubre.

De hecho, la disputa de Rooney no es con el idioma en sí, ya que declaró que "los derechos de traducción a la lengua hebrea de mi nueva novela todavía están disponibles, y si puedo encontrar una manera de vender estos derechos que cumpla con las directrices de boicot institucional del movimiento BDS, estaré muy contenta y orgullosa de hacerlo".

Opresión y racismo: Los principales determinantes de la inmigración judía

Rooney no es la primera intelectual que adopta una posición ética en contra de cualquier forma de normalización cultural con las instituciones israelíes, especialmente con aquellas que apoyan y se benefician directamente de la ocupación militar israelí de Palestina. Su posición es coherente con posturas similares adoptadas por otros intelectuales, músicos, artistas, autores y científicos. La lista, cada vez más amplia, incluye a Roger Waters, Alice Walker y el difunto Stephen Hawking.

El movimiento BDS ha dejado muy claro que, en palabras del cofundador del movimiento, Omar Barghouti, "el boicot palestino se dirige únicamente a las instituciones, debido a su arraigada complicidad en la planificación, la justificación, el encubrimiento o la perpetuación de las violaciones del derecho internacional y de los derechos palestinos por parte de Israel".

Por supuesto, algunos siguen sin estar convencidos. Esos críticos del movimiento BDS confunden intencionadamente el antisemitismo con una forma legítima de expresión política, cuyo objetivo es debilitar y aislar las propias infraestructuras económicas, políticas y culturales del racismo y el apartheid. El hecho de que numerosos judíos antisionistas sean partidarios y defensores del movimiento no es suficiente para hacerles reconsiderar su lógica falaz.

Una de las denuncias más "políticas" de Rooney, aparecida en la revista Jewish Forward, fue escrita por Gitit Levy-Paz. La lógica del autor es, como mínimo, desconcertante. Levy-Paz acusó a Rooney de que, al negarse a que su novela se traduzca al hebreo, ha excluido a "un grupo de lectores por su identidad nacional".

Palestinos en Gaza protestan contra la decisión del Parlamento alemán sobre el BDS, en Gaza el 23 de mayo de 2019 [Mohammed Asad/Monitor de Oriente].

Aunque la escritora del Forward es culpable de confundir la ética política y la nacionalidad, no es la única. Los sionistas israelíes lo hacen con toda normalidad, ya que la ideología sionista y la religión judía -y, en este caso, el lenguaje- suelen ser intercambiables. Como resultado, la definición de "antisemitismo" se ha ampliado para incluir el antisionismo, aunque el sionismo es una construcción ideológica moderna. Dado que Israel se define a sí mismo como un Estado judío y sionista, se deduce que cualquier forma de crítica a las políticas israelíes se describe a menudo como una forma de antisemitismo.

Uno de los aspectos más interesantes de esta conversación sobre el lenguaje es que la lengua hebrea ha sido utilizada por el Estado de Israel desde su establecimiento en 1948 como lengua de opresión. En la mente de los palestinos, en cualquier lugar de Palestina, el hebreo rara vez es la lengua utilizada para comunicar la cultura, la literatura, la convivencia social y demás. En cambio, todas las ordenanzas militares emitidas por el ejército israelí, incluidos los cierres y las demoliciones de viviendas, por no hablar de los procedimientos de los tribunales militares, e incluso los cánticos racistas antipalestinos en los estadios de fútbol, se comunican en hebreo. Los palestinos son entonces excusados si no ven la lengua hebrea moderna como una lengua de inclusión, o incluso de comunicación inocua y cotidiana.

Esta toma de conciencia no es sólo el resultado de las experiencias cotidianas. Los sucesivos gobiernos israelíes han aprobado numerosas leyes a lo largo de los años para elevar el hebreo en detrimento del árabe. Durante más de siete décadas, la limpieza étnica del pueblo palestino ha ido acompañada del borrado de su cultura y su lengua, desde la hebraización de los nombres árabes históricos de ciudades, pueblos y calles, hasta la demolición de antiguos cementerios, olivares, mezquitas e iglesias palestinas, el etnocidio israelí es un punto principal en la agenda política israelí.

Héroes o parásitos: La política interesada de Europa sobre los refugiados

La Ley del Estado-Nación israelí de 2018, que elevó el hebreo como lengua oficial de Israel y degradó el árabe a un "estatus especial", fue la culminación de muchos años de una campaña israelí implacable y centralizada, cuyo único propósito es dominar a los palestinos, no sólo políticamente sino también culturalmente.

Teniendo en cuenta todo esto, la hipocresía de los portavoces de Israel es inconfundible. Aplauden, o al menos callan, cuando Israel intenta demoler y enterrar la cultura y la lengua palestinas, pero ponen el grito en el cielo cuando un autor respetado o un artista bien considerado intenta, aunque sea simbólicamente, mostrar su solidaridad con el pueblo palestino oprimido y ocupado.

El movimiento de boicot palestino es consciente de su misión moral, por lo que nunca puede duplicar las tácticas del gobierno y las instituciones oficiales israelíes. El BDS pretende presionar a Israel recordando a los pueblos de todo el mundo su responsabilidad moral hacia los palestinos.

El BDS no se dirige a los israelíes como individuos y, en ningún caso, se dirige a los individuos judíos por el hecho de serlo, o a la lengua hebrea, como tal. Israel, en cambio, sigue dirigiéndose a los palestinos como pueblo, rebaja su lengua, desmantela sus instituciones y destruye sistemáticamente su cultura. Esto se denomina, con razón, genocidio cultural, y es nuestra responsabilidad moral detenerlo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriende.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines