Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Veinte años después del 11-S, los talibanes vuelven a la carga en Afganistán

Miembros de la delegación talibán llegan para la presentación de la declaración final de las conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes en Doha, capital de Qatar, el 18 de julio de 2021. [KARIM JAAFAR/AFP vía Getty Images]

Han pasado veinte años desde la invasión de Afganistán por parte de Estados Unidos, la respuesta del presidente George W. Bush a los atentados de 2001 contra el World Trade Center de Nueva York, cuya responsabilidad se atribuyó al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden. Bush acusó al gobierno talibán de Kabul de albergar a Al-Qaeda y de proporcionar un entorno propicio al terrorismo; ese fue el pretexto para la invasión y la guerra que siguieron. "Todas las naciones, en todas las regiones, tienen ahora que tomar una decisión", dijo infamemente el entonces presidente de Estados Unidos. "O estáis con nosotros, o estáis con los terroristas". Los países occidentales y la OTAN se apresuraron a respaldar a Estados Unidos mientras Bush declaraba que la invasión de Afganistán era una "cruzada". Más tarde se disculpó y dijo que se trataba de un lapsus lingüístico.

Sin embargo, después de gastar miles de millones de dólares para poner de rodillas a Afganistán, Estados Unidos está retirando sus tropas. El movimiento talibán, mientras tanto, gana territorio día a día. Además, en una declaración acordada el año pasado, Washington, bajo el mando del entonces presidente Donald Trump, dio a entender que reconocía la posibilidad de establecer un gobierno islámico en Kabul.

El acuerdo se firmó con los talibanes en Doha el 29 de febrero de 2020: "Las obligaciones del Emirato Islámico de Afganistán, que no es reconocido por Estados Unidos como Estado y que en este acuerdo se conoce como talibán, se aplican en las zonas bajo su control hasta la formación del nuevo gobierno islámico afgano posterior al asentamiento, tal y como se determine en el diálogo y las negociaciones intraafganas." El acuerdo también establecía que "Estados Unidos, sus aliados y la Coalición completarán la retirada de todas las fuerzas restantes de Afganistán en los nueve meses y medio (9,5) restantes".

La arrogancia de la administración estadounidense quedó al descubierto al afirmar que no reconoce al "Emirato Islámico de Afganistán" como un Estado; en resumen, no quiso anunciar que había fracasado en sus objetivos y que se enfrentaba a una derrota militar. En cambio, quiere presentarse como la mera firma de un acuerdo entre los talibanes y el actual presidente, Joe Biden. Su administración está actuando según el acuerdo firmado por su predecesor Donald Trump; de hecho, ha acelerado el proceso de retirada, dejando atrás su armamento pesado.

LEER: Islamofobia y cambios demográficos en Europa

A pesar de este esfuerzo por salvar la cara, Estados Unidos ha aceptado sentarse en la misma mesa con los talibanes, lo que significa la aceptación inequívoca de que el movimiento es un actor importante en Afganistán y tiene una orientación islámica. Esta aceptación de los hechos consumados no surgió de la nada. Los talibanes han infligido grandes pérdidas a los estadounidenses en términos de bajas, equipos y dinero, resistiendo a la ocupación liderada por Estados Unidos durante veinte años, con una determinación sin igual y con recursos militares y financieros limitados. Según el portavoz talibán, el movimiento ha tomado el control de cerca del 85% del país.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo (izq.), se reúne con el cofundador de los talibanes, el mulá Abdul Ghani Baradar, en la capital qatarí, Doha, el 21 de noviembre de 2020 [PATRICK SEMANSKY/POOL/AFP vía Getty Images].

El papel del gobierno afgano impuesto por Estados Unidos se ha reducido; básicamente se ha abandonado de acuerdo con las políticas y prácticas pragmáticas de Washington. Cuando Estados Unidos se dio cuenta de que el gobierno títere era inútil e incapaz de controlar el territorio afgano o de proporcionar la protección necesaria para su presencia militar, lo excluyó de las conversaciones de Doha, donde Washington está negociando con el movimiento que ha estado combatiendo. Los talibanes, es evidente, son el verdadero poder sobre el terreno en Afganistán. La amarga experiencia de Estados Unidos en el país durante veinte años ha provocado este cambio de intereses.

El gobierno títere afgano fue humillado públicamente cuando las tropas estadounidenses se retiraron de la Base Aérea de Bagram, al norte de Kabul, de la noche a la mañana, y fue el último en enterarse, a pesar de que sus propias fuerzas están estacionadas allí. Estados Unidos no se molestó en notificar la retirada a sus aliados. Así es como los ocupantes siempre han mostrado su desprecio por los colaboradores a lo largo de la historia. Según Atta Muhammad, un alto oficial del ejército del gobierno títere, "Fue una retirada rápida, precipitada e irresponsable por parte de Estados Unidos". Expresó el alcance de la frustración y el miedo del gobierno afgano, que se ha visto repentinamente privado de la cobertura aérea estadounidense bajo la que se escondía. Dicha cobertura también ha bloqueado el avance de los combatientes talibanes, que ahora son libres de avanzar. La situación recuerda a la retirada de Estados Unidos de Vietnam en 1972, cuando los estadounidenses abandonaron a su suerte a sus aliados survietnamitas.

Estados Unidos se da cuenta ahora de que los talibanes tienen fuerza sobre el terreno y apoyo popular, lo que les permitirá controlar el gobierno. Parece que Washington aceptará un gobierno talibán a cambio de garantías de que ni individuos ni grupos podrán lanzar ataques contra Estados Unidos o amenazar su seguridad desde suelo afgano.

"Estados Unidos hizo lo que fue a hacer en Afganistán", afirmó recientemente Joe Biden. "Atrapar a los terroristas que nos atacaron el 11 de septiembre y hacer justicia a Osama Bin Laden, y degradar la amenaza terrorista para evitar que Afganistán se convierta en una base desde la que se puedan continuar los ataques contra Estados Unidos. Logramos esos objetivos. Por eso fuimos. No fuimos a Afganistán para construir una nación. Y es el derecho y la responsabilidad del pueblo afgano el único que puede decidir su futuro y cómo quiere dirigir su país".

El regreso del movimiento talibán a la primera línea política de Afganistán es una prueba concluyente del fracaso del proyecto estadounidense en la región. Confirma que el cambio impuesto desde el exterior no puede durar mucho tiempo porque las naciones son capaces de resistir y echar a los ocupantes; la transformación democrática se produce internamente y por voluntad propia, no por coacción de agencias externas.

Por algo se llama a Afganistán el "cementerio de los imperios". Gengis Khan, los mongoles, Gran Bretaña y la Unión Soviética intentaron dominar el país y fracasaron. Fueron derrotados por gente dura y luchadora que no se inclina ante nadie más que ante Dios. A esa lista de aspirantes a conquistadores podemos añadir a los Estados Unidos de América, independientemente de lo que diga Biden. Como dijo una vez el Emir de Hierro de Afganistán Abdur Rahman Khan (que gobernó entre 1880 y 1901), es fácil ocupar Afganistán, pero es difícil mantener esa ocupación.

LEER: Irán y Turquía cierran sus consulados en Afganistán

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines