Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El lucrativo negocio de los lobbies israelíes

La policía británica mantiene un cordón policial para separar a los manifestantes pro-israelíes que se concentran frente a la Embajada de Israel en Londres de los manifestantes pro-palestinos reunidos en las cercanías, en Londres, Reino Unido, el 23 de mayo de 2021. [Hasan Esen - Agencia Anadolu]

El cómico británico David Schneider es conocido por sus memorables papeles en comedias y por escribir en programas como el boletín de noticias falsas "The Day Today". Por desgracia, es una decepción política. Como tantas otras celebridades británicas menores y personalidades de la televisión, Schneider adoptó una postura hostil contra Jeremy Corbyn y el movimiento popular que estuvo a punto de llevar al ex líder laborista al número 10 de Downing Street.

Schneider no fue tan malo como algunos de los actores de televisión menores que contaminan la esfera de los cheques azules de Twitter. Gente como Rachel Riley y Eddie Marsan estaban bastante desquiciados en su oposición a Corbyn, y su fantástica insistencia en que uno de los principales antirracistas del país era un antisemita secreto. Sin embargo, planteo a Schneider como un caso en cuestión debido a un artículo de opinión que escribió para The Independent en 2019.

Presentado en su titular como una guía práctica sobre "cómo hablar de Israel sin caer en el antisemitismo", el artículo no era, de hecho, nada de eso. Más bien, era una lista condescendiente de irrelevancias y sinsentidos que prácticamente goteaban de ignorancia deliberada.

Schneider insiste en el artículo en que es "antisemita" argumentar que Israel "paga dinero a los diputados, a los famosos o a los medios de comunicación para que actúen como lo hacen". Lo hace a pesar del hecho bien documentado de que Israel hace precisamente esto. El papel del dinero en el poder y la influencia del lobby israelí está bien documentado.

¿Podría Schneider ignorar este hecho? Ni un poco; incluso dejó claro en el artículo que estaba al tanto de la serie encubierta de Al Jazeera de 2017, The Lobby, en la que el espía de la embajada israelí Shai Masot fue infamemente pillado in fraganti en cámara discutiendo sobre "más de un millón de libras" de financiación para viajes de propaganda israelí a la Palestina ocupada.

La interlocutora de Masot en esa conversación no era otra que la diputada Joan Ryan, que en ese momento era la presidenta del grupo de presión Labour Friends of Israel. Ryan pasó todo el periodo de liderazgo de Corbyn haciendo todo lo posible para sabotear no solo al líder personalmente, sino también sus propias posibilidades electorales. En 2019, abandonó por completo el laborismo, uniéndose al grupo de desertores laboristas kamikazes disidentes que formaron el efímero "Grupo Independiente". El grupo no consiguió ganar un solo escaño y Ryan abandonó posteriormente el parlamento.

LEER: El 77% de los habitantes de la Ciudad Vieja de Jerusalén son musulmanes

Al igual que la mayoría de ese grupo, que al parecer pasó a tener trabajos muy bien pagados en diversos grupos de reflexión y consultorías, Ryan no tuvo que preocuparse por hacer cola en la oficina del paro. Hoy, su lucrativa carrera en el lobby israelí continúa. Ahora es directora ejecutiva de la rama británica de un grupo de presión israelí que se ha autodenominado con el inocuo nombre de "Red de Liderazgo Europeo", o ELNET.

Según su currículum en LinkedIn, también sigue siendo "presidenta honoraria" de Labour Friends of Israel, a pesar de que abandonó el partido para protestar contra las críticas de Jeremy Corbyn a los crímenes de Israel.

A pesar de haber visto aparentemente El lobby, o al menos de ser consciente de la naturaleza de sus revelaciones, en su artículo de opinión en Independent, Schneider insistió en que es antisemita plantear estas cuestiones. La realidad es "antisemita" según esa lógica retorcida.

O como dijo la vice líder laborista Angela Rayner cuando atacó a Corbyn por su comentario del año pasado de que el tema del antisemitismo había sido exagerado por los medios de comunicación y sus oponentes políticos: puede ser cierto pero es "completamente inaceptable" hablar de ello.

Peor aún, Schneider dice que es antisemita incluso utilizar el término "lobby israelí". Sin embargo, aparentemente no tiene ningún problema con los términos "lobby ruso" o "lobby saudí". La doble moral en su máxima expresión.

Contrariamente a la insistencia ignorante y estúpida de las personalidades televisivas menores de que discutir la realidad es "antisemita", esta semana se produjo en Estados Unidos otra ilustración perfecta del hecho de que Israel y su lobby siguen teniendo una inmensa influencia en las elecciones y en el proceso político en Occidente; y que esto se consigue en gran parte gracias a las enormes sumas de dinero.

La candidata progresista Nina Turner (que había sido un elemento habitual de la última campaña fallida de Bernie Sanders para la presidencia) fue derrotada por la candidata pro-Joe Biden y pro-Israel Shontel Brown en las elecciones primarias demócratas para un escaño abierto en el Congreso de Ohio. Turner estuvo muy por delante en la carrera en un momento dado, incluso con una ventaja de dos dígitos en las encuestas. Sin embargo, un factor importante consiguió darle la vuelta: El dinero del lobby israelí.

Los grupos de presión Pro-Israel America y (especialmente) Democratic Majority For Israel (DMFI) vertieron cantidades obscenas de fondos en la carrera para derrotar a Turner. Todo ello a pesar de que Turner no era especialmente activo en lo que respecta al apoyo a los derechos de los palestinos. El lobby no tolera la disidencia.

Sólo el DMFI gastó casi 2 millones de dólares en anuncios de ataque negativo contra Turner, así como en mensajes a favor de Brown. Según un periodista, este dinero del lobby israelí por sí solo fue casi más que todo el gasto de la campaña de Turner procedente de grupos externos.

Sin embargo, es interesante que ninguno de los anuncios del lobby israelí mencionara a Israel. Esto demuestra lo impopular que es Israel entre la base del Partido Demócrata -sus activistas y votantes en contraposición a las élites del partido, que suelen ser pro-Israel- y que incluso los grupos de presión pro-Israel lo saben. Como ya he argumentado en esta columna, el lobby israelí está en un declive histórico.

Pero el declive es relativo. Como los hechos en torno a la carrera Turner-Brown demostraron una vez más, el lobby israelí sigue siendo capaz de movilizar vastos recursos para promover su malvada causa. Se trata, en efecto, de un lucrativo tinglado de lobby.

LEER: Cómo sustenta Europa a Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines