Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Desaparecerán las pruebas para encubrir el crimen del presidente tunecino?

El ex primer ministro tunecino Hichem Mechichi habla durante una rueda de prensa para anunciar una amplia remodelación del gabinete en la capital, Túnez, el 16 de enero de 2021 [Yassine Gaidi/Anadolu Agency].

No estoy seguro de la credibilidad de la foto del ex primer ministro tunecino Hichem Mechichi que parece confirmar que fue agredido en el Palacio presidencial de Cartago para obligarle a dimitir. Si fuera cierto, convierte al presidente Kais Saied en un miliciano de tercera clase, en lugar de un jefe de Estado.

El periódico británico Middle East Eye informó de que Mechichi fue golpeado por agentes de inteligencia egipcios y de los EAU en el palacio. Una vez más, de ser cierto, esto destruye la legitimidad de Saied, así como su elegibilidad como ciudadano tunecino, al haber permitido que unos extranjeros atacaran a un compatriota.

La aceptación por parte del primer ministro de la orden de destitución del presidente -después de haber estado en el centro de la disputa entre el parlamento y la presidencia- se hizo con demasiada rapidez. Además, no apareció en público en un momento en que los rumores de su detención circulaban ampliamente. Tal vez las autoridades pensaron en arrestarlo, pero se dieron cuenta de que su repentina ausencia podría hacer que su familia anunciara que había sido secuestrado. Así pues, Mechichi fue puesto bajo arresto domiciliario con el objetivo de contener la esperada reacción de su familia, pero ¿se produjo realmente la agresión física?

¿Se está deslizando Túnez hacia una peligrosa trampa? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Es absurdo aceptar que el jefe de un gobierno dimita o acepte su destitución fácilmente, a menos que haya sido sometido a enormes presiones. El régimen de Mubarak en Egipto presionó al mariscal de campo Muhammad Abdel Halim Abu Ghazaleh tras decidir su destitución, debido a su inmensa popularidad en las filas de las fuerzas armadas. Amin Nimr, secretario general del Servicio General de Inteligencia, estaba "negociando" con Abu Ghazaleh en el Palacio de la República, mientras Mubarak estaba en la habitación de al lado. A pesar de su influencia y poder, Abu Ghazaleh accedió bajo la amenaza de ser detenido. Fue nombrado para el inexistente papel de "ayudante del Presidente de la República".

El primer ministro tunecino no es un militante ni un combatiente. Es un empleado del gobierno que puede mantenerse firme bajo presión al principio, pero que acabará cediendo, especialmente cuando se enfrenta a todas las herramientas persuasivas a disposición del interrogador en estos asuntos. No necesitaba ser agredido, como informó MEE. Eso sólo puede calificarse de imprudencia y estupidez.

La reacción al informe del MEE sugiere que la agresión sí tuvo lugar. Los llamados "comités electrónicos" se dedicaron inmediatamente a intentar desacreditar a Middle East Eye en las redes sociales, citando en el proceso el "desmentido" de Mechichi. Si negó haber sido agredido y se alegró de haber sido despedido, ¿por qué no lo dijo en público? Su reticencia a aparecer en público -forzada o no- sugiere que tiene heridas visibles que confirmarían la agresión.

LEER: El presidente de Túnez destituye a 30 funcionarios en 10 días

La credibilidad de Middle East Eye no está en duda. Es significativo que los intentos de desacreditar el sitio web provengan de El Cairo y Abu Dhabi. Además, es evidente que MEE tiene fuentes dentro del Palacio de Cartago. Si sus críticos están seguros de que el informe sobre el asalto no es cierto, deberían impugnarlo ante el Tribunal Superior de Londres.

El presidente del Parlamento de Túnez, el jeque Rached Ghannouchi, recibió una indemnización por daños y perjuicios por parte de un juez británico mientras estaba en el exilio y era objeto de un ataque por parte de los medios de comunicación, incluida una campaña lanzada por el periódico saudí Al-Sharq Al-Awsat. Las leyes de difamación en Gran Bretaña son fuertes, así que si MEE es inexacto, debería ser impugnado, pero dudo que eso ocurra.

Si el golpe de Kais Saied tiene éxito, sabe que no estará en el poder para siempre. Sabe que no es la primera opción de los que han pagado para que se produzca el golpe y que ser el testaferro no significa que vaya a ser el líder. También sabe que un día morirá y deberá responder de sus actos ante un tribunal superior, donde no se pueden eliminar las pruebas y los testigos para encubrir un crimen.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 2 de agosto de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines