Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los talibanes dirigen el "cementerio de imperios" hacia una nueva era

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif (derecha), se reúne con el mulá Abdul Ghani Baradar (C) de los talibanes en Teherán [TASNIM NEWS/AFP via Getty Images].

Dejemos de lado todas las maniobras y la angustia sobre Afganistán. No nos engañemos. Estados Unidos, Gran Bretaña y sus aliados de la OTAN han tenido 20 años para ayudar a poner el país en pie, ofrecer derechos humanos, igualdad femenina y un gobierno democrático libre de corrupción. Sin embargo, han fracasado.

A pesar del regreso de las principales organizaciones benéficas en 2002 y de los miles de millones de dólares invertidos, los derechos de las mujeres apenas han mejorado más allá de Kabul. La capital es la sede del que posiblemente sea el gobierno más corrupto del mundo, incapaz de progresar porque los codiciosos políticos están más preocupados por llenarse los bolsillos que por el buen gobierno y el desarrollo.

No es de extrañar, pues, que los talibanes estén haciendo grandes avances para recuperar el control en todo el país, y a un ritmo tan rápido que está dejando sin aliento a muchos estrategas militares. En algunas provincias, se les da la bienvenida y no encuentran resistencia. El movimiento controla ahora más de la mitad de Afganistán.

Por supuesto, esto deja a los gobiernos occidentales y a sus medios de comunicación obedientes en una posición incómoda después de 20 años de demonizar a los talibanes. Después de los terribles sucesos del 11 de septiembre se nos dijo a diario que dirigían el régimen más brutal y despiadado del mundo. Pero no hubo participación de los talibanes en el 11-S. Esa fue una narrativa impulsada por el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y su voluntarioso compinche, el primer ministro británico Tony Blair.

Hablaron de cerrar las escuelas de niñas y de prohibir a los niños volar cometas. Como suele ocurrir en este tipo de historias de miedo, había una pizca de verdad en sus palabras. Sin embargo, si los periodistas hubieran investigado más a fondo habrían descubierto que las escuelas estaban abandonadas y cerradas para todo el mundo porque no había dinero, parte del país estaba sumido en la hambruna y todo sufría las secuelas de una devastadora guerra civil.

OPINIÓN: Veinte años después del 11-S, los talibanes vuelven a la carga en Afganistán

En efecto, se prohibió volar cometas en los principales pueblos y ciudades, porque los finísimos cables se clavaban en los tendidos eléctricos, matando a los desafortunados voladores de cometas y dejando sin electricidad importantes zonas. Imagínense que intentan volar una cometa en la calle Oxford de Londres y podrán entender por qué se detuvo esa práctica.

Cuando volví a Afganistán en febrero de 2002, un año después de mi captura por los talibanes, los medios de comunicación se hicieron eco de que la Universidad de Kabul volvía a abrir sus puertas tras la caída del movimiento y que las niñas podrían volver a la escuela. Muchos creían que la guerra había terminado y que el futuro parecía brillante. En efecto, así era, pero cuando pregunté en una conferencia de prensa cómo era posible que hubiera más niñas que niños que aprobaran el examen de ingreso si las niñas no recibían educación bajo el régimen talibán, se produjo un silencio sepulcral.

En lugar de una respuesta, se me menospreció, se me marginó y se me silenció; se me tachó de víctima del síndrome de Estocolmo simplemente porque había sobrevivido a una terrible experiencia cuando fui capturada y retenida por los talibanes durante diez días en septiembre anterior. Sin embargo, lejos de ser complaciente o de establecer vínculos con mis captores, yo era la prisionera del infierno. De hecho, no estoy segura de quién se alegró más de verme regresar sano y salvo a Gran Bretaña, si los talibanes o yo.

"Es una mujer muy mala con una boca muy mala", dijo el mulá Abdul Salam Zaeef durante la conferencia de prensa en la que se anunció mi liberación del cautiverio. No me gustaban los talibanes y, desde luego, no les gustaba yo. Sin embargo, como periodista, siempre he sentido que mi deber es decir la verdad y lo cierto es que mis carceleros me trataron con una amabilidad y un respeto que no esperaba. Además, pude comprobar que amaban a su país y que nunca abandonarían la lucha por recuperarlo de los invasores dirigidos por Estados Unidos.

LEER: "Turquía no será un guardia de fronteras ni un campo de refugiados de la UE", afirma un funcionario turco

Nos gusten o los odiemos, los talibanes no se han desviado de sus objetivos ni han perseguido ninguna agenda oculta. Puede que a los occidentales no nos guste su forma de pensar, su ideología o sus creencias, y que nos rechace la idea de introducir las costumbres talibanes en nuestros países, y con razón. Pero, ¿por qué deberíamos esperar que el movimiento y sus partidarios adopten y abracen nuestras culturas, hábitos y creencias que ellos consideran igualmente desagradables?

Mientras escribo esto, Estados Unidos -que se suponía que había retirado sus fuerzas de Afganistán a principios de este mes- está bombardeando posiciones talibanes. Ya es suficiente. Ha llegado el momento de que Occidente dé un gran paso atrás y deje de interferir en Afganistán, salvo para proporcionar ayuda humanitaria y apoyo sin condiciones para compensar 20 años de devastación. Si el pueblo afgano quiere deshacerse del gobierno que le ha impuesto Estados Unidos, es asunto suyo, no nuestro.

Sí, la gente sigue muriendo en este conflicto, como lo ha hecho durante los últimos 20 años. Sin embargo, es ahora cuando se considera importante el número de víctimas civiles del que informan los medios de comunicación occidentales. Cuando salí de Afganistán tras ser liberada por los talibanes en octubre de 2001, la guerra ya había comenzado. Durante el viaje desde Kabul hasta la frontera con Pakistán, vi lo que parecían ser pruebas fehacientes de que la coalición liderada por Estados Unidos había bombardeado zonas civiles, incluidos hospitales. A nadie le interesaba entonces el número de víctimas civiles afganas.

A menudo me refiero en mis columnas a la hipocresía y la doble moral desplegados por Occidente y algunos de mis colegas de los medios de comunicación. Nunca ha sido más flagrante que en su cobertura de la injerencia occidental en Afganistán.

Nos guste o no, los talibanes están volviendo al poder. Sé por mis propios contactos dentro del movimiento que la opción preferida es un acuerdo diplomático, pero hay poca confianza entre los dirigentes y el gobierno del presidente Ashraf Ghani. La verdad es que podría haber llegado a un acuerdo pacífico con los talibanes hace meses, pero siempre pensó que Estados Unidos estaría ahí para respaldarle, así que no era necesario hacerlo.

Está claro que no ha prestado atención. La lista de dictadores y líderes que han sido instalados por Occidente a lo largo de los años es larga, al igual que la lista de los que han sido traicionados por sus volubles amigos de Washington y Europa. Los presidentes Saddam Hussein (Irak, 1979-2003), el coronel Muammar Gaddafi (Libia, 1969-2011) y Zine El Abidine Ben Ali (Túnez, 1987-2011) son tres que me vienen a la mente. Todos ellos fueron en su momento apoyados por Occidente. Confirmarían lo que digo si hubieran vivido para contarlo.

Ghani haría bien en llegar a un acuerdo con los talibanes en los próximos días antes de que sea demasiado tarde. Ya no puede confiar en sus propias fuerzas de seguridad afganas, de las que espera que luchen sin cobrar, tal es el alcance de la corrupción en su gobierno. Estados Unidos destinó miles de millones de dólares para apuntalar al ejército afgano, pero el dinero nunca ha llegado a los soldados sobre el terreno. No es de extrañar, por tanto, que las tropas hayan perdido fuelle en las últimas semanas, con algunos huyendo para salvar su vida y otros uniéndose a los talibanes. Luchar por tu país es una cosa, pero arriesgar tu vida para mantener en el poder a quienes se embolsan tu salario ganado con esfuerzo es otra cosa.

Afganistán es un ejemplo clásico de lo que ocurre cuando la intervención occidental sale mal. Sin embargo, en lugar de quedarse de brazos cruzados, es hora de que otros actores extranjeros entren en la brecha por el bien del pueblo afgano. Qatar ha desempeñado un papel crucial y positivo. En febrero del año pasado, se encontraba en la capital, Doha, cuando los talibanes firmaron el Acuerdo para llevar la paz a Afganistán. Otra potencia regional musulmana de igual confianza es Turquía, que ya ha evitado la masacre de civiles en Libia y Siria, devastadas por la guerra.

LEER: Mueren dos soldados turcos en un ataque en el norte de Siria

Turquía está asumiendo la seguridad del aeropuerto internacional de Kabul tras la retirada de las tropas estadounidenses. Los analistas dicen que esto es clave para mantener la estabilidad. Para los talibanes es importante que la ayuda positiva de los países musulmanes hacia una solución política para poner fin a la guerra sea bienvenida. Es posible que Estambul acoja una conferencia de paz afgana en los próximos meses.

De ser así, podría sentar un precedente para otras tierras musulmanas con problemas, como Libia, Siria y Yemen, por ejemplo. O incluso el Sahara Occidental, Marruecos y Argelia. Pero, como mínimo, Occidente debería mantenerse al margen. Su historial es espantoso y debe aprender de la historia. Por algo se conoce a Afganistán como el "cementerio de los imperios".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaOriente MedioQatarRegiónReportajes y AnálisisSiriaTurquíaTurquía

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines