Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un mensaje al pueblo de Túnez

Un miembro de las fuerzas de seguridad de Túnez hace guardia frente a la sede del parlamento en Bardo, en Túnez, el 31 de julio de 2021. (Foto de FETHI BELAID / AFP) (Foto de FETHI BELAID/AFP vía Getty Images)

Suspender temporalmente la Constitución; hacer que el presidente del Tribunal Constitucional Supremo preste juramento ante el tribunal; preparar una hoja de ruta que incluya la celebración de elecciones presidenciales anticipadas; y elaborar un código de honor que regule la naturaleza del trabajo de los medios de comunicación en Egipto. Estos fueron los puntos más destacados de la declaración de las autoridades militares golpistas encabezadas por Abdel Fattah Al-Sisi en julio de 2013. Son muy similares a las medidas excepcionales anunciadas por el presidente tunecino Kais Saied para atribuirse todos los poderes ejecutivos y judiciales de su país.

Tengo un sencillo mensaje para todos los ciudadanos tunecinos: no creáis a Kais Saied. Está siguiendo el mismo procedimiento y los mismos métodos para blanquear su imagen y la de quienes le apoyaron para dar este golpe. Las pruebas de ello son claras.

Propaganda negraEs posible que hayas visto el hashtag que es tendencia en las redes sociales en los últimos días. #Tunisiaissafe tiene muchas personas que tuitean sobre ello en árabe, inglés y francés. Todos afirman que las acciones de Saied son un paso en la dirección correcta para un Túnez más seguro.

Esto es exactamente lo que ocurrió en los primeros días y semanas que siguieron al golpe de Al-Sisi contra el primer presidente elegido democráticamente en Egipto. Varios partidarios de Al-Sisi lanzaron entonces un hashtag llamado #Itisnotacoup, con el objetivo de blanquear la imagen del golpe militar en beneficio de los gobiernos y la opinión pública occidentales. Era -y es- propaganda negra. El hashtag insinuaba que lo ocurrido no fue un golpe militar, sino una revolución popular a la que el ejército egipcio respondió. Esto fue una mentira expuesta por los acontecimientos posteriores en Egipto.

LEER: Han caído las últimas hojas de la Primavera Árabe

Autoritarismo y golpes de Estado frente a libertades y democracia

En una conferencia pronunciada por el presidente tunecino durante su extraño encuentro con los periodistas del New York Times, Saied se preguntó retóricamente por qué buscaría ser un dictador a la edad de sesenta y siete años. Era un guiño a las palabras de Charles de Gaulle, el difunto político francés. Saied añadió que hizo lo que hizo sólo en beneficio del pueblo tunecino, y que no tomaría ninguna medida que afectara a la libertad de expresión o de prensa. De nuevo, es una mentira; esta fase no durará mucho.

"No tenemos codicia por nada", dijo Al-Sisi hace siete años. "Lo juro por Dios". Ya saben lo que pasó después. Al-Sisi se presentó a la presidencia y luego expulsó a todos sus rivales, ya fueran soldados como Sami Anan y Ahmed Shafik, o civiles como Abdel Moneim Aboul Fotouh, Hisham Geneina y otros. Decía que respetaba a los medios de comunicación, pero detenía y encarcelaba a los periodistas, convirtiendo a Egipto en el tercer peor país del mundo en cuanto a encarcelamiento de profesionales de los medios de comunicación.

En Egipto no tardamos en comprender la trampa en la que nos había metido Al-Sisi. Creo que Kais Saied no ha esperado tanto para revelar la verdadera cara de su golpe. Ya ha ordenado el cierre de la oficina de Al Jazeera, ha detenido a activistas y políticos y ha investigado a algunos dirigentes de partidos políticos.

La tiranía, el monopolio del poder y el golpe de Estado no pueden conducir a la libertad de expresión ni a la libertad de los medios de comunicación. Quienes están detrás de estas "medidas" no pueden atenerse a los principios democráticos; no pueden aceptar la oposición ni dar al pueblo la oportunidad de expresar sus opiniones, ya sea a través de manifestaciones o en las redes sociales.

¿Se está deslizando Túnez hacia una peligrosa trampa? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Cuidado con el mito de que si no te gusta el régimen puedes salir a la calle

Los que están detrás del golpe y dirigen a Saied tratarán de asegurarte que las calles siguen ahí, que eres capaz de hacer otra revolución, y que la gente que derrocó a Zine El Abidine Ben Ali también puede derrocar a Kais Saied simplemente tomando las calles. Tengan cuidado, porque esto es lo que nos hicieron en Egipto. Se dijeron a sí mismos: dejemos que Al-Sisi destruya a los Hermanos Musulmanes y nos haga un hueco, entonces obligaremos al ejército y a su comandante a ceder a las demandas del pueblo. Pero, ¿saben lo que pasó? Al-Sisi los encarceló y eliminó junto con la Hermandad, luego cerró las calles a todo el mundo. Detuvo a todos los que se atrevieron a oponerse.

En las celdas de las cárceles egipcias encontrarás ahora a Alaa Abdel-Fattah junto a Mohamed El-Beltagy, y encontrarás a Ahmed Douma junto a Safwat Hegazy. La política y las diferencias de opinión los dividieron, pero los unió la misma opresión e injusticia. Esto es exactamente lo que Kais Saied ha empezado a hacer en Túnez.

LEER: ¿Desaparecerán las pruebas para encubrir el crimen del presidente tunecino?

Tienen mucho dinero frente a "No soy un cajero automático"Fui personalmente testigo de la difusión de varias filtraciones de audio desde el interior de la oficina de Al-Sisi mientras hablaba con su jefe de oficina, Abbas Kamel, sobre los miles de millones de dólares que recibió de los países del Golfo, concretamente de los EAU, Arabia Saudí y Kuwait en los primeros meses tras el golpe militar. Se ha producido un cambio de actitud importante. El New York Times publicó detalles de una reunión secreta que reunió al príncipe heredero de Abu Dhabi (el gobernante de facto de los EAU), Mohammed Bin Zayed, con varios de sus asesores. Demostró lo aburrido que está con las continuas peticiones de Al-Sisi de más dinero diciendo: "Dile a este tipo que no soy un cajero automático".

Túnez atraviesa una importante crisis económica. Le dirán que con las "medidas" de Saied, reactivarán la economía tunecina y todos vivirán en mejores condiciones, contando con un paquete de préstamos, subvenciones, dinero y ayudas de algunos países del Golfo. Sin embargo, la situación económica de Egipto es ahora catastrófica. Las deudas externas superan los 120.000 millones de dólares, las deudas internas superan los cuatro billones de libras egipcias y los intereses anuales de los préstamos superan los dos tercios del presupuesto del país, lo que significa préstamos interminables y cargas económicas sin precedentes.

Más vale tarde que nunca

Este argumento tiene un alto precio, especialmente cuando se utiliza para bendecir un golpe de Estado y apoyar a un tirano a cambio de deshacerse de una facción política concreta.

Tras ocho años de Al-Sisi en Egipto, el eminente político nasserista Hamdeen Sabahi comentaba sobre el golpe de Saied en Túnez: "Mi corazón está con Túnez. La única revolución de la Primavera Árabe que había sobrevivido hasta ahora está siendo secuestrada por la contrarrevolución. La transición democrática fue espinosa, pero con todos sus defectos es más fácil y segura que el monopolio de cualquier partido en el poder y la exclusión del resto de los socios o partidos. Pedimos a Dios que inspire al pueblo de Túnez para que haga lo correcto y lo salve del calvario de las luchas internas".

Mi mensaje al pueblo tunecino es que no tarde en comprender lo que está sucediendo. Los golpes de Estado son los mismos y siempre hay muchas víctimas. No es demasiado tarde y todavía hay una oportunidad real para que el pueblo se enfrente al golpe contra su revolución y su experiencia democrática. Sólo podrá hacerlo si se une para rechazar el golpe de Kais Saied contra la primera revolución de la Primavera Árabe.

Los golpes militares, sean cuales sean, no aportan nada bueno a un país. Al contrario, perjudican al pueblo, saquean su riqueza y destruyen su economía. Egipto es la mejor prueba de ello. El desastre de la Gran Presa del Renacimiento Etíope, la pérdida de agua del río Nilo y el regalo de Al-Sisi de las islas de Tirán y Sanafir a Arabia Saudí son todos resultados de golpes militares.

Cuidado, pueblo de Túnez. Cuidado.

Traducido de Arabi21, 2 de agosto de 2021 y editado para MEMO.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines