Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una nueva generación de palestinos dirige una estrategia mediática diferente

Una manifestante levanta su mano, pintada con los colores de la bandera palestina, durante una manifestación contra los asentamientos en el barrio palestino de Sheikh Jarrah de Jerusalén el 30 de julio de 2021. [AHMAD GHARABLI/AFP/Getty Images]

Uno de los resultados más importantes de los sucesos del barrio de Sheikh Jarrah, en la Jerusalén ocupada, y del posterior ataque israelí a la Franja de Gaza, es la aparición de una nueva generación palestina no convencional, que lideró la batalla mediática contra la ocupación a nivel local e internacional. Prepararon el camino para una estrategia mediática diferente, caracterizada por un discurso y unas propuestas audaces, y por llamar a las cosas como realmente son en lugar de ser cautelosos a la hora de utilizar una terminología precisa relacionada con el conflicto. Esta generación consiguió recuperar el espíritu de la causa palestina y situarla de nuevo en la agenda internacional, después de que estuviera estancada durante muchos años y fuera sustituida por otras cuestiones regionales, como el programa nuclear iraní, las revoluciones árabes y los acuerdos de normalización de Israel con los países árabes.

Los inicios de esta estrategia pueden encontrarse en los sucesos de Sheikh Jarrah, donde los residentes siguen enfrentándose a la limpieza étnica en beneficio de los colonos ilegales israelíes. Decenas de jóvenes palestinos, la mayoría de ellos veinteañeros, se reunieron en tiendas de campaña de solidaridad con los residentes del barrio, pero los medios de comunicación apenas cubrieron los ataques contra ellos por parte de los colonos y la policía israelí. Y lo que es peor, no se dio a conocer ninguna posición oficial palestina al respecto.

Así que esta nueva generación tomó el asunto en sus manos y bombardeó las redes sociales con fotografías y transmisiones en directo desde el corazón de los acontecimientos sobre el terreno. Sus publicaciones se hicieron virales en todo el mundo. Los principales medios de comunicación, que suelen ser comprensivos con Israel, se vieron obligados a tomar nota de lo que estaba ocurriendo en Sheikh Jarrah, y dejaron que los activistas contaran su versión de los hechos.

LEER: Camino a la elaboración de una hoja de ruta israelí a nivel regional e internacional

Los gemelos Muhammad y Mona El-Kurd, por ejemplo, estaban a la vanguardia de esta generación de influenciadores palestinos en las redes sociales. En un tiempo récord, atrajeron a miles de seguidores. Han organizado el apoyo y la defensa de su barrio de Sheikh Jarrah, y su mensaje ha llegado a una audiencia mundial. En su reciente discurso de graduación en la Universidad de Birzeit, Mona El-Kurd habló de la nueva era que ella y su hermano, junto con otros activistas, han iniciado en las redes sociales, haciendo que las voces palestinas se escuchen a pesar de la censura a la que los contenidos palestinos son sometidos por los administradores de los sitios bajo presión israelí para garantizar que la narrativa sionista siga siendo dominante.

Una parte importante del éxito de Mona, Muhammad y otras docenas de activistas ha sido utilizar el inglés y otros idiomas internacionales para sus publicaciones en las redes sociales. Esto ha contribuido a sensibilizar a Occidente, donde el apoyo al Estado de ocupación ha sido durante mucho tiempo la norma. Varios sondeos de opinión recientes han sugerido que la imagen de Israel ha quedado dañada, lo que evidencia el éxito palestino en inclinar la balanza a favor de su causa.

Además, las cadenas de televisión occidentales, de las que se supone que son parciales con respecto a Israel, no han tenido más remedio que acoger a activistas palestinos si quieren ser relevantes y mantener su lugar en los índices de audiencia. Muhammad El-Kurd ha destacado en este campo por su fluidez en inglés y el uso de términos jurídicos adecuados al conflicto. No ha tenido reparos en calificar la ocupación israelí de "colonialismo", por ejemplo, y ha desafiado líneas editoriales largamente sostenidas. En más de una entrevista con la prensa, El-Kurd corrigió las preguntas de los presentadores, que eran tendenciosas hacia Israel, y les obligó a referirse a los acontecimientos tal y como eran, sin terminología engañosa ni discriminación.

LEER: La comunidad internacional ha normalizado la violencia colonial de Israel

Por lo tanto, en ausencia de voces oficiales palestinas, esta generación ha gestionado el discurso de los medios de comunicación, convirtiéndose en portavoces casi oficiales en el proceso. Han conseguido en pocas semanas lo que los funcionarios palestinos no han logrado en décadas. Es necesario reflexionar seriamente sobre esto, para que el discurso mediático palestino, especialmente el dirigido a Occidente, pueda desarrollarse y ser más eficaz, basándose en los derechos del pueblo palestino; para ser más proactivo en lugar de reactivo, que consigue poco y no satisface a nadie.

Esto es esencial para contrarrestar la propaganda israelí -hasbara- basada en un discurso mediático engañoso dirigido a cambiar la opinión pública árabe y occidental. Durante muchos años, Israel ha logrado convencer al mundo occidental de la veracidad de su relato distorsionado a través de medios de comunicación y grupos de presión bien financiados.

Los palestinos, por su parte, han carecido de una estrategia mediática seria y perspicaz. Aunque la aparición de movimientos de acción social y de derechos humanos, como el movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS), ha hecho que el foco de atención se desplace hacia la condena de la ocupación y la denuncia de sus políticas racistas hacia los palestinos, estos movimientos han sido demonizados por Israel y sus partidarios árabes en los medios de comunicación dominantes. Las acusaciones de antisemitismo se han convertido en un arma, como sabe muy bien cualquier activista acusado de este tipo de racismo.

LEER: El 77% de los habitantes de la Ciudad Vieja de Jerusalén son musulmanes

Sin embargo, los acontecimientos en Jerusalén y Gaza han demostrado que los palestinos pueden utilizar las rdes sociales y los principales medios de comunicación en su beneficio, a pesar de los intentos de Israel de presentar lo que está sucediendo en Sheikh Jarrah como una mera disputa inmobiliaria entre partes iguales. Los nuevos activistas palestinos expertos en medios de comunicación se han lucido en la gestión de la batalla. Nadie puede creer la reivindicación inmobiliaria cuando la policía israelí está golpeando y deteniendo a los habitantes de la zona que defienden sus casas, así como a los activistas de la solidaridad que están junto a ellos. Lo mismo ocurre con la ofensiva israelí contra los palestinos en la asediada Franja de Gaza. La cobertura en directo de los activistas en las redes sociales expuso los crímenes israelíes contra niños y mujeres.

Esta nueva generación palestina está ayudando a unir al pueblo de la Palestina ocupada contra la brutal ocupación colonial de los colonos israelíes, y generando un apoyo mundial a su causa. Sin embargo, esto es sólo el principio. Los palestinos tienen que seguir desarrollando su presencia en las redes sociales y su discurso, especialmente el dirigido a Occidente. La batalla contra la ocupación continúa y la causa palestina necesita un apoyo mundial constante. Esta estrategia mediática diferente ha demostrado ser eficaz. Por lo tanto, debe continuar, incluso cuando los principales medios de comunicación se desvíen hacia otro tema "más noticiable".

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Arabi Al-Jadeed el 10 de agosto de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines