Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Camino a la elaboración de una hoja de ruta israelí a nivel regional e internacional

Un soldado israelí lanza gases lacrimógenos contra manifestantes palestinos durante una protesta contra los asentamientos judíos el 24 de noviembre de 2020, en el Valle del Jordán, en la Cisjordania ocupada por Israel [JAAFAR ASHTIYEH/AFP vía Getty Images].

Israel se enfrenta a retos de seguridad y amenazas militares y existe una crisis política interna que afecta a las relaciones con sus vecinos y la comunidad internacional. Al parecer, las autoridades de ocupación necesitan urgentemente una "hoja de ruta" que establezca los parámetros básicos del Estado y sus políticas. Esto se ha recomendado tras una serie de reuniones de investigadores en las que se han revisado los retos existentes, incluidos los asuntos exteriores y de seguridad.

La importancia de esta hoja de ruta configurada de acuerdo con un extenso documento publicado por el Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén (JISS), dirigido por varios generales y políticos israelíes de alto nivel, emana del hecho de que Israel se ha visto sumido en la confusión en los últimos años, aunque su posición estratégica se encuentra mejor que nunca. Se siente impotente frente a Irán, ya que puede tener que actuar solo, lo que podría conllevar un alto riesgo de daños causados en el frente interno de Israel por Irán y sus aliados.

De ahí que, aunque Israel mantenga el largo y violento conflicto con los palestinos que probablemente no se resuelva en un futuro cercano, las autoridades de ocupación traten de estar preparadas para la guerra. Esto supone una dura prueba para la sociedad israelí y requiere que el gobierno repare o al menos cubra muchas grietas; que desarrolle su fuerza militar y política, y que trate de aprovechar las oportunidades que ofrecen los acuerdos de normalización del año pasado con algunos estados árabes.

Israel necesita gestionar el conflicto con la Autoridad Palestina, reforzar su factor de disuasión contra Hamás y mejorar las relaciones con Washington. También necesita profundizar en la red de relaciones que ha construido en el Mediterráneo, e impulsar su diplomacia en otros sectores, haciendo especial hincapié en equilibrar sus crecientes relaciones con China y los países que intentan obstaculizar este progreso.

LEER: ¿Ha declarado la UA la guerra a los Estados miembros con el "estatus de observador" de Israel?

Al examinar las estrategias más destacadas recomendadas al gobierno israelí por el JISS, no estoy convencido de que las autoridades de Tel Aviv sean capaces de aplicarlas, entre otras cosas porque Israel ya no es el único actor en la región. Otros estados y organizaciones han surgido como rivales obstinados.

La naturaleza disfuncional de Israel le impide centrarse totalmente en las amenazas externas. En esto se basan sus enemigos para mantenerlo preocupado por las disputas políticas y la polarización étnica. Además, la generación fundadora ya no existe y el Estado de ocupación está dirigido por políticos inexpertos que pueden o no apreciar la gravedad de las recomendaciones del JISS.

La cohesión nacional debe ser una prioridad para el gobierno de ocupación, dice el JISS. Es necesario que Israel supere los difíciles retos de seguridad y se prepare para una posible agresión. Debe establecer tácticas eficaces en Estados Unidos bajo el mando de Joe Biden y a nivel internacional.

El gobierno israelí también debe tratar de impedir que Irán obtenga armas nucleares. El think tank hace hincapié en este punto. El mecanismo de la llamada "batalla entre guerras" tiene que estar listo para asediar el "anillo de fuego" de Irán y sus apoderados que rodean al Estado de ocupación con infraestructuras de misiles de largo alcance en Irak, Siria, Líbano, Gaza e incluso Cisjordania. Se considera muy importante para Israel frustrar los planes de Irán de desestabilizar Jordania.

También es necesario que el gobierno y el ejército israelíes estén preparados para diversos escenarios militares. El JISS insiste en que son importantes los misiles en el campo de batalla, la maniobrabilidad de las tropas y llevar la lucha a territorio enemigo. La última ofensiva contra la Franja de Gaza demostró la sensibilidad del ejército israelí ante las pérdidas humanas y económicas.

En el exterior, el apoyo de EE.UU. a Israel debe mantenerse como una cuestión bipartidista para los partidos demócrata y republicano; el Estado de ocupación no tiene ninguna alternativa a Washington esperando en las alas. Según los investigadores del JISS, podría ser necesario que Tel Aviv simpatizara más con la posición de Estados Unidos respecto a China y desarrollara relaciones con ambas partes, sobre todo teniendo en cuenta la disminución de la simpatía por Israel entre los demócratas.

También señalan que la Jerusalén ocupada debe ser una prioridad. La reciente respuesta de Gaza a la agresión israelí en la ciudad santa y la mezquita de Al-Aqsa confirmó que los palestinos no tienen reparos en desafiar el control israelí de la ciudad. Israel afirma que su seguridad le obliga a controlar Jerusalén, pero es evidente que se trata de una treta para reforzar la presencia judía a través de los asentamientos ilegales.

La gestión del conflicto con los palestinos tiene que reconocer que un acuerdo permanente no está en el horizonte. Un objetivo realista, dice el JISS, sería reducir el coste del conflicto para ambas partes mediante el uso calculado de la fuerza y los incentivos económicos, mejorando la situación en el Área C y preservando la actual realidad de los asentamientos en ella, con la excepción de la ampliación de los proyectos de construcción en la envolvente de Jerusalén. En otras palabras, más actividad ilegal; todos los asentamientos son ilegales según el derecho internacional.

A toda costa, dice el equipo del JISS, Israel debe prepararse para evitar que Hamás se haga con el control de la Autoridad Palestina durante la era post-Mahmoud Abbas, manteniendo la cooperación en materia de seguridad con la AP en la medida de lo posible, respondiendo con fuerza a los cohetes lanzados desde Gaza y liberando a los prisioneros israelíes a cambio de facilitar la reconstrucción de Gaza. Así, tras la guerra de Gaza, se dice que es "apropiado" que Israel continúe con su política de "cortar el césped" asestando fuertes golpes a Hamás e imponiendo un fuerte mecanismo de disuasión durante el mayor tiempo posible.

LEER: La comunidad internacional ha normalizado la violencia colonial de Israel

A nivel interno, también hay que abordar la difícil situación de los ciudadanos palestinos de Israel ("israelíes árabes"). Deben ser integrados en todos los niveles, dicen los investigadores. Sin embargo, la recolección de sus armas debe ser una "prioridad".

A nivel regional, habrán de dar prioridad a Egipto y Jordania y ampliar el alcance de los acuerdos de normalización. Como socios estratégicos de Israel, la estabilidad de ambos estados es de gran importancia para las autoridades de Tel Aviv. Para ello es necesaria una importante coordinación israelí con El Cairo y Ammán, incluyendo, según recomienda el JISS, el restablecimiento de las relaciones con el rey Abdullah, fracturadas en los últimos años. Tal vez su posición respecto a la mezquita de Al-Aqsa haga que el mantenimiento del statu quo en Jerusalén sea un interés común de ambas partes.

Mientras que la hoja de ruta israelí exige la coordinación y el seguimiento permanente con los Emiratos Árabes Unidos y los demás socios de los Acuerdos de Abraham, pide que Turquía se enfrente mientras el presidente Recep Tayyip Erdogan apoye a Hamás y "socave" la soberanía israelí en Jerusalén. La ciudad, por supuesto, sigue anexionada ilegalmente y, el sector oriental al menos, sigue considerándose territorio ocupado según el derecho internacional, por lo que dicha "soberanía, es sin duda cuestionable. Israel, por su parte, insiste en que la ciudad "indivisa" es su capital.

Según el think tank, Israel necesita desarrollar relaciones estratégicas con India y evitar cualquier desavenencia con China, porque el equilibrio de poder en Asia es el expediente más importante de la agenda mundial. Además, Israel no puede evitar estar en el campo americano y necesita establecer relaciones especiales con India, Japón y Australia, mientras mantiene la cautela en sus relaciones económicas con Pekín para reducir las preocupaciones de Estados Unidos.

OPINIÓN: Los laboristas de Kier Starmer están "purgando" a los judíos críticos con Israel

La conclusión israelí sobre la hoja de ruta se inclina por establecer una serie de recomendaciones, la más importante de las cuales es profundizar en las relaciones con las poblaciones de habla árabe, mantener el diálogo con Moscú y los canales de comunicación con las fuerzas rusas en Siria, y establecer vínculos de cooperación política y de seguridad con los principales países europeos. También se considera importante desarrollar una asociación de intereses con Francia en el Mediterráneo oriental, consolidar las posiciones de Israel en la cuestión iraní, cambiar los patrones de voto de los países amigos en los foros internacionales y tratar de establecer relaciones abiertas con Indonesia y Bangladesh.

Dado que altos funcionarios han participado en la elaboración de estas recomendaciones al gobierno israelí, las estrategias sugeridas podrían desempeñar un papel clave en el desarrollo de las políticas a aplicar en el país y en el extranjero. Y ello a pesar de que no se confía en la capacidad del gobierno para actuar con eficacia.

Por último, los círculos políticos israelíes creen que la aplicación de esta hoja de ruta está vinculada principalmente a la expansión de las actividades diplomáticas, haciendo frente a la erosión de sus capacidades, salvando las divisiones generalizadas entre los ministerios del gobierno, obteniendo los recursos necesarios para las iniciativas diplomáticas, y promoviendo y ampliando el comercio exterior en una época en la que las exportaciones israelíes superan los 400.000 millones de shekels (124.000 millones de dólares); esto es, aproximadamente un tercio de su renta nacional.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines