Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Hacia dónde se dirige Túnez?

El presidente de la República de Túnez, Kais Saied, en el Palacio Real el 3 de junio de 2021 en Bruselas, Bélgica. [Olivier Matthys/Getty Images]

El presidente tunecino, Kais Saied, continúa su golpe de Estado contra la Constitución y prolonga el Estado de Emergencia, las leyes de excepción, la congelación del Parlamento, el levantamiento de la inmunidad de los parlamentarios y la supresión de todos los órganos de control. Ha convertido una situación excepcional en un estado de cosas permanente, como si no hubiera habido Revolución, nada hubiera cambiado y no se hubiera impuesto una nueva realidad en el país.

Saied, en solitario, tiene en sus manos todos los poderes ejecutivo, legislativo y judicial y ha devuelto a Túnez a la época de Zine El Abidine Ben Ali, cuando el totalitarismo, la dictadura y el dominio individual estaban a la orden del día. Incluso está devolviendo a Túnez a las décadas de 1950 y 1960, durante la época de Bourguiba, salvo que carece de las honorables calificaciones, la capacidad y la historia de Bourguiba en la lucha contra la ocupación francesa, que permitió a su oposición perdonar muchos de sus errores y desaciertos. Saied ni siquiera posee las habilidades de Zin El Abidine que le permitirían gobernar en solitario. Ha surgido de lo desconocido, de lo ajeno al mundo de la política y es irónico que provenga del Poder Judicial, del Tribunal Constitucional, contra el que trabaja y cuya labor se detuvo de acuerdo con la Constitución que trajo la Revolución de los Jazmines. Ha atacado y eliminado todos sus logros, sin los cuales no habría podido poner un pie en el Palacio Presidencial.

LEER: El caso perdido de Kais Saied

¿Se está utilizando el estado de emergencia en Túnez para restringir las libertades? - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

El golpe de Kais Saied significa que él es el Estado y el Estado es Kais Saied; si hubiera podido, lo habría dicho explícitamente, como el rey de Francia, Luis XIV, apodado el "Rey Sol" en la Edad Media, que decía: "Yo soy el Estado".

Mucha gente se pregunta si Kais Saied está mentalmente estable o si sufre de paranoia y miedo. En sus apariciones en los medios de comunicación, parece tenso y su forma de hablar sugiere que hay un desequilibrio en su capacidad psicológica y mental. Lo más destacable desde su golpe de Estado es su excesivo enfado y terquedad, ya que no está dispuesto a escuchar a nadie que se le oponga. Desde su punto de vista, todos son traidores, agentes, mercenarios y han sido sobornados. Anunció abiertamente a la opinión pública que está dispuesto a acusar a cualquiera que se oponga a su tiranía y a su golpe contra la Constitución. Constantemente declara que sus plataformas están listas para disparar misiles a los corruptos y a quienes considera opuestos a su dictadura, afirmando que todos son corruptos menos él.

Nos recuerda al presidente libio, Muammar Gaddafi, que describió a sus oponentes como perros callejeros, y a Bashar Al-Assad, que describió a los revolucionarios libres como gérmenes y ratas, y que tienen una enfermedad incurable. Incluso el ex presidente tunecino, Moncef Marzouki, ha declarado que sufre de paranoia. Cuando nombró a Najla Bouden como primera ministra, que, al igual que él, también es una figura desconocida, dijo con arrogancia que no tenía tiempo para consultar con las partes y escuchar sus argumentos.

Trajo a esta desconocida para que siguiera sus órdenes y pudiera dictarle todas sus decisiones, es decir, nombró a una secretaria. Todo ello a pesar de todos los poderes ejecutivos que la Constitución otorga al primer ministro y que prohíbe al jefe de Estado. Sin embargo, Kais Saied ha roto y quemado literalmente la Constitución. Las acciones de Saied impulsaron a decenas de personas a realizar una protesta desesperada. Miles de personas salieron a la calle en protestas masivas que llenaron las calles de Túnez pidiendo el derrocamiento de Kais Saied.

¿Se está deslizando Túnez hacia una peligrosa trampa? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Eligió a una mujer para encabezar el gobierno con el fin de que fuera su mediadora ante el hipócrita Occidente que reclama el empoderamiento de las mujeres, y actuará como fachada de su descarado golpe de Estado. Es posible que se gane el favor de algunas mujeres, aliviando así la presión sobre él.

Han pasado casi dos meses desde el golpe de Saied, pero no sabe cómo avanzar y, al mismo tiempo, no puede retroceder. Se encuentra en un gran aprieto, y parece que los que conspiran para destruir Túnez y acabar con su Revolución han encontrado lo que necesitan en este individuo problemático. Lo están utilizando como una bola de demolición y, en última instancia, cuando cumpla su misión, lo derrocarán.

Saied no ha llevado la alegría al pueblo tunecino, sino que ha llevado la alegría a los líderes de la contrarrevolución en Abu Dhabi. Los medios de comunicación emiratíes han expresado en sus puntos de venta, incluidos los periódicos, los sitios de noticias, los canales de televisión y a través de sus medios electrónicos, su abrumadora alegría por la engañosa afirmación de "la caída de la Hermandad" en Túnez, y no la caída de la democracia.

El sol de la libertad brilló sobre el mundo árabe desde Túnez en 2010, pero la luna se escapó y desapareció en 2021 debido a los complots árabe-estadounidenses-sionistas, que se niegan a permitir el establecimiento de la dignidad y la libertad de las naciones. ¿Volverá a brillar?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines