Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

En Egipto es un delito leer libros

Libros en venta en el histórico mercado de libros de al-Azbakeya en el centro de El Cairo el 16 de enero de 2019 [MOHAMED EL-SHAHED/AFP vía Getty Images].

Como no tiene un verdadero apoyo popular, para que cualquier dictadura sobreviva la censura es fundamental en su modus operandi. Fiel a su estilo, desde que los militares tomaron el poder en 2013, Egipto ha emprendido una guerra contra la musalsalet popular y ha bloqueado unos 500 sitios web de noticias.

El año pasado, Egipto prohibió Ya Balah Zaghloul (Oh, dátiles de Zaghloul) de una obra de Sayed Darwish en el Teatro del Globo de El Cairo, porque el propio presidente Abdel Fattah Al-Sisi ha recibido el apodo de balha (dátiles rojos). En Egipto, balha se utiliza para describir a alguien que dice ser sabio pero que en realidad no lo es.

A principios de este año, una serie de Ramadán, Al-Ikhtar (la elección), producida por la empresa gubernamental Synergy, recreaba la masacre de Rabaa de agosto de 2013 y presentaba a los Hermanos Musulmanes como la amenaza más grave para el Estado y sus ciudadanos.

Sin embargo, aunque el control del Estado sobre la televisión y los medios de comunicación es lo que más se informa, durante años estas restricciones se han extendido a lo que la población lee. Tiene sentido: la narrativa está fuertemente controlada, y el régimen no tiene interés en permitir a sus ciudadanos escapar a otro mundo, o pensar críticamente por sí mismos.

En la última medida de este tipo, el Ministerio de Dotaciones de Egipto anunció que examinará las publicaciones que se encuentran en las bibliotecas de las mezquitas y retirará las que lleven ideología extremista. Prometió que "purificará" las bibliotecas de las mezquitas de las obras relacionadas con los Hermanos Musulmanes, en un intento de "prevenir el extremismo".

LEER: Los presidentes de Palestina y Egipto discuten la solución de dos Estados

Como medida preventiva adicional, los imanes se comprometerán a pedir permiso sobre cualquier título que entre en sus bibliotecas. Aquellos que "descuiden las órdenes" serán castigados.

Cuando la revolución dio paso a lo que se creía entonces que era una nueva era de libertades, después de la Primavera Árabe, autores como George Orwell y Milan Kundera volvieron a las estanterías y hubo demanda de Cart Ahmar lil Rayis (Una tarjeta roja para el presidente), del fundador de Kefaya, el Movimiento Egipcio por el Cambio.

Pero en los últimos ocho años estas nuevas libertades han vuelto a ser recortadas y los puestos de la Feria Internacional del Libro de El Cairo informan de que la policía inspecciona las obras expuestas. Con los fuertes castigos públicos que se imponen a las voces disidentes en el país, no siempre está claro dónde está la línea divisoria entre la censura del gobierno y los que se autocensuran por miedo.

El ataque se produce desde todos los ángulos. El año pasado, el Centro Nacional de Traducción de Egipto, gestionado por el Estado, emitió una declaración en la que decía que se rechazaría a cualquier traductor que lanzara trabajos sobre temas que se opusieran a las normas sociales, la moral, las costumbres o las religiones monoteístas, y en 2016 las fuerzas de seguridad egipcias allanaron una biblioteca del barrio de Dar El-Salam y tres de sus sucursales, las cerraron y confiscaron sus libros, acusándolas de ser espacios sediciosos.

La biblioteca de Dar El-Salam fue fundada por el abogado de derechos humanos Gamal Eid y era frecuentada por niños deseosos de terminar sus deberes. En 2019, Eid, destacado activista de los derechos humanos, fue golpeado por las fuerzas de seguridad, que le arrojaron pintura roja y amarilla en un nuevo intento de disuadirle de su trabajo.

La editorial Dar Merit de El Cairo ha sido allanada por el Ministerio del Interior, la librería El Balad ha sido clausurada y la cadena de librerías Alef ha cerrado sus 37 sucursales tras ser acusada de tener vínculos con los Hermanos Musulmanes.

LEER: Egipto prohíbe los libros de los Hermanos Musulmanes en las mezquitas

Un comité estatal fundado para incautar los bienes de la Hermandad tomó el control de los activos de Alef en agosto de 2017 y más tarde arrestó a su cofundador, Omar El-Sheneti, por cargos similares, a pesar de que las tiendas almacenaban literatura contra la Hermandad Musulmana.

Gamal Abdel Hakim ha sido condenado a cinco años de cárcel en virtud de una ley antiterrorista por estar en posesión de Salario, precio y ganancia de Karl Marx, que las fuerzas de seguridad encontraron en su casa cuando fue detenido en 2017.

Ese mismo año, la profesora universitaria Dra. Mona Prince fue acusada de "glorificar a Satanás" y "difundir ideas destructivas" después de enseñar El Paraíso Perdido de John Milton a sus alumnos en la Universidad de Suez y posteriormente fue suspendida. Los funcionarios dijeron que ella desafía el orden público disfrazándolo de análisis textual de la literatura.

Dada la historia de la censura en Egipto, y cómo castiga la disidencia, las palabras del crítico literario Henry Louis Gates Jr. parecen adecuadas: "La censura es al arte como el linchamiento a la justicia".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines