Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bennett sigue la agenda militar israelí y estadounidense

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, en Tel Aviv, el 29 de junio de 2021 [AMIR COHEN/POOL/AFP via Getty Images].

Según el canal de televisión israelí Channel 12, a mediados del mes pasado el primer ministro Naftali Bennett rechazó una petición del ministro de Defensa, Benny Gantz, para reunirse con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. Gantz se mostró decepcionado con la decisión de Bennett, e insistió en que no sólo era importante que se reuniera con Abbas, sino que es el funcionario israelí de mayor rango y más apropiado para hacerlo, dado que la base electoral de Bennett está en la extrema derecha.

Bennett se opone a la reanudación del proceso de paz con los palestinos y no dio ninguna razón para rechazar la petición de Gantz. Sin embargo, los políticos de izquierda y de centro de su coalición de gobierno creen que reanudar las relaciones oficiales con los dirigentes de la AP y apoyar a la autoridad es lo mejor para Israel.

Apenas dos semanas después, la oficina de Gantz reveló que había mantenido dos reuniones distintas con Abbas: la primera incluía a altos funcionarios de seguridad y asuntos civiles, y la segunda eran sólo los dos hombres a solas. Además, Gantz fue al bastión de Abbas, la ciudad ocupada de Cisjordania, Ramallah. Discutieron cuestiones de seguridad, diplomáticas, económicas y de la sociedad civil.

"Israel está dispuesto a adoptar una serie de medidas que fortalezcan la economía de la AP", dijo Gantz a Abbas. Se comprometió a conceder un préstamo de 500 millones de NIS (155 millones de dólares) a la AP, que se reembolsaría con los ingresos fiscales mensuales recaudados por Israel en nombre de la autoridad.

Ahora parece que Bennett no estaba contento con la reunión de Abbas, pero no pudo evitarla. Parece que se vio obligado a dejar que se celebrara. El galardonado periodista israelí Meron Rapoport cree que esto ocurrió porque el lobby militar está imponiendo su agenda al gobierno.

"Hay un conflicto entre los políticos y el ejército en Israel", me dijo, "y el lobby militar ganó la ronda en cuanto al apoyo a la AP. Bennett acaba de rendirse a este lobby. Permitió la reunión de Gantz con Abbas y accedió a permitir la transferencia de dinero a Gaza".

LEER: Naftali Bennett se abre paso en Washington DC

Como ministro de Educación en 2018 bajo el ex primer ministro Benjamin Netanyahu, Bennett se opuso a la transferencia de fondos de Qatar para ayudar a los palestinos en Gaza. Comparó el efectivo con el "dinero de protección" pagado a los criminales. Dirigiéndose a Netanyahu, añadió: "Puede que compre la tranquilidad a corto plazo, pero acostumbra a la otra parte a aplicar la violencia como forma de avanzar en sus intereses."

Ahora, permite el apoyo a la AP y el dinero de Qatar para Gaza. Impidió que Gantz mantuviera una reunión con Abbas, y luego aprobó la reunión. Esto sugiere fuertemente que está siguiendo la agenda de otros, especialmente de los militares israelíes y de Washington.

Rapoport me dijo que el lobby militar en Israel cree que "el dinero trae la calma". Además, la reunión de Gantz con Abbas se produjo inmediatamente después del regreso de Bennett de Washington, donde se reunió con Joe Biden. El presidente estadounidense le pidió que tomara medidas para mejorar la vida de los palestinos.

Según el periodista israelí Oren Ziv, reportero y fotógrafo de Local Call y +972 Magazine, Biden aceptó discutir los temas palestinos en una reunión a puerta cerrada para no avergonzar a Bennett. Al parecer, Biden ordenó a Bennett, que apoyaba el desalojo de palestinos de Jerusalén, que tomara medidas prácticas para detener dichos desalojos en el barrio de Sheikh Jarrah de la ciudad. El dirigente estadounidense destacó "la importancia de abstenerse de realizar acciones que puedan exacerbar las tensiones, contribuir a una sensación de injusticia y socavar los esfuerzos para construir la confianza".

Tras la reunión con Biden, Bennett se comprometió a reforzar la AP y a apuntalarla durante su crisis financiera. También renunció a sus planes de anexión.

LEER: La retórica de Bennett no puede ocultar el expolio de tierras de Israel

El periodista de derechas Baruch Yedid informó de que fuentes israelíes habían dicho que Biden también había ordenado la reapertura del consulado estadounidense en la Jerusalén Oriental ocupada. Las fuentes, según Yedid, dijeron que Bennett "rogó" a Biden que no hiciera públicas estas órdenes y que pospusiera la reapertura del consulado hasta después de la aprobación del proyecto de ley de presupuestos, para que la Knesset aprobara el proyecto de ley, que "preservará" el gobierno de coalición.

Bennett es "débil", dijo Rapoport. Coincidió conmigo en que el primer ministro no está llevando a cabo su propia agenda, y simplemente aceptó las órdenes de Biden, incluida la cuestión del consulado. Si ese es el caso -y creo que lo es-, entonces ¿qué, tenemos derecho a preguntar, está haciendo Bennett como primer ministro? Aparentemente ha aceptado que no será más que una marioneta que actúa en nombre de otros. No sólo ha renunciado a sus propios puntos de vista, sino que está adoptando políticas contrarias a ellos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines