Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los atletas olímpicos representan la auténtica actitud árabe hacia Israel

Un barco navega frente a los Anillos Olímpicos de Tokio 2020 el 25 de marzo de 2020 en Tokio, Japón. [Carl Court/Getty Images]

Dos atletas árabes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fueron noticia cuando se retiraron en lugar de participar junto a sus homólogos israelíes. Un tercero, sin embargo, fue felicitado por el Estado de ocupación.

El judoka argelino Fethi Nourine se retiró antes de luchar contra el israelí Tohar Butbul. A continuación, el sudanés Mohamed Abdalrasool hizo lo mismo cuando el sorteo también le obligó a enfrentarse a Butbul. Sin embargo, el viernes, la judoka saudí Tahani Al-Qahtani siguió adelante y se enfrentó a su homólogo israelí Raz Hershko.

Se habían hecho muchos llamamientos para que Al-Qahtani adoptara la misma postura que Nourine y Abdalrasool, pero se animó a competir con el atleta israelí. Ella perdió.

Cuando anunció su retirada, Nourine dejó claro que lo hacía en solidaridad con Palestina, que sigue bajo la brutal ocupación militar de Israel. "Hemos trabajado mucho para llegar a los Juegos Olímpicos", explicó, "pero la causa palestina es más grande que todo esto".

Nourine sabía que esto llevaría a la Fundación Internacional de Judo (FIJ) a castigarle, pero siguió adelante de todos modos. "Estaba esperando el castigo de la IJF", dijo a Al Jazeera TV. "Estoy enviando un mensaje al mundo en solidaridad con Palestina. No quiero que el nombre de mi país vaya acompañado del nombre del Estado sionista".

Su entrenador, Amar Benikhlef, se mostró valiente y apoyó la retirada. "No tuvimos suerte con el sorteo", declaró a los medios de comunicación argelinos. "Nos tocó un rival israelí y por eso tuvimos que retirarnos. Tomamos la decisión correcta".

La política de los vítores y abucheos: Sobre Palestina, la solidaridad y los Juegos Olímpicos de Tokio

Las posturas de estos atletas no coinciden necesariamente con las de sus gobiernos. Argelia no tiene vínculos con Israel, y tampoco los tiene Arabia Saudí (oficialmente, al menos), pero Sudán sí. El gobierno de Jartum no ha comentado la retirada de Abdalrasool. Periodistas, intelectuales y escritores liberales saudíes, que se considera que reflejan las opiniones del gobierno saudí, animaron a la atleta saudí a competir con el israelí. Los usuarios de las redes sociales respaldados por el gobierno también apoyaron su participación, a pesar de su derrota.

Lejos de las Olimpiadas, el luchador libanés de artes marciales mixtas, Abdullah Miniato, anunció que no competiría en el Campeonato Mundial Juvenil de la Federación Internacional de Artes Marciales Mixtas en Bulgaria para evitar enfrentarse a un oponente israelí. Miniato y su entrenador, Mohammad Al-Gharbi, declararon que se retiran después de que el sorteo colocara al luchador frente a un israelí.

"Nos negamos a reconocer a Israel o a practicar cualquier forma de normalización", declararon. "Palestina es una cuestión sagrada", añadió Al-Gharbi. "Nuestra posición parte del principio de que no tratamos con el enemigo de ninguna manera".

Fethi Nourine [Twitter/@staddoha]

Nourine y su entrenador fueron recibidos por miles de aficionados con banderas palestinas a su regreso a Argelia. Sus seguidores corearon consignas a favor de Palestina y en contra de Israel. El recibimiento de Abdalrasool en Sudán fue discreto, pero fue aclamado en todo el mundo árabe y más allá. Aunque no declaró abiertamente su posición pro-palestina, afirmó que le dolía el hombro. Esto se conoce desde hace años como una excusa utilizada por los atletas árabes que no están dispuestos a participar junto a oponentes israelíes.

Estos valientes atletas árabes supieron asestar un golpe a Israel, que no creen que tenga ningún respeto por el deporte, los atletas y la ética deportiva. No dieron al Estado ocupante la oportunidad de mostrar su hipocresía al mundo entero en la arena olímpica. Al adoptar la postura que adoptaron, la atención se centró en la cuestión palestina y en los crímenes israelíes.

El boicot deportivo es un paso valiente para los atletas árabes. Además, refleja la verdadera actitud árabe hacia Israel. Aunque los funcionarios israelíes no se han pronunciado al respecto, los escritores y los medios de comunicación israelíes sí lo han hecho.

"El Comité Olímpico Internacional debe responder con dureza y de forma adecuada a un acto tan descarado porque se está poniendo en ridículo", dijo Yair Katan en Ynet News.

Argelia: un yudoka renuncia a los Juegos Olímpicos para boicotear a su rival israelí

Por el contrario, es Israel quien se burla del Comité Olímpico y de otros organismos deportivos internacionales. Su sistema de reclutamiento significa que la mayoría de los atletas israelíes son miembros o ex miembros de las Fuerzas de Defensa de Israel y habrán estado involucrados en algún nivel en lo que se ha descrito como crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. ¿Cómo encaja esto con los ideales olímpicos?

Avishag Semberg, por ejemplo, ganó una medalla de bronce en taekwondo y es soldado en activo de las Fuerzas de Defensa de Israel con base en el asentamiento ilegal de Alon, en la Cisjordania ocupada. Los soldados israelíes acosan, disparan y matan a los palestinos. La ética y la moral, en contra de lo que afirma Israel, no significan nada para las FDI.

"El jefe del Estado Mayor expresó su aprecio por sus impresionantes logros en los Juegos Olímpicos y la felicitó por su victoria", tuitearon las FDI. "Atleta, soldado de las FDI, y ahora, medallista olímpica: ¿hay algo que no pueda hacer?".

Los atletas árabes tienen 100% de razón en su postura de principios contra los israelíes. ¿Por qué deberían estar en la misma habitación que alguien que tiene las manos manchadas con sangre palestina?

La normalización con Israel no es una opción para estos atletas y sus partidarios. Ahí es donde se separan de algunos de los regímenes árabes; y por eso son la verdadera voz y actitud del pueblo árabe. Los llamados Acuerdos de Abraham representan a los regímenes árabes sionistas, no al pueblo árabe. Esa es la realidad, y estos valientes atletas lo saben.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArgeliaArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines