Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los 6 han sido recapturados, pero no hay que alarmarse

La audiencia de Iham Kamamji, que fue capturado la madrugada del domingo en el interior de una casa en la ciudad cisjordana de Jenin, después de escapar de la prisión de Gilboa, celebrada en en Nazaret, Israel, el 19 de septiembre de 2021 [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu].

La nueva detención de los dos presos palestinos fugados, Iham Kahamji y Munadil Nafayat, no es el final de este acontecimiento. No hay que sentirse excesivamente decepcionado hasta el punto de superarlo, independientemente de lo que los próximos días revelen en cuanto a los detalles y las circunstancias de su nueva detención dentro de los territorios que supuestamente están bajo la autoridad de los Acuerdos de Oslo, es decir, la AP.

Este suceso no fue una persecución policial entre la policía de un estado ordinario y unos delincuentes, sino que forma parte de una lucha continua llevada a cabo por un pueblo sometido a la invasión, el robo, el colonialismo, la judaización, el asedio y los horribles crímenes contra la humanidad en todo momento a manos de un movimiento colonial que "engendró" un estado híbrido. Ha comenzado a actuar como un imperio que se expande en la región árabe y sigue atacando a su pueblo y participando en el sistema internacional que oprime a las naciones de Asia, África y América Latina, mediante la venta de armas y tecnología de vigilancia avanzada.

El legendario proceso de liberación liderado por seis prisioneros de la libertad palestinos caló hondo en la conciencia colectiva palestina. También asombró a los pueblos libres del mundo y fortaleció el movimiento de solidaridad mundial.

Este proceso reveló, en primer lugar, la magnitud de la tortura y las privaciones a las que están sometidos miles de detenidos palestinos y sus familias, y la necesidad de dirigir una atención constante a su sufrimiento y a su necesidad de liberación.

En segundo lugar, ha creado una nueva fisura en la imagen del sistema de seguridad israelí. Y, lo que es más importante, ha provocado una nueva erosión de la imagen de Israel, al ser visto como un Estado colonial agresivo que sigue pisoteando los derechos humanos, violando el derecho internacional y eludiendo el castigo.

LEER: Los palestinos ya son libres; somos nosotros los cautivos del sionismo

El proceso de liberación se produjo desde el interior del bastión más fortificado y vigilado del colonialismo israelí menos de tres meses después de un gran acontecimiento que barrió Palestina desde el mar hasta el río, sacudió la región y capturó la imaginación de los pueblos árabes y de los pueblos del mundo, es decir, el levantamiento de la esperanza y la dignidad y la batalla de la Espada de Jerusalén.

Antes de eso y durante mucho tiempo, el campo de batalla contra Israel no fue testigo de acontecimientos que generaran una unidad popular arrolladora y que hicieran estallar las energías prácticas y morales del individuo palestino, como lo hicieron el reciente levantamiento de la esperanza y la dignidad, y la fuga de la prisión.

Resulta irónico que el amplio impacto moral de la fuga de la prisión fuera el fruto del esfuerzo de sólo seis individuos, no de toda una nación, como fue el caso del levantamiento de la esperanza y la dignidad, también conocido como la Intifada de la Unidad. Esto es una expresión de la amplia unidad popular nacional que encarnó este levantamiento, a pesar de la destructiva división interna.

Es cierto que la última intifada no puso fin a la ocupación y no desmanteló ni un solo asentamiento ni un solo muro del apartheid, y la fuga de prisioneros terminó con la nueva detención de los seis héroes, mientras que los recientes acontecimientos no causaron pérdidas humanas para el colonizador.

Entonces, ¿por qué Israel se vio sacudido y sus dirigentes confundidos por estos dos grandes acontecimientos? La razón es que nuestro pueblo le recuerda al enemigo que su actual soberanía sobre Palestina seguirá siendo cuestionada, así como su opresivo régimen colonial. También le recuerda al enemigo que nuestro pueblo no descansará hasta que se haga justicia. Además, al haber caído el sistema de fragmentación y separación del pueblo palestino como medio de control, sometimiento y saqueo, así como de fragmentación de la conciencia colectiva, al menos a nivel popular, ha permitido una infraestructura para la resistencia popular, que está arraigando en la conciencia del pueblo y sobre el terreno, fuera de las estructuras de liderazgo que carecen de representación y legitimidad.

Por supuesto, durante estos dos acontecimientos, la AP se encontraba en un estado de confusión, marginada y aislada de todo lo que ocurría. La propia autoridad no deseaba la aparición de una verdadera resistencia popular, incluso desarmada, porque esto la avergonzaba y exponía su papel de agente al que se adhiere. No desea ningún tipo de éxito, aunque sea simbólico de estos acontecimientos porque contradice lo que afirma sobre el enfoque de la delación y las negociaciones como única forma de establecer una escasa entidad palestina en menos de una quinta parte de Palestina.

Los efectos de estos dos acontecimientos no terminaron ni terminarán, ya que la resistencia es un proceso continuo, en diversas formas, y a diferentes ritmos, sujeto a las circunstancias y a la racionalidad de las mentes de quienes actúan.

Sí, enfadémonos y no dejemos de enfadarnos, pero no desesperemos ni nos lamentemos, aunque haya mil motivos para lamentarse y llorar. Mientras haya injusticia, y grave, hay resistencia y pasión por una vida libre y digna, y mientras pertenezcamos a un pueblo en el que hay héroes que dan sorpresas, ellos revivirán la esperanza de un nuevo amanecer.

LEER: Los límites del discurso de los "derechos humanos" en Palestina

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arab48 el 19 de septiembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines