Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los laboristas de Kier Starmer están "purgando" a los judíos críticos con Israel

El líder del Partido Laborista, Sir Keir Starmer, el 15 de julio de 2021 en Blackpool, Inglaterra [Anthony Devlin/Getty Images].

Las luchas internas de los laboristas británicos sobre Israel dieron un giro sorprendente la semana pasada que podría llevar al partido a un mayor desorden. Jewish Voice for Labour (JVL) -la principal agrupación de judíos de izquierdas del partido laborista, conocida por su postura muy crítica con Israel- ha acusado a los laboristas bajo el liderazgo de Kier Starmer de "purgar a los judíos del partido".

La acusación incriminatoria se hizo en un informe detallado de 77 páginas dirigido a la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC) y a la investigación Forde, que fue creada por el líder laborista para abordar las conclusiones de la EHRC tras su investigación de 17 meses sobre el presunto antisemitismo dentro del partido durante el liderazgo de Jeremy Corbyn.

Para decepción de muchos en la derecha del Partido Laborista, que según se afirma dirigieron una campaña de vilipendio contra Corbyn, la EHRC no encontró ninguna prueba de antisemitismo atribuible al antiguo líder, ni ninguna prueba de racismo institucional. Sin embargo, la comisión sí encontró "ejemplos específicos de acoso, discriminación e interferencia política".

Los hallazgos de la EHRC no sólo fueron vistos como una reivindicación para Corbyn, sino que sus partidarios también afirmaron que el informe había confirmado su sospecha de que la "crisis" de antisemitismo del Partido Laborista fue alimentada por una facción de la derecha para socavar al ex líder. Esta fue una de las conclusiones a las que llegó un informe interno de 851 páginas elaborado por la Unidad de Gobernanza y Asuntos Legales del Partido Laborista.

Sin embargo, la reacción de la era liderada por Corbyn ha desencadenado una disputa igualmente divisiva sobre la postura del partido con respecto a Israel, especialmente porque el estado de ocupación ha sido designado por varios grupos prominentes de derechos humanos como un estado de apartheid. ¿Cuál debería ser la posición adecuada de los laboristas o de cualquier partido que afirme priorizar la igualdad, la democracia y los derechos humanos, frente a un Estado acusado de practicar el apartheid?

LEER: El lucrativo negocio de los lobbies israelíes

Mientras que esta cuestión ha hecho que el racismo institucional dentro de Israel sea un tema central para los partidos progresistas, de la misma manera que el apartheid sudafricano ganó prominencia en todo el mundo, Starmer, que consta que ha dicho que "apoya el sionismo sin reservas", ha sido duramente criticado por tratar de marginar e incluso proscribir a los sectores del partido laborista que son muy críticos con el Estado sionista.

Los miembros de JVL se han encontrado en el fuego cruzado de la campaña de Starmer contra las facciones de izquierda y los críticos de Israel, que tomó un giro autoritario más en sintonía con los dictadores de Oriente Medio que con un partido progresista en Gran Bretaña el mes pasado, cuando el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Laborista se movió para proscribir a Resist y Labour Against the Witchhunt (LAW) -que afirma que las acusaciones de antisemitismo tenían una motivación política- y a Labour in Exile Network, creada para acoger a los miembros expulsados o suspendidos.

En su informe a la EHRC y a la investigación de Forde, JVL criticó a los laboristas por "purgar a los judíos del partido". El informe pide a los laboristas que se tomen en serio sus responsabilidades como partido político antirracista declarado y que respeten toda la gama de opiniones políticas entre sus miembros judíos.

JVL afirma que ha advertido en repetidas ocasiones tanto a la EHRC como al partido laborista sobre el "clima de hostilidad" que se está creando y dirigiendo contra los miembros judíos. "Esto se experimenta como discriminación, victimización y acoso", dijo el grupo señalando que sus "miembros judíos no se sienten seguros en el partido" y que "esto se experimenta agónicamente como la persecución que nuestras familias han experimentado durante siglos".

Miembros del Partido Laborista marchan por Finsbury Park en apoyo a Jeremy Corbyn y para exigir que el líder Kier Starmer le devuelva el bastón de mando el 22 de noviembre de 2020 en Londres, Inglaterra. [Guy Smallman/Getty Images]

Parece que en todos los casos en los que se ha "purgado" a un miembro judío tiene que ver con su postura crítica hacia Israel. Los laboristas son uno de los principales partidos que han adoptado la controvertida definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA). Siete de los 11 ejemplos citados en la definición de trabajo equiparan las críticas a Israel con el racismo antijudío.

La IHRA ha sido duramente criticada por una serie de organismos, como el Instituto de Relaciones Raciales, eminentes abogados, la organización de derechos civiles Liberty, destacados expertos académicos en antisemitismo, 40 organizaciones judías de justicia social a nivel mundial y más de 80 grupos BAME con sede en el Reino Unido.

Kenneth Stern, uno de los redactores de la definición de trabajo, también ha expresado su profunda preocupación por el mal uso que se hace de ella y ha advertido de su "efecto amedrentador" sobre la libertad de expresión. Según Stern, el código que redactó hace 15 años como experto en antisemitismo del Comité Judío Americano, se está utilizando con un propósito completamente distinto al que pretendía.

La experiencia de JVL bajo la dirección de Starmer subraya los "efectos escalofriantes" contra los que advirtió Stern. En su informe, JVL incluyó extractos de miembros para destacar ejemplos de conducta antisemita que, según el grupo, fueron ignorados por el Partido Laborista

"Todos los que se han criado en un entorno familiar judío -por muy diverso que sea- crecen sabiendo lo que es el antisemitismo en lo más profundo de su ser y todos llevamos el miedo a él con nosotros a lo largo de nuestras vidas", decía uno de los extractos incluidos en el informe. "Conociendo el judaísmo desde dentro como lo conozco, puedo decir honestamente que la idea de que los judíos sean acusados de antisemitismo prácticamente en masa es algo que no me cabe en la cabeza. Pero no conozco ningún precedente en el que un grupo de judíos haya sido objeto de acusaciones institucionales de antisemitismo."

JVL insiste en que forma parte de una larga tradición judía que se opone al sionismo. "Hay una diferencia de más de un siglo de creencias fuertemente arraigadas sobre el sionismo, que ha evolucionado más recientemente en muchos puntos de vista variados", dijo JVL señalando los muchos puntos de vista diversos dentro de la comunidad judía. Reconociendo que la diversidad de puntos de vista dentro de la comunidad judía no es inusual, se criticó duramente la insistencia de Starmer en presentar a los dos partidarios más ruidosos de Israel, el Board of Deputies (BOD) y el Jewish Labour Movement (JLM), como la voz judía legítima. El JVL afirma que la Junta representa a menos de un tercio de los judíos del Reino Unido, según la mayoría de las estimaciones, y que los criterios para adherirse al JLM incluyen la promoción de la centralidad de Israel en la vida judía.

Las acusaciones condenatorias incluyen la afirmación de que el partido ha hecho caso omiso de las quejas presentadas por los judíos que son miembros de la JVL sobre el antisemitismo que se mostró a los miembros ejecutivos, incluyendo otras formas de intimidación. Los miembros judíos también han sido objeto de investigaciones por antisemitismo de forma desproporcionada. "Parece que, como proporción de la población, casi cinco veces más miembros laboristas judíos que no judíos se han enfrentado a quejas de antisemitismo que han sido investigadas", decía el informe, argumentando que los miembros judíos de la JVL han sido objeto de "quejas de antisemitismo procesadas a un ritmo 20 veces mayor que los miembros laboristas no judíos".

LEER: El 77% de los habitantes de la Ciudad Vieja de Jerusalén son musulmanes

El supuesto subyacente de la "purga" de miembros judíos, dijo JVL, es que "todos los judíos son sionistas y/o que los antisionistas no son propiamente judíos y de hecho son antisemitas". Tal opinión no sólo constituiría una forma de racismo según la definición de antisemitismo de la IHRA adoptada por los laboristas, sino que también deslegitima "toda una franja de opinión y tradición judía".

El informe de JVL se produce en un momento en el que se está presionando a las sedes locales del partido para que respalden una medida durante la conferencia del partido para devolver el látigo a Corbyn. Al ex líder se le sigue negando el látigo del partido en el parlamento por los comentarios que hizo el año pasado tras la publicación de un informe de la EHRC sobre el antisemitismo dentro del laborismo.

Los partidarios de Jeremy Corbyn habrían elaborado un plan "urgente" que otorgaría a los miembros del partido los poderes para restituir al ex líder como diputado laborista, en lo que se considera una señal más de las tensiones dentro del partido por su suspensión. El cambio en las normas laboristas daría a los afiliados la última palabra sobre las medidas disciplinarias tomadas contra los diputados y quitaría poder al Comité Ejecutivo Nacional, que se considera demasiado derechista con los miembros del partido.

La oficina de Starmer no ha respondido a la petición de MEMO para que haga comentarios.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines