Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La política de los vítores y abucheos: Sobre Palestina, la solidaridad y los Juegos Olímpicos de Tokio

Los abanderados del equipo palestino Dania Nour y Mohammed K H Hamada portan la bandera palestina durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Verano de Tokio 2020 en el Estadio Olímpico de Tokio, Japón [Stephen McCarthy/Sportsfile via Getty Images].

Cuando la delegación olímpica palestina, compuesta por cinco atletas, ataviada con el traje tradicional palestino y portando la bandera palestina, entró en el Estadio Olímpico de Tokio durante la ceremonia de inauguración el 23 de julio, me invadió el orgullo y la nostalgia.

Crecí viendo los Juegos Olímpicos. Todos nosotros lo hicimos. Durante todo el mes que duró el evento deportivo internacional, las Olimpiadas fueron el principal tema de discusión entre los refugiados de mi campo de Gaza, donde nací.

A diferencia de otras competiciones deportivas, como el fútbol, no era necesario preocuparse por el deporte en sí para apreciar el significado subyacente de las Olimpiadas. Todo el ejercicio parecía ser político.

Sin embargo, la política de las Olimpiadas no es como la política cotidiana. De hecho, se trata de algo mucho más profundo, relacionado con la identidad, la cultura, las luchas nacionales por la liberación, la igualdad, la raza y, sí, la libertad.

Antes de la primera participación olímpica de Palestina en 1996, con un solo atleta, Majed Abu Marahi, animábamos -todavía lo hacemos- a todos los países que parecían transmitir nuestras experiencias colectivas o compartir parte de nuestra historia.

En nuestro campo de refugiados de Gaza, en un pequeño salón, a menudo caluroso y amueblado con sencillez, mi familia, mis amigos y mis vecinos se reunían en torno a un pequeño televisor en blanco y negro. Para nosotros, la ceremonia de apertura era siempre fundamental. Aunque la cámara suele dedicar apenas unos segundos a cada delegación, unos pocos segundos eran todo lo que necesitábamos para declarar nuestras posturas políticas con respecto a todos y cada uno de los países. No es de extrañar, por tanto, que aplaudiéramos a todos los países africanos y árabes, que saltáramos de alegría cuando entraban los cubanos y que abuchearamos a los que han contribuido a la ocupación militar de nuestra patria por parte de Israel.

LEER: La situación de los palestinos es bien conocida, es hora de actuar

Imagínese el caos en nuestra sala de estar mientras una pequeña multitud de personas hacía declaraciones políticas en voz alta y rápida sobre cada país, argumentando por qué deberíamos aplaudir o abuchear, todo simultáneamente: "Los cubanos aman a Palestina", "Sudáfrica es el país de Mandela", "Los franceses regalaron a Israel aviones de combate Mirage", "Los estadounidenses son parciales con respecto a Israel", "El presidente de tal o cual país dijo que los palestinos merecen la libertad", "Kenia también fue ocupada por los británicos", etc.

El juicio no siempre era fácil, ya que, a veces, ninguno de nosotros era capaz de ofrecer una declaración concluyente para argumentar por qué debíamos aplaudir o abuchear. Por ejemplo, un país africano que normalizara sus relaciones con Israel nos haría dudar: odiábamos al gobierno pero amábamos a su gente. Muchos de estos dilemas morales quedaban a menudo sin respuesta.

Estos dilemas existían incluso antes de que yo naciera. La generación anterior de palestinos también se enfrentó a estos apremiantes dilemas. Por ejemplo, cuando los atletas afroamericanos, Tommie Smith y John Carlos, levantaron el puño durante la ceremonia de entrega de premios en los Juegos Olímpicos de octubre de 1968 en Ciudad de México, eso también debió ser una cuestión filosófica difícil de responder por los residentes de mi campo de refugiados. Por un lado, detestábamos el papel históricamente devastador que desempeñaba -y sigue desempeñando- Estados Unidos, al armar, financiar y apoyar políticamente a Israel. Sin ese apoyo, a Israel le habría resultado imposible mantener y sacar provecho de su actual sistema de ocupación militar y apartheid. Por otro lado, apoyamos, como seguimos apoyando, a los afroamericanos en su legítima lucha por la igualdad y la justicia. En estas situaciones, a menudo se resuelve que debemos apoyar a los jugadores sin dejar de rechazar a los países que representan.

Los Juegos Olímpicos de Tokio que se están celebrando no son la excepción de este complejo sistema político. Si bien la mayor parte de la cobertura mediática se ha centrado en la pandemia del COVID-19 -el hecho de que los juegos se celebraran en primer lugar, la seguridad de los jugadores, etc.-, la política, el triunfo humano, el racismo y muchas otras cosas también estuvieron presentes.

Como palestinos, esta vez tenemos más que animar que de costumbre: nuestros propios atletas. Dania, Hanna, Wesam, Mohammad y Yazan nos hacen sentir orgullosos. La historia de cada uno de estos atletas representa un capítulo de la saga palestina, que está plagada de dolor colectivo, asedio y diáspora continua, pero que también espera una fuerza y una determinación sin parangón.

Estos atletas palestinos, al igual que los atletas de otros países que están soportando sus propias luchas, ya sea por la libertad, la democracia o la paz, llevan una carga más pesada que los que se formaron en circunstancias normales, en países estables que proporcionan a sus atletas recursos aparentemente infinitos para alcanzar su máximo potencial.

Mohammad Hamada, un levantador de pesas de la asediada Franja de Gaza, compite en la prueba de 96 kg. En realidad, este joven de 19 años lleva ya una montaña. Tras haber sobrevivido a varias guerras mortales de Israel, a un asedio implacable, a la falta de libertad para viajar, para entrenar en condiciones adecuadas y, por supuesto, al trauma resultante, al dar su primer paso en el Estadio Olímpico de Tokio, Hamada ya era un campeón. Cientos de aspirantes a levantadores de pesas de Gaza y de toda Palestina debieron de verlo en el salón de su casa, llenos de esperanza de que ellos también podrían superar todas las dificultades y de que también podrían estar presentes en unas futuras Olimpiadas.

LEER: La invitación por la puerta trasera de la Unión Africana a Israel ha traicionado a los palestinos

Yazan Al-Bawwab, el nadador palestino de 21 años, encarna, a pesar de su juventud, la historia de la diáspora palestina. Palestino, criado en los Emiratos Árabes Unidos, que ahora vive en Canadá con doble nacionalidad italiana y palestina, representa a una generación de jóvenes palestinos que viven fuera de la patria y cuya vida es un reflejo de la búsqueda constante de un hogar. Hay millones de refugiados palestinos que se vieron obligados por la guerra, o por las circunstancias, a trasladarse constantemente. Ellos también aspiran a vivir una vida normal y estable, a llevar con orgullo los pasaportes de su patria y, como Al-Bawwab, a conseguir grandes cosas en la vida.

La verdad es que para nosotros, los palestinos, los Juegos Olímpicos no son un ejercicio etnocéntrico. Nuestra relación con ella no se inspira simplemente en la raza, la nacionalidad o incluso la religión, sino en la propia humanidad. La dialéctica a través de la cual animamos o abucheamos transmite mucho sobre cómo nos vemos a nosotros mismos como pueblo, nuestra posición en el mundo, la solidaridad que deseamos otorgar y el amor y la solidaridad que recibimos. Así pues, Irlanda, Escocia, Cuba, Venezuela, Turquía, Sudáfrica, Suecia y muchos más, incluidos todos los países árabes sin excepción, pueden estar seguros de que siempre seguiremos siendo sus fieles seguidores.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines