Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El asedio egipcio-israelí a la Franja de Gaza debe terminar incondicionalmente y sin demora

Los palestinos protestan contra el bloqueo de Israel en Khan Yunis, Gaza, el 25 de agosto de 2021 [Mustafa Hassona/Anadolu Agency].

El ejército israelí quiere supuestamente "reducir" el número de palestinos a los que dispara. Un soldado israelí disparó y mató a otro niño palestino en la asediada Franja de Gaza el 21 de agosto. Omar Hasan Abu Al-Nil tenía sólo 13 años. El chico sucumbió a sus heridas el pasado sábado.

Según testigos presenciales, Omar había estado presenciando -de forma pacífica, hay que decirlo- una protesta contra el asedio dirigido por Israel a Gaza. Un francotirador del ejército israelí, actuando bajo las órdenes de su oficial al mando, miró a través de la mira de su arma y disparó una bala que atravesó el cuello del niño. Omar perdió el conocimiento inmediatamente.

Con su muerte, son ya 73 los niños palestinos asesinados por el ejército israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza sólo este año.

"Las fuerzas israelíes disparan y matan impunemente a niños palestinos en circunstancias que sugieren asesinatos ilegales y deliberados", ha declarado Ayed Abu Eqtaish, de la organización de derechos humanos Defensa de los Niños Internacional de Palestina. Abu Eqtaish pidió que se rindan cuentas "poniendo fin a la venta de armas y al apoyo a las fuerzas israelíes".

El asedio a Gaza es una larga y continua injusticia por parte de Israel. Incluso antes de que se impusiera por completo en 2007, Israel había decretado durante años el cierre militar del territorio, cerrando sus pasos fronterizos a voluntad. El asedio ha provocado el colapso totalmente previsible de la economía palestina en Gaza.

LEER: En Egipto es un delito leer libros

No es de extrañar que los palestinos de a pie de todo el territorio se hayan levantado contra esta injusticia asfixiante, y que vuelvan a marchar en protestas pacíficas contra el asedio. Esto, recordemos, es a pesar de la posibilidad muy real de que les disparen y maten, o de que sufran lesiones que les cambien la vida simplemente por defender sus legítimos y muy básicos derechos humanos y políticos.

Más de dos millones de personas viven actualmente en el abarrotado enclave costero, la mitad de ellas niños. Alrededor del 80% de la población son refugiados y sus descendientes del interior de lo que hoy se conoce como Israel; sus ciudades y pueblos de origen están dentro de la Palestina histórica, ocupada desde 1948.

Entre 1947 y 1949, las milicias sionistas expulsaron deliberada y sistemáticamente a unos 800.000 palestinos. Aunque tienen un derecho legítimo a regresar, nunca se les ha permitido hacerlo, únicamente porque no son judíos.

En la actualidad, el único paso fronterizo sobre el que Israel no tiene pleno control es el de la ciudad de Rafah, al sur de Gaza, que conduce a y desde Egipto. Sin embargo, la dictadura militar respaldada por Estados Unidos que gobierna Egipto desde el golpe de Estado de 2013 también es cómplice voluntaria del asedio. Otro ejemplo de la complicidad egipcia se vio la semana pasada.

Los palestinos volvieron a protestar en la valla fronteriza el miércoles 25 de agosto. Los soldados israelíes volvieron a disparar munición real contra los manifestantes; al parecer, sus oficiales habían ordenado a sus tropas que se comportaran de forma "más agresiva" con los palestinos.

Cinco de los heridos recibieron disparos de munición real. El periodista Taha Raafat Baker, de 32 años, fue alcanzado en la pierna por un bote de gas lacrimógeno; otro niño estaba entre los heridos, dijo el grupo palestino de derechos humanos Mezan.

Egipto respondió a los ataques israelíes contra los manifestantes palestinos ayudando a los asesinos israelíes y castigando a sus víctimas palestinas. El régimen de El Cairo impuso un cierre indefinido del paso de Rafah. El cruce de mercancías de Salah Al-Din -donde sólo se permite la entrada de artículos limitados en Gaza en el mejor de los casos- también está cerrado.

LEER: Los palestinos tienen nuevas narrativas para la unidad y la resistencia

Cientos de palestinos están ahora completamente varados en Egipto. Muchos se están quedando sin dinero y no tienen medios para acceder a las redes de apoyo familiar; las transferencias internacionales de dinero hacia y desde Gaza suelen ser imposibles de realizar.

Sin embargo, Egipto es sólo un componente de la conspiración internacional contra la población civil de la Franja de Gaza. Como ha señalado Tamara Nassar, mi colega de The Electronic Intifada, la ONU y Qatar también están en connivencia con el asedio. Ambos han acordado aplicar un programa que otorga a Israel el derecho de veto sobre la lista de los palestinos que recibirán y no recibirán ayuda alimentaria.

Esto es un castigo colectivo, otro de los muchos crímenes de guerra de Israel. ¿Cuántos más podrá cometer impunemente antes de poner fin al asedio a Gaza? Esto debe ocurrir incondicionalmente y sin demora.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFranja de GazaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines