Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una cortina divide a los estudiantes masculinos y femeninos en la reapertura de las universidades afganas

Una estudiante sentada en un aula tras la reapertura de las universidades privadas en Kabul el 6 de septiembre de 2021. - Las mujeres que asisten a las universidades privadas afganas deben llevar una túnica abaya y un niqab que cubra la mayor parte del rostro, según han ordenado los talibanes, y las clases deben estar segregadas por sexos, o al menos divididas por una cortina [AAMIR QURESHI/AFP vía Getty Images].

Los estudiantes de todo Afganistán han comenzado a regresar a la universidad por primera vez desde que los talibanes tomaron el poder, y en algunos casos las mujeres han sido separadas de sus compañeros masculinos por cortinas o tableros en medio del aula, informó Reuters.

Lo que ocurre en las universidades y escuelas de todo el país está siendo observado de cerca por las potencias extranjeras, que quieren que el movimiento militante islamista respete los derechos de las mujeres a cambio de ayuda vital y compromiso diplomático.

La última vez que gobernó, entre 1996 y 2001, el grupo prohibió a las niñas ir a la escuela y a las mujeres ir a la universidad y trabajar.

A pesar de que en las últimas semanas se ha asegurado que los derechos de las mujeres se respetarán de acuerdo con la ley islámica, no está claro qué significará esto en la práctica.

LEER: Olvídese de la propaganda y de los relatos fallidos; es necesario un nuevo enfoque sobre Afganistán

Profesores y estudiantes de las universidades de las ciudades más grandes de Afganistán -Kabul, Kandahar y Herat- dijeron a Reuters que las alumnas eran segregadas en clase, se les enseñaba por separado o se les restringía a ciertas partes del campus.

"Poner cortinas no es aceptable", dijo a Reuters por teléfono Anjila, una estudiante de 21 años de la Universidad de Kabul que regresó y encontró su aula dividida.

"Me sentí realmente mal cuando entré en la clase (...) Estamos volviendo poco a poco a hace 20 años".

Incluso antes de que los talibanes tomaran el control de Afganistán, Anjila dijo que las estudiantes se sentaban separadas de los hombres. Pero las aulas no estaban divididas físicamente.

Un documento con las directrices para la reanudación de las clases, distribuido por una asociación de universidades privadas de Afganistán, enumeraba medidas como el uso obligatorio de hijabs y entradas separadas para las estudiantes.

También decía que debían contratarse profesoras para enseñar a las alumnas, y que las mujeres debían recibir clases separadas o, en las clases más pequeñas, segregadas por una cortina.

LEER: Tras Afganistán, los aliados de EE.UU. deben sentirse abandonados

No estaba claro si el documento, visto por Reuters, representaba la política oficial de los talibanes. El portavoz del grupo no comentó inmediatamente sobre el documento, sobre las fotografías de las aulas divididas o sobre cómo se gestionarían las universidades.

Los talibanes dijeron la semana pasada que la escolarización debía reanudarse, pero que los hombres y las mujeres debían estar separados.

Un alto funcionario talibán dijo a Reuters que los separadores de las aulas, como las cortinas, eran "completamente aceptables", y que, dados los "limitados recursos y mano de obra" de Afganistán, lo mejor era "que el mismo profesor enseñara a ambos lados de la clase".

Categorías
AfganistánNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines